Qué hacer cuando proponer coberturas genera desgaste

por Cristiana Bedei
May 6, 2021 en Freelancing
Writer at computer

Trabajar como periodista freelance supone proponer y vender ideas para coberturas; una tarea no remunerada y, a menudo, ingrata que requiere concentración y trabajo por poco a cambio.

"Proponer historias requiere una gran cantidad de energía, desde la investigación inicial y la parte creativa del proceso para luego persuadir a un editor de por qué esa es la historia ideal para sus lectores", dice Caroline Harrap, periodista freelance en París que ha escrito para The Guardian, France Today y Culture Trip, entre otros medios. "Y luego, por supuesto, no hay garantía de que te encarguen el artículo".

Para conseguir un nombre en los medios, la presión para encontrar y presentar propuestas bien elaboradas puede pasar factura, lo que a menudo genera falta de motivación e inspiración. "La situación puede ser estresante porque se espera que se te ocurran ideas regularmente, y no son solo ideas, sino buenas ideas y diferentes ideas", observa la psicóloga ocupacional Angela Carter

La autora y editora freelance Sian Meades-Williams dice que por lo general se da cuenta del impacto proponer artículos constantemente cuando ya es un poco tarde: "Solemos decirnos a nosotros mismos que ya llega el fin de semana, solo una pieza más, lo tomaremos con más calma el próximo mes. Pero para cuando decimos eso, ya estamos trabajando otra vez".

Lidiar con los rechazos, o la falta de respuestas, también dificulta todo el proceso. A Meades-Williams le encanta el proceso de investigación y lo encuentra especialmente gratificante, ya que tiene el control de qué proponer. "Más difícil para mí que mantener el impulso es el rechazo habitual, que les ocurre a todos los freelance sin importar cuánto tiempo hayan estado trabajando por su cuenta", dice.

Escribir libros y crear su boletín sobre estilo de vida Tigers Are Better Looking ayuda a Meades-Williams a lidiar con los días en los que siente que no tiene la capacidad para enviar otra propuesta. En cambio, puede explorar ideas, temas y crear sin esperar a que otra persona diga "sí".

Si sientes que te has quedado sin ideas o motivación, hemos reunido algunos consejos para ayudarte a sobrellevar el momento y seguir adelante.

[Lee más: Cómo vivir del periodismo freelance]

Prioriza y planea

Prioriza las cosas más importantes que tienes que hacer y limita el tiempo que pasas enredado en pensamientos inútiles, sugiere la psicóloga ocupacional Angela Carter. Por ejemplo, no te preocupes por cuántas otras personas podrían estar intentando venderle ideas al mismo editor que tú cuando te comunicas con una publicación por primera vez.

“Los pensamientos agotadores deben ponerse en una caja”, dice Carter. “De otro modo agotarán tus energías".

En su lugar, intenta concentrarte más en las cosas que puedes controlar.

Ve a tu ritmo

Date tiempo y espacio para tener ideas.

Si estás atascado, sal a caminar o anda en bicicleta. Haz algo diferente. "Cuando realmente liberes tu mente, te sorprenderás de lo que puedes recordar o generar", dice Carter. Incluso usar un bolígrafo y un cuaderno en lugar de mirar la pantalla de la computadora de siempre o cambiar la configuración de tu lugar de trabajo puede ser suficiente para ayudar a que las ideas fluyan más fácilmente.

Busca historias que te entusiasmen

"Me aseguro de estar entusiasmada con lo que estoy proponiendo", dice Meades-Williams. "Puede sonar obvio, pero con frecuencia proponemos lo que creemos que un editor quiere leer".

Trabajar en una historia que encuentres interesante y fascinante puede hacer que la investigación previa se sienta menos laboriosa.

[Lee más: ¿Vas a escribir un ensayo personal? Lee nuestros consejos]

Saborea los triunfos, incluso los pequeños

De acuerdo con Carter, es útil celebrar las victorias o las lecciones aprendidas antes de pasar a lo siguiente. "Esto es particularmente importante si no te consigues encargos", dice. "¿Hice una buena propuesta? ¿Cómo puedo mejorar la siguiente? Puede que no haya conseguido este trabajo, pero puedo volver a plantearlo y presentarlo de otra manera".

El tipo de estrés al que se enfrentan los periodistas es casi como estar siempre en primera línea, explica: "Y para equiparse para estar siempre bien en el frente, hay que cuidar de uno mismo para luego seguir adelante".

Frenar y saborear lo que has hecho o aprendido puede parecer como una pérdida de tiempo, pero en realidad estás invirtiendo en ti mismo, señala Carter.

Habla con otras personas (incluso online)

"A veces, simplemente conversar sobre algo que te interesa puede generar un nuevo ángulo o ayudarte a formular tu idea inicial", dice Meades-Williams.

También puede ayudarte con el estímulo y el crecimiento, agrega Harrap. "Tener una red de apoyo puede marcar una gran diferencia, por eso creamos la Sociedad de Periodistas Freelance, que es una comunidad internacional de Slack abierta a cualquier persona del mundo.

Recuerda que se vuelve más fácil

"Con el tiempo, te vuelves más resiliente y aprendes a tomar las cosas de manera menos personal", dice Harrap. Es importante recordar que las propuestas se rechazan por muchas razones; no significa necesariamente que la idea fuera mala en sí misma.

"Si puedes entablar una relación con un editor, eso facilita las cosas al enviar propuestas".

Incluso cuando tus ideas son rechazadas o ignoradas, la clave es no darse por vencido, agrega Harrap: "Como dijo una vez una persona sabia, la única diferencia entre el fracaso y el éxito está en la voluntad de una persona de seguir intentándolo".


Cristiana Bedei es una periodista freelance italiana.

Foto de Andrea Piacquadio en Pexels.