El desafío de contar historias ambientales desde un ángulo humano

porSam Berkhead
Apr 8, 2016 en Temas especializados

“Mi idea no era hacer una historia sobre el medio ambiente”, explicó el fotoperiodista Larry C. Price en el encuentro “Narrativa ambiental global”, organizado durante el Festival de Cine Ambiental, que se desarrolló en Washington, D.C.

Price, cuyo objetivo inicial era cubrir la minería de oro, rápidamente desvió su atención al costo humano de utilizar mercurio para extraer este metal precioso, especialmente en los países en desarrollo. Junto con el productor P.J. Tobia, creó una serie de cortometrajes para PBS NewsHour que muestran los efectos dañinos del mercurio en la pequeña industria minera de Indonesia.

“Cada vez me dio más curiosidad el uso del mercurio en la extracción del oro”, dijo. “Hice cuatro o cinco viajes a Asia para trabajar en el tema, y me escandalizó el número de niños que viven rodeados de ese metal pesado, ese elemento penetrante y tóxico, dondequiera que hay oro".

El encuentro “Narrativa ambiental global”, co-organizado con el Centro Pulitzer para la Cobertura de Crisis, presentó tres cortometrajes documentales. El hilo conductor de todos ellos fue contar una situación ambiental grave desde un poderoso ángulo humano.

En "Pumped Dry: The Global Crisis of Vanishing Groundwater” (“Bombear hasta la sequedad. La crisis global del agua subterránea”) los periodistas Ian James y Steve Elfers cubren el creciente problema detrás de la reducción de los niveles de agua subterránea en todo el mundo. James, que antes había trabajado sobre la sequía de California para The Desert Sun, unió un problema local con otro global al relatar de qué manera la reducción del agua está afectando distintas partes del globo, desde Perú a la India.

“La idea del proyecto fue ir a varios lugares en los que hay agricultura intensiva y en donde los acuíferos están declinando, y ver cuáles son las causas y cuál es su impacto en la vida de la gente”, dijo.

Para todos los cineastas, ganarse la confianza de los sujetos fue crucial para que las historias lograran desarrollarse.

Esto fue especialmente cierto para la periodista multimedia Sharron Lovell, que trabajó en un documental sobre el enorme proyecto de transferencia de agua del sur al norte de China. Lovell contó que muchos de los entrevistados potenciales, temiendo una persecución gubernamental, se rehusaron a aparecer ante cámaras y contar lo que piensan del proyecto.

“Todo lo que podía hacer fue ser transparente acerca de dónde iba a ir su testimonio, y luego ellos tomaban la decisión de hablar conmigo o no”, contó. “Hubo muchas personas que no quisieron hablar, lo que fue una pena. El año pasado China se ha puesto especialmente difícil. Los abogados no querían hablar conmigo, las ONGs no querían hablar realmente conmigo…”.

Al final, algunas personas sintieron que su necesidad de hablar con la prensa era más fuerte que el miedo a las repercusiones negativas.

“Pronto publicaré un artículo en el que uno de los entrevistados dijo: 'sé que me puedo meter en problemas por esto, pero quiero decir lo que tengo para decir'", contó.

En el caso de Price, encontrar comunidades afectadas por el mercurio fue tan desafiante como lograr que las personas confiaran en él, ya que muchas se encuentran en áreas remotas.

“En muchos sentidos es probablemente la historia más difícil que he hecho, pero sé que todo lo que puedo hacer es llegar, tomar las fotos, hacer la película y lograr que la gente confíe en mí”, contó. “Lo que sí aprendí es que muchos individuos estaban contentos de que alguien prestara atención a sus historias”.

Para ver los tres documentales, haz clic aquí.

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr, vía Aaron.