Puntos de partida para informar sobre malnutrición

Sep 5, 2021 en Temas especializados
Greens

La malnutrición es una crisis de salud que afecta a millones de personas en todo el mundo, y que se hace más urgente a medida que la pandemia continúa. Su impacto no solo se refleja en las estadísticas sanitarias, sino que se percibe en la vida cotidiana de las personas y en sus decisiones.

Durante el seminario web del ICFJ "La urgencia de invertir en la malnutrición en medio de la pandemia", Martha Nyagaya, directora de Nutrition International Kenia, habló del mayor impacto de la malnutrición en las mujeres y las niñas, y en quienes viven en la pobreza, de los efectos de la COVID-19 en la seguridad alimentaria y de la importancia de las intervenciones en materia de nutrición.

Destacando varios de los muchos problemas relacionados, como el retraso en el crecimiento, el hambre crónica y la emaciación, Nyagaya explicó que la malnutrición es verdaderamente global por naturaleza.

"El mundo tiene una triple carga de la malnutrición", dijo, refiriéndose a la confluencia de la desnutrición, la obesidad y la inseguridad alimentaria. "Se mire por donde se mire, la malnutrición afecta a todos los países".

 

 

A continuación ofrecemos antecedentes e información sobre la desnutrición que pueden ayudar a los periodistas a mejorar su cobertura del tema.

El contexto general

La desnutrición es resultado de una serie de factores interrelacionados, desde pobreza e inseguridad alimentaria hasta normas sociales y culturales. Entre las causas más inmediatas están la ingesta alimentaria inadecuada o las enfermedades, de acuerdo con Nyagaya.

Las limitaciones económicas pueden socavar el acceso a alimentos nutritivos. Vivir en la pobreza, por ejemplo, aumenta la probabilidad de tener deficiencias nutricionales en la dieta, lo que a su vez puede provocar retrocesos en la educación y una menor productividad en el trabajo.

La carga de la malnutrición recae desproporcionadamente en mujeres y niñas ya que, en numerosos países, las necesidades de las mujeres son secundarias. Las normas sociales y culturales en estos contextos pueden tener claras consecuencias negativas para la salud.

[Lee más: Desnutrición y pandemia, un tema ausente de los medios de comunicación]

El COVID-19 exacerbó la desnutrición

La pandemia ha provocado cambios en el sistema alimentario, limitando el acceso de algunas familias a alimentos saludables. Una dieta bien equilibrada es esencial, especialmente para los más vulnerables, como las mujeres embarazadas y los niños, para quienes una nutrición adecuada es fundamental para prevenir enfermedades.

"Estamos ante una crisis que se está gestando, y que si no se controla será mayor en un futuro próximo", subrayó Nyagaya.

[Lee más: Claves para informar sobre los sistemas alimentarios durante la pandemia]

La importancia de las intervenciones nutricionales

Las intervenciones nutricionales adecuadas pueden ser de mucha ayuda. Sin embargo, Nyagaya advirtió contra los enfoques individualizados: "Una sola intervención no abordará un problema multisectorial y multifacético", dijo.

Nyagaya subrayó la necesidad de que los países adopten un enfoque multisectorial, como el de Kenia, que creó un plan integral para abordar la malnutrición de forma significativa y sostenible. Gracias a este enfoque multisectorial, el país puede llegar a más personas que luchan contra las enfermedades relacionadas con la malnutrición.


Este webinario fue presentado por el Foro de la Crisis Global de Salud de ICFJ, como parte de la Beca de periodismo sobre nutrición y seguridad alimentaria financiada por la Fundación Eleanor Crook.

Foto de pina messina en Unsplash.