La desinformación rusa sobre el movimiento BLM

porAnna Romandash
Jul 17, 2020 en Fact-checking y verificación de noticias
BLM protests

Hay dos flujos principales de desinformación proveniente de Rusia, según Kristina Gildejeva, investigadora de desinformación en Logically. "El primero está dirigido a una audiencia nacional, y el segundo es para el extranjero", dice.

[Lee más: Claves para combatir la desinformación más allá del fact-checking]

Los problemas raciales no resueltos dentro de Rusia contribuyen a una representación negativa de las protestas, explica Nabutovski. Aunque Rusia tiene una comunidad negra muy pequeña, existe un prejuicio significativo hacia los ciudadanos rusos no blancos de las regiones asiáticas del país.

Los mensajes exportados al extranjero destacan problemas similares, pero con un objetivo diferente: mostrar a Occidente desmoronándose, con los Estados Unidos como ejemplo. En contraste, Rusia se presenta como una alternativa más pacífica y estable.

"Los medios pro-rusos en Ucrania a menudo demonizaban a los manifestantes y ponían el énfasis en los saqueos", dice Yaroslav Zubchenko, periodista de Detector.Media, una plataforma que hace un seguimiento de los medios ucranianos.

"También llamaron a los eventos "Maydan Negra" o "Revolución Negra", agregó, haciendo alusión a las así llamadas "Revoluciones de colores" en Ucrania y Georgia, que fueron ampliamente condenadas por los medios rusos, pero que recibieron un gran apoyo popular en los países donde tuvieron lugar.

"Algunos canales de noticias hablaron con los rusos y ucranianos que viven en los Estados Unidos y les preguntaron cómo defendían sus propiedades y si temían por sus vidas", cuenta Zubchenko. Muchos medios exageraron específicamente los comentarios de esta comunidad para hacer que las protestas parecieran más peligrosas. "De esa manera, las plataformas desacreditan todas las protestas e ignoran el problema del racismo sistemático en los Estados Unidos".

[Lee más: Cinco cosas nuevas que hizo Reverso en las elecciones argentinas]

Y no solo plataformas pro-rusas recogen esos discursos. El conocido blogger ucraniano Denys Kazansky, por ejemplo, comparó las protestas de BLM con los separatistas rusos en el este de Ucrania. “El desorden estadounidense recuerda el evento de 2014 en Donbas. No tanto por el saqueo, sino por su insensatez y crueldad", escribió en Facebook.

Mientras tanto, los medios de comunicación pro-Kremlin Russia Today (RT) y Sputnik, que administran sitios web en inglés, han compartido videos de ataques a empresas en los Estados Unidos para sus audiencias internacionales.

"La cobertura dirigida al público en el extranjero está apoyando directamente a Trump o simplemente trata de dividir a los demócratas", dice Gildejeva. "El objetivo del mensaje es político".

La desinformación incluye también teorías conspirativas. "Vemos un aumento de las teorías conspirativas que afirman que fueron los demócratas quienes lo organizaron todo", dice Zubchenko. Esas teorías le dan al público ucraniano una imagen de que los "radicales" obtendrán el control del gobierno de Estados Unidos y de manifestantes que invaden el país.

Las teorías conspirativas buscan alimentar la paranoia ya existente en Estados Unidos, según Gildejeva. "Hay varias afirmaciones de que el llamado 'estado profundo' organizó las protestas, o que estas se organizaron para apoyar la vacunación forzada de los estadounidenses", explica. "Básicamente, la técnica es reunir todos los temas tópicos y dolorosos y llevarlos a la audiencia estadounidense".

Los discursos han ganado popularidad allí. Los principales medios de comunicación conservadores del país recogieron esas historias y las difundieron. Fox News dio crédito a conspiraciones detrás BLM, por ejemplo. El medio conservador de asuntos internacionales The National Interest publicó historias sobre el daño a los monumentos confederados y la ira entre los manifestantes de BLM.

A medida que las narrativas respaldadas por Rusia encuentran un punto de apoyo fuera de los medios de habla rusa, es importante que los consumidores de noticias tomen las medidas adecuadas, como hacer comprobaciones básicas para verificar publicaciones virales, videos y fotos publicados fuera de contexto. Verificar los perfiles de expertos que comentan sobre BLM en diferentes medios es una buena práctica.

Estos discursos generalmente buscan generar reacciones emocionales y negativas. Tomar pasos simples como los anteriores puede ayudar a mitigar su daño.


Anna Romandash es una premiada periodista y corresponsal ucraniana.

Imagen con licencia Creative Commons en Unsplash, vía Cooper Baumgartner.