Cómo cubrir el extremismo antidemocrático de Estados Unidos

porDavid Maas and Taylor Mulcahey
Jan 8, 2021 en La seguridad del periodista
U.S. Capitol behind caution tape

Después de que una turba violenta de extremistas irrumpiera en el Capitolio de los Estados Unidos en Washington D.C. intentando bloquear la transición democrática de poder en el país, es importante que los periodistas ayuden a sus audiencias a procesar y comprender lo que sucedió.

Los eventos del miércoles tienen causas y perpetradores, y los reporteros deben ofrecer una cobertura integral que capture ese contexto. Si bien la insurrección en el Capitolio terminó, los periodistas deben estar preparados, ya que es posible que surjan otros eventos antidemocráticos similares en el país en los días previos a la toma de posesión del presidente electo Joe Biden el 20 de enero, e incluso después.

Reunimos consejos y recursos para periodistas que cubren el extremismo antidemocrático en Estados Unidos y sus consecuencias.

(1) Sé cuidadoso con el lenguaje que usas

Antes de poner pluma sobre papel, piensa cuidadosamente en el lenguaje que empleas en tus coberturas. Lo que escribes no ocurre en el vacío; tu elección de palabras debe distinguir claramente la actividad antidemocrática de ayer en Washington D.C. de las protestas legítimamente pacíficas.

Existe poco consenso entre los medios acerca de qué terminología es mejor utilizar. NPR emitió una guía para usar terminología como "extremistas pro-Trump" e "insurrección". El Washington Post recomendó a su staff usar "turba" para referirse a quienes se agolparon frente al Capitolio. El recurso Election SOS de Hearken también aconseja a los periodistas que utilicen "turba" y "extremistas violentos" para referirse a los actores del miércoles 6 de enero. CNN eligió utilizar "terrorismo doméstico" para describir los eventos del día.

En lo que todas las publicaciones están de acuerdo es en que las palabras importan. Considera las ramificaciones del lenguaje que decides usar. Si eres editor o líder de una redacción, reúnete con otros colegas para elegir cuidadosamente el idioma que utilizarán y luego ofrece orientación al staff. Sobre todo, evita normalizar la naturaleza antidemocrática de los eventos de Washington D.C., y los que puedan desarrollarse en los días y semanas venideros.

(2) No des lugar a las "dos campanas"

En periodismo, "las dos campanas" aluden a la idea de que cada punto de vista tiene un contrapunto al que los medios de comunicación deberían prestar la misma atención. Y esto ha ayudado a apuntalar opiniones antidemocráticas en todo el mundo. Evita caer en esta fachada de “equilibrio” cuando cubras los eventos del 6 de enero y los que puedan seguir.

Si bien puede ser útil para tu trabajo estar al tanto de lo que creen los extremistas antidemocráticos, no coloques estas opiniones en pie de igualdad en tu cobertura. En su lugar, ofrece a tus lectores y espectadores el contexto necesario sobre las mentiras y la desinformación que alimentan sus acciones, y sus consecuencias, utilizando el lenguaje recomendado.

[Lee más: Consejos para cubrir la mala conducta policial, estés donde estés]

 

(3) Guarda fotos, videos y otra actividad online

Guarda toda la información que encuentres en línea antes de que sea borrada. Esto tiene que ver con preservar comentarios incriminatorios, imágenes y secuencias de video. Tras los eventos del 6 de enero, Bellingcat ha encabezado esfuerzos para que los periodistas colaboren en esta iniciativa, tras aprender lecciones importantes acerca de cómo los supremacistas blancos borran sus huellas digitales, como se vio en la manifestación de 2017 en Charlottesville.

(4) Aprende de las experiencias de otros países, pero evita las comparaciones perezosas

Haz comparaciones con incidentes de países extranjeros solo si estás bien informado acerca de ellos, y son productivos para tu cobertura y útiles para que tu audiencia tenga una comprensión más completa de la situación en los Estados Unidos. Evita el lenguaje descuidado que compara el intento de golpe con un “país del tercer mundo”, por ejemplo, o referencias puntuales a ciudades extranjeras, que en realidad solo perpetúan actitudes acerca del excepcionalismo estadounidense.

En su lugar, puedes ver de qué manera las publicaciones extranjeras están cubriendo los eventos. Su cobertura puede ofrecer perspectivas importantes que puedes incorporar en tu propio trabajo.

En lugar de hacer comparaciones perezosas, encuadra el intento de golpe y cualquier evento que pueda seguir como exclusivamente estadounidense, arraigado en la supremacía blanca, incitado por líderes políticos de extrema derecha y alimentado por desinformación y mentiras que campean en Facebook, YouTube y otras redes sociales.

(5) Aprende más sobre los organizadores y cómo cubrirlos

El violento intento de golpe del miércoles 6 de enero no se produjo de forma espontánea. Los organizadores estuvieron activos en línea en días previos, impulsados por figuras políticas influyentes y sus representantes en los medios de comunicación de derecha de Estados Unidos. Si bien es posible que estés más familiarizado con los políticos y personalidades de los medios que incitaron a la insurrección, puede que no lo estés tanto con los grupos organizadores. Conoce a estos actores y sus antecedentes.

Puedes seguir a periodistas como Hannah Allam, Jared Holt y Christopher Mathias, quienes han cubierto durante años a estas agrupaciones de derecha. Familiarízate con organizaciones que monitorean su actividad, como el Southern Poverty Law Center, la Anti-Defamation League y Right Wing Watch.

En Covering Hate la Society of Professional Journalists ha reunido una lista de recursos que te pueden ayudarte a cubrir a los grupos extremistas y sus actividades.

(6) No amplifiques las teorías conspirativas en las que creen estos grupos

Las afirmaciones infundadas y las teorías conspirativas sobre las elecciones presidenciales de noviembre pasado alimentaron la insurrección en el Capitolio de Estados Unidos. Esta desinformación fue generada y difundida por influyentes personalidades de los medios y poderosos líderes políticos, incluido el propio presidente. Los extremistas que entraron a la fuerza en el edificio también muestran vínculos con la teoría conspirativa de extrema derecha conocida como QAnon.

Como periodistas, tenemos la responsabilidad de ofrecer la verdad, lo que a menudo requiere corregir desinformaciones. Sin embargo, es imperativo abordar esta directiva con cuidado, para no amplificar aquello que nos hemos propuesto desmentir.

Antes de hacer nada, determina si informar sobre la desinformación que pulula en los círculos de extrema derecha es realmente noticiable y ha alcanzado lo que First Draft llama “el punto de inflexión”, lo que significa que se ha expandido más allá de los círculos de conspiración. En esta etapa, corregirlo beneficia a la comunidad en general.

Si has decidido corregirlo, resalta la verdad. “Nunca repitas una afirmación falsa o desinformación en un titular”, aconseja Over Zero en un comunicado. En su lugar, haz un "sándwich" con la desinformación. Comienza con la verdad, emite una advertencia, repite la información falsa y termina con la afirmación verdadera nuevamente.

[Lee más: Cómo cubrir la desinformación sin darle más visibilidad]

 

(7) No dejes de cubrir las historias importantes detrás de la violencia

Lo que pasó el 6 de enero no es un evento "independiente" y los periodistas no deberían tratarlo como tal. No importa cuánto continúen los disturbios, la cobertura debe mantenerse incluso después de que la insurrección ceda, siguiendo las historias importantes detrás de los disturbios.

Algunas ideas para comenzar:

  • El rol de los gigantes tecnológicos y las redes sociales en la difusión de desinformación y el extremismo

    En la noche del 6 de enero, Twitter bloqueó temporalmente al presidente Trump por violar sus reglas. Esta mañana, Facebook lo hizo de forma indefinida. Sin embargo, el daño ya estaba hecho y Facebook ha recibido críticas durante largo tiempo, especialmente por su papel en la difusión de discursos de odio. Muchos de los insurrectos en el Capitolio de Estados Unidos planearon sus actividades en línea, y la relación entre el extremismo y las redes sociales es una historia continua que requiere coberturas sólidas mucho más allá de esta semana, mes o incluso año.
     
  • Extremismo de derecha

    El extremismo de derecha ha ido en aumento en todo el mundo en los últimos años, y ha encontrado un punto de apoyo bienvenido en los Estados Unidos. Un informe de noviembre de 2020 encontró que los supremacistas blancos y grupos extremistas similares eran responsables de dos tercios de los complots y ataques terroristas en Estados Unidos. Uno de ellos fue un complot frustrado para secuestrar a la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer. El extremismo de derecha es una amenaza creciente y los periodistas deben informarlo con cuidado. Acá, algunos consejos puntuales.
     
  • La relación de estos eventos con la raza en Estados Unidos

    Muchos notaron la diferencia entre el modo en que las fuerzas del orden abordaron las acciones pro-Trump de ayer y cómo reprimieron las protestas de Black Lives Matter de hace unos meses, utilizando equipo antidisturbios completo, balas de goma y gas pimienta. Los disturbios también pusieron en evidencia la violencia supremacista blanca sobre la que las personas negras y morenas en los Estados Unidos han llamado la atención durante mucho tiempo. Estas historias, y las muchas otras intersecciones que tiene el 6 de enero con la raza en Estados Unidos, deben continuar siendo exploradas. Para más información, consulta el recurso Election SOS de Hearken.
     
  • Informa sobre los responsables de incitar a la violencia y difundir desinformación

    El presidente, los miembros del Congreso y personalidades influyentes de los medios difundieron información falsa que finalmente condujo a los violentos eventos de ayer. Los periodistas deben continuar informando sobre las acciones de los responsables de los hechos, incluso después de que las tensiones disminuyan.

(8) Haz hincapié en el proceso democrático

Los eventos de ayer fueron un intento de evitar que el Congreso certificara elecciones justas y democráticas. Los periodistas deben enfatizar los procesos democráticos de Estados Unidos.

“Pon el énfasis en la decisión de los votantes”, dice un comunicado de prensa de Count Every Vote. "Apela a la transparencia de la votación anticipada y visible tanto en las elecciones nacionales como en la segunda vuelta de Georgia para recordarle a la gente el panorama general y contextualizar las quejas y acciones conservadoras, como los intentos desesperados de quienes están perdiendo y en minoría".

Reitera al público que la democracia estadounidense se basa en una transferencia pacífica del poder y prepárate para la posibilidad de que no ocurra tan fácilmente a finales de este mes.

(9) Construye confianza con tu audiencia

Tus lectores y espectadores pueden estar confundidos, ansiosos e inseguros acerca de hacia dónde van las cosas a partir de aquí. Crea vías para que te hagan preguntas y prioriza brindar respuestas. "Tener acceso a tus oídos y coberturas verificadas los ayudará a navegar esta crisis", afirma el recurso Election SOS de Hearken.

Enfatiza tu credibilidad y la de tu medio y enfócate en generar confianza con tu audiencia. Para consejos y recursos, consulta Trusting News.

[Lee más: Recomendaciones para sobrellevar coberturas angustiantes y traumáticas]

 

(10) Mantente seguro y guarda estos recursos

La insurrección del 6 de enero incluyó numerosas amenazas a los medios. La frase "asesinar a los medios de comunicación" fue pintada en la puerta del Capitolio. Una multitud de extremistas destrozó equipamiento periodístico.

Dondequiera que te encuentres mientras informas sobre estos eventos, prioriza tu seguridad y salud mental, y la de tus colegas. Aquí hay una lista de recursos que pueden ayudarte:


David Maas es director de IJNet. Taylor Mulcahey es editora en jefe de IJNet.

Imagen con licencia Creative Commons en Unsplash, vía Andy Feliciotti.