Qué esperar del COVID-19 en 2021

por Chanté Russell
Oct 22, 2020 en Cobertura del coronavirus
Coronavirus

Siete meses después del inicio de la pandemia de COVID-19, todavía no está claro cuándo la vida podría volver a algo parecido a la normalidad.

El profesor Gabriel Leung, epidemiólogo y decano de medicina de la Universidad de Hong Kong, cree que es posible que solo estemos "en la mitad de una muy larga maratón".

En nuestro último seminario web, la Directora de Engagement de ICFJ, Stella Roque, habló con Leung sobre lo que podemos esperar en los próximos meses, incluidos los efectos del clima frío en el virus, las posibles vacunas y los esfuerzos de los gobiernos para reabrir las economías. 

 

 

¿Su principal consejo para los periodistas? “Informar ciencia; permitir que ella marque el camino. La única salida del COVID-19 es la ciencia y creo que todos tenemos nuestro papel que desempeñar”, dijo. “Los científicos buscamos la verdad a través de lo que mejor sabemos hacer, y es aplicar diferentes métodos científicos. Los periodistas buscan la verdad -o la revelan- cubriendo buena ciencia".

A continuación algunas citas clave de Leung:

Sobre el clima frío y el COVID-19

  • Lo que estamos viendo en Europa y América del Norte es que a medida que los países del hemisferio norte se acercan al invierno, ocurre lo que llamamos "forzamiento estacional". Es decir, los factores estacionales de temperatura y humedad dan a los virus en general, incluido el SARS-CoV-2, un poco más de actividad, ya sea por ser más viable durante un período de tiempo un poco más largo en las superficies, o facilitando la propagación.
  • Hay forzamiento estacional con muchos virus respiratorios y es por eso que vemos bastante actividad, generalmente para la influenza, pero también, por ejemplo, con RSV (virus respiratorio sincitial) y de hecho los cuatro coronavirus humanos estacionales.

[Lee más: Nuevo informe global revela los efectos de la pandemia en el periodismo]

Sobre las diferencias entre el COVID y el SARS

  • Creo que debemos dejar de comparar diferentes epidemias o diferentes brotes porque son muy únicos y, además del nombre y la especie en sí tienen muy poca semejanza entre sí. Creo que probablemente engañe más de lo que suma.
  • El SARS ha tenido alrededor de 9.000 casos registrados. El COVID-19 ha alcanzado esa cifra en Estados Unidos en solo un día.
  • El COVID-19 se progpaga probablemente uno o dos días antes de que tengas algún síntoma. Quizás el 30-40% de las infecciones secundarias ocurren antes de que tú mismo experimentes síntomas, y probablemente sea más infeccioso en el momento en que los notas y muestras síntomas por primera vez.
  • Muchos científicos, o más bien la mayoría de nosotros, creemos que tendremos que vivir con el SARS-CoV-2, por un mucho tiempo por venir. Bien podría convertirse en el quinto coronavirus humano estacional.

Sobre las vacunas

  • Ninguna de las vacunas, con una posible excepción, proporciona inmunidad esterilizante. Es decir, probablemente no detendrán la transmisión, pero lo que harían es protegerte de morir de COVID-19 o de ser hospitalizado por complicaciones graves derivadas.
  • Probablemente no sea la solución milagrosa que muchos esperan. Pero creo que es muy necesario tenerlo para proteger especialmente a aquellos que, ante todo, tienen un riesgo muy alto de enfermarse y posiblemente morir a causa de ello.

[Lee más: Cómo se cubrió la pandemia en Italia]

Sobre reabrir las comunidades y las economías

  • No creo que debamos hacer concesiones entre vidas y medios de subsistencia. Creo que es una falsa dicotomía. Lo que sí creo es que el triple tira y afloja entre proteger la salud, la preservación económica y el consentimiento social implícito, o el bienestar emocional y la voluntad del público de cumplir, va a estar con nosotros durante mucho, mucho tiempo.
  • Necesitamos usar la ciencia para explicar los sacrificios, y luego llegar a un consenso como sociedad. Por supuesto, ese consenso debe ser forjado y facilitado por el gobierno. Pero en última instancia, es una decisión de la sociedad.
  • Estar en un bloqueo permanente durante los próximos nueve, 12, 15, 18 meses, no es razonable, ni debería ser siquiera concebible. Lo que tenemos que hacer es encontrar una manera en la que podamos mantener algún grado de normalidad en el funcionamiento de la sociedad, y luego intentemos ser innovadores.

Sobre las respuestas gubernamentales de salud pública

  • No creo que deba haber una falsa dicotomía entre las medidas sanitarias de control, que algunos pueden calificar de draconianas, y la democracia liberal. No eres solo tú quien está enfermo; eres tú en relación con las personas que te rodean, las personas con las que entras en contacto y las personas que pueden contraer la enfermedad.
  • Es por la posible propagación de enfermedades que tenemos regulaciones de salud pública, tanto en sistemas totalitarios como en países libres. Todos los estatutos de control respecto de enfermedades infecciosas anteponen la salud pública a la voluntad individual, en las circunstancias apropiadas.

Chanté Russell se acaba de graduar de la Universidad de Howard y es pasante de programas en el Centro Internacional para Periodistas.

Imagen con licencia Creative Commons en Unsplash, vía Vincent Ghilione.