Consejos para informar sobre abusos a los derechos humanos durante la pandemia

Feb 5, 2021 en Temas especializados
Humans in crosswalk

Las violaciones y abusos a los derechos humanos han aumentado en varios países durante la crisis de la COVID-19. Si bien los periodistas e investigadores han documentado algunos incidentes, como las restricciones a la libertad de expresión y ataques xenófobos y discriminación, otros no han sido denunciados debido a las dificultades de hacer coberturas durante la pandemia.

Mientras el mundo continúa lidiando con el coronavirus, periodistas de todo el mundo pueden recurrir a herramientas y métodos establecidos que los ayudarán a cubrir de manera efectiva las violaciones y abusos de derechos.

A continuación, algunos consejos

Busca a testigos presenciales en las redes sociales

Con restricciones de movilidad y viajes durante la crisis sanitaria, los periodistas pueden recurrir a las redes sociales, aplicaciones de mensajería y llamadas telefónicas para recopilar testimonios de testigos presenciales.

“Durante la pandemia, las personas tienden a hacer un mayor uso de sus espacios personales como Twitter, Facebook e Instagram para compartir historias de violaciones a los derechos humanos que les sucedieron a ellos, a su alrededor o a alguien cercano”, dice Isa Sanusi, director de medios de Amnistía Internacional en Nigeria. "Por lo tanto, los periodistas deben aumentar su búsqueda en las redes, que es el lugar donde se acude primero para compartir experiencias de abuso".

Los periodistas deberían seguir redes sociales y sitios web de organizaciones como Human Rights Watch, Amnistía Internacional, UNICEF, que trabajan temas de violencia sexual, abuso infantil y justicia penal, para descubrir historias e identificar fuentes, ángulos y sujetos para entrevistar.

[Lee más: Estrategias para combatir la represión y la censura periodística]

 

Echar mano de testimonios de testigos oculares verificables que minimicen la movilidad física en este momento es lo correcto, dice el periodista nigeriano Fisayo Soyombo. Él inició en Twitter el popular hashtag #fisayoscovid19series para amplificar las historias de violaciones a los derechos compartidas por usuarios de la red social en Nigeria durante el primer confinamiento por la pandemia. “La atención debe centrarse en la evidencia documentada de las violaciones en lugar de intentar informar físicamente acerca del evento. A menos que sea absolutamente necesario, todos deberíamos poder adoptar medios no físicos para informar", dice.

Los periodistas pueden monitorear las plataformas sociales en busca de historias y reacciones a violaciones de derechos y luego contactar a los autores de las publicaciones para conseguir más detalles y obtener el consentimiento para usar la historia y las imágenes. Esas cuentas deben pasar por una verificación rigurosa para evitar difundir información engañosa. Puedes confirmar la legitimidad de las fotos utilizando herramientas como Google Images o TinEye, que te permiten hacer búsquedas inversas de imágenes y revisar los metadatos. También debes analizar los perfiles de los usuarios para asegurarte de que no hayan compartido información falsa o dañina en el pasado.

Pide colaboración

Considera invitar a miembros de la audiencia a contribuir con tus esfuerzos de reporteo. Puedes hacerlo a través de encuestas en línea, llamados para solicitar información al público y cuestionarios.

The Guardian hace un seguimiento de los temas de interés de sus lectores incorporando opciones para que puedan hacer preguntas en sus artículos. La BBCPunch, de Nigeria, piden a los lectores que compartan relatos de testigos presenciales, especialmente si un tema continúa desarrollándose.

CNN utilizó videos de usuarios respecto de los tiroteos de Lekki en Nigeria, que luego los expertos analizaron, para producir una investigación explosiva que confirmó el asesinato de manifestantes pacíficos en octubre pasado.

“Creo que pedir colaboración es el camino. El tráfico de Internet está en su punto más alto, y los periodistas deberían aprovecharlo”, señala Soyombo. "Deben exponerse y hacerse accesibles al público".

Los informantes pueden compartir información de manera anónima con herramientas como SecureDrop y WeTransfer.

[Lee más: Herramientas de mapeo para investigar el tráfico de vida silvestre]

 

Sé multimedia

Un reporteo multimedia sólido puede arrojar luz sobre las violaciones a los derechos de una manera que el texto por sí solo no puede lograr. Imágenes gráficas, videos y audio pueden agregar la profundidad y el contexto necesarios.

Los periodistas deberían utilizar componentes multimedia para generar más impacto y alcance, opina Sanusi. “Para lograrlo se debe poner énfasis en el uso de audiovisuales".

Las audiencias están sobrecargadas de información. La adopción de un formato multimedia ayudará a atraer al público y a mantener su atención. Dos ejemplos exitosos de esto fueron la cobertura del New York Times sobre los asesinatos de George Floyd y Ahmaud Arbery, que incorporaron información colaborativa y secuencias de video.

Especial atención a los grupos vulnerables

Durante la actual pandemia, quienes perpetran violaciones contra los derechos humanos pueden sentir que cualquier acto que cometan recibirá menos atención. Por este motivo los periodistas deben estar especialmente pendientes de los grupos vulnerables, como mujeres embarazadas en establecimientos penitenciarios, trabajadoras domésticas en cuarentena e inmigrantes en centros de detención, entre otros.

Las restricciones durante la pandemia pueden significar asimismo que las personas que viven en comunidades más remotas, con baja conectividad a Internet, tendrán menos acceso a la información, visiten hospitales con menos frecuencia y no hagan denuncias a la policía. Es importante que los periodistas establezcan formas alternativas de llegar a estas comunidades para que los problemas que de otro modo no se denuncian en estas comunidades se documenten adecuadamente y eventualmente se aborden.

Otros también compartirán sus propias historias si ven informes sobre violaciones a los derechos en las noticias, agrega Soyombo. "Si un policía ataca a un civil y se publica la historia, varios otros que han sido atacados de manera similar definitivamente estarán interesados en leer y compartir su experiencia en las redes sociales".

Mantente seguro

Mantenerse a salvo física, mental y digitalmente debe ser una prioridad para cualquier periodista que informe sobre violaciones a los derechos durante la pandemia de COVID-19, advierte Jonathan Rozen, investigador principal de África del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ).

Los periodistas deben minimizar su riesgo de exposición física limitando las coberturas que realizan en persona. También es importante que evalúen el estado de su salud mental antes de emprender cualquier tarea. “No se puede informar con precisión sobre las violaciones de derechos, incluso las perpetradas contra periodistas, si no estás bien psicológicamente”, señala Rozen.

En seguridad digital, el CPJ recomienda que los periodistas que trabajan desde casa actualicen sus dispositivos al último sistema operativo para reducir las amenazas cibernéticas. Debes usar aplicaciones de mensajería seguras como Signal, y considerar tener un dispositivo exclusivo para el trabajo.

Los derechos digitales pueden verse aún más obstaculizados en países donde los gobiernos buscan controlar el flujo de información. Es importante que los periodistas aprendan a utilizar herramientas de elusión como NordVPN, Psiphon y Tor, entre otras.


Senami Kojah es una periodista de investigación nigeriana y editora de Saharareporters.com. Es becaria 2019 del Climate Tracker Online Data Journalism.

Imagen con licencia Creative Commons en Unsplash, vía Ryoji Iwata.