Las suscripciones digitales impulsan el éxito de una startup francesa

por James Breiner
Apr 29, 2021 en El negocio del periodismo
France

Los cinco fundadores de la startup francesa Mediapart —reconocidos periodistas de Le Monde y Libération—, desafiaron la sabiduría popular de la época cuando fundaron el sitio periodismo de investigación en 2008.

El cementerio de la industria de los medios ya estaba plagado de ejemplos de modelos de suscripción fallidos para las noticias digitales. Es más, el periodismo de investigación no se consideraba un producto comercialmente viable. Y se pensaba que la profesión debía ser subvencionada por anunciantes interesados en asociarse con noticias sobre celebridades, deportes y entretenimiento.

Pero la sabiduría popular estaba equivocada. Mediapart tuvo un éxito gradual y luego espectacular. En 2020 su modelo de periodismo financiado por suscripciones digitales y sin publicidad ha demostrado ser un éxito.

 

The growth of revenues over the past decade and below, the growth of subscriptions.
Arriba, el crecimiento de los ingresos durante la última década y abajo, el crecimiento de las suscripciones.

 

En su informe anual para el público, Edwy Plenel, cofundador y presidente de Mediapart, reveló que la publicación tuvo un crecimiento récord en un momento en que los medios tradicionales declinaban. En resumen:

    • Las suscripciones pagas aumentaron un 28% en 2020 a 218.000
    • Los ingresos aumentaron un 22% hasta los 20,5 millones de euros
    • El beneficio antes de impuestos subió un 46% hasta los 6 millones de euros
    • El beneficio neto después de impuestos y bonificaciones al personal fue de 4 millones de euros

    Si bien la crisis del COVID-19 hizo que la publicidad se desplomara en todo tipo de medios, lo que provocó despidos y cierres, Mediapart agregó 26 nuevos miembros a su staff. El número total de empleados es de 118, 69 de los cuales son periodistas, además de contar con 175 colaboradores freelance.

    [Lee más: Vert-Togo. Un medio abocado a la conciencia ambiental en África]

    Cómo prosperó el modelo

    Plenel atribuye el crecimiento a la demanda pública “por un periodismo independiente y completo, que no sucumbiera a la propaganda y la mentira, y explicara los eventos inesperados” del día.

    Además, al adoptar un modelo de producción y distribución exclusivamente digital, sus costos fueron mucho más bajos y pudo adaptarse rápidamente a lo largo de los años a las cambiantes tecnologías de distribución y consumo, como las redes sociales y los teléfonos inteligentes.

    La transparencia de Mediapart respecto de sus ingresos, gastos y propiedad refuerza su afirmación de independencia editorial, dice Plenel. La compañía se convirtió en 2019 en una organización sin fines de lucro sin accionistas: el Fondo para una Prensa Libre.

    Los medios tradicionales han intentado seguir el modelo de Mediapart convirtiéndose a un modelo de suscripciones digitales, pero todavía son dependientes de la publicidad y la ayuda del gobierno, señala Plenel.

    Y no pudo resistirse a disparar contra sus competidores: “Propiedad de ricos industriales, se benefician de la entrega de subsidios del erario público (que se han incrementado debido a la pandemia de coronavirus), de los que se entregan las cantidades más sustanciales a los medios más ricos y poderosos, del mismo modo en que se benefician de los fondos pagados por las multinacionales del mundo digital (como Google, Facebook y Microsoft)”.

    [Lee más: Un medio de Quebec salió de la quiebra convirtiéndose en cooperativa]

    Lecciones

    El éxito de Mediapart no fue fácil. El medio ha sido demandado más de 200 veces por sus publicaciones. Otros medios lo han atacado por revelar un pequeño secreto sucio sobre la industria: periodistas y políticos tienen su propio club de insiders que se protegen mutuamente e ignoran los deseos y necesidades de los ciudadanos comunes.

    Mediapart también luchó contra el gobierno durante años para obtener las mismas tasas impositivas para los medios digitales que los medios tradicionales. Antes, el gobierno impuso un impuesto a las ventas estándar del 19,6% sobre los medios digitales, en comparación con el 2,1% para los medios impresos. Los medios digitales finalmente ganaron en 2014, y toda la prensa se benefició. Sin embargo, Plenel agrega con amargura: "No se puede decir que la prensa en general haya mostrado gratitud por nuestra campaña".

    Estas batallas requirieron fortaleza y altos principios. El lema de Mediapart podría ser la consigna de todos los medios de comunicación centrados en servir a sus comunidades: "La libertad de prensa no es un privilegio de los periodistas, sino un derecho de los ciudadanos".

     

    Brand Trust Scores

    Los resultados de esta filosofía se pueden ver en Informe sobre Noticias Digitales de Reuters. Mediapart ocupó el décimo lugar en Francia entre los medios en línea más populares. En un país donde la confianza en los medios se desplomó durante las manifestaciones de los “chalecos amarillos” contra los impuestos a los combustibles, ocupó el octavo lugar entre las marcas más confiables en todos los medios, como puede verse en el gráfico de arriba. Nada mal para una startup.


    Este post fue publicado originalmente en el boletín de James Breiner y es reproducido en IJNet con permiso.

    James Breiner es exbecario ICFJ Knight. Fundó y dirigió el Centro de Periodismo Digital de la Universidad de Guadalajara. Visita sus sitios News Entrepreneurs y Periodismo Emprendedor en Iberoamérica.

    Imagen con licencia Creative Commons en Unsplash, vía Bruno Abatti.