La periodista del mes de IJNet: Anna Cunningham

porChanté Russell
Sep 3, 2020 en Periodista del mes
Photo of Anna Cunningham reporting

Anna Cunningham, periodista freelance y presentadora radial, describe su introducción al mundo de la corresponsalía extranjera como un “bautismo de fuego”, en el que tuvo que adaptarse rápidamente a entornos caóticos. Y allí dentro también descubrió su pasión. Cunningham ha construido su carrera como freelancer cubriendo conflictos, derechos humanos, medio ambiente y cuestiones de género en diversos contextos, a veces peligrosos.

Consciente de que quería dedicarse al periodismo desde que terminó la escuela secundaria, Cunningham, quien actualmente reside en Londres, comenzó su carrera con en una radio estudiantil de Francia. Ha trabajado también en París, Mumbai, Kabul y, recientemente en Lagos, Nigeria.

"Me subí a la cinta de correr de las noticias y comencé desde abajo como investigadora en programas periodísticos, desde donde avancé poco a poco", cuenta Cunningham, cuyo trabajo ha aparecido en CBC, TRT World Now and France 24

A través de IJNet, Cunningham postuló y recibió un subsidio para investigar del Centro Pulitzer, que desafortunadamente nunca pudo completar debido a una lesión. Sin embargo, el retraso finalmente la llevó a publicar otro proyecto en la revista Undark sobre la contaminación del aire en Nigeria.

Cunningham espera ser un ejemplo para mujeres jóvenes interesadas en la industria. “Hace veinte años, e incluso ahora, nuestra industria estaba dominada por hombres. No tuve una jefa sino hasta muchos años después de haber comenzado a trabajar”, cuenta. "Siempre costó mucho trabajo demostrar tu valía como mujer y creo que ese sigue siendo el caso en el periodismo".

Como esposa de un periodista y madre de dos hijos, quiere mostrar a otras mujeres que una carrera profesional en el mundo de los medios y una familia pueden coexistir. Cunningham tomó la decisión de hacer la transición al mundo freelance porque la flexibilidad le permite priorizar a su familia.

Hablamos con ella sobre su camino para convertirse en autónoma, sus experiencias como corresponsal en el extranjero y los consejos que tiene para periodistas jóvenes.

[Lee más: Consejos para iniciar una carrera como periodista freelance]

¿Cómo llegaste a hacer corresponsalías?

Trabajé diez años en la BBC y me abrí camino a través de las noticias radiales locales y regionales en lo que llamamos "noticias de la red", y luego pasé al Servicio Mundial. Hice una de las entrevistas más poderosas y conmovedoras que he hecho en mi carrera en Afganistán, y ahí supe que ese era el camino que quería seguir.

Estaba visitando una clínica para mujeres a una hora en coche de Kabul. Estábamos conduciendo por caminos de tierra, e íbamos a cruzar el lecho de un río cuando se abrieron las compuertas de una presa. Un muro de agua descendió hacia nosotros y casi nos llevó, pero el conductor muy rápidamente nos condujo a un terreno más alto.

Todos los hombres salieron del coche y una mujer se quedó dentro conmigo. Levantó el velo de su burka y me dijo: "Tengo que contarte mi historia". Me contó sobre su vida durante el régimen talibán, cómo perdió a su hija y su marido, que era maestra y que había tenido que esconderse. Sentí que eso era verdadero periodismo. El objetivo del trabajo que hacemos es dar una plataforma a otras personas, y en particular a estas mujeres cuyas voces han sido reprimidas a lo largo de los años y que lo siguen estando en varias partes del mundo. 

Esa fue mi primera experiencia de ser lo que llamamos corresponsal extranjero.

Photos of Anna Cunningham

¿Cómo ha influido ser freelance en tu trabajo cubriendo conflictos y derechos humanos a nivel internacional?

Lo primero que debes reconocer cuando eres freelancer es que ninguna historia vale tu vida. Hay peligros y riesgos, y esos peligros ciertamente han aumentado con los años.

Cuando eres joven y quieres ser corresponsal, la tentación es hacer las maletas e ir a algún lugar lejano. Los periodistas solían ir donde nadie iba y los editores les pedían coberturas. Ahora, muchos no te contratan a menos que hayas recibido capacitación en entornos hostiles.

Como freelancer, supones un riesgo para los medios ya que no eres parte de su staff y, por lo tanto, no estás cubierto por su seguro. Pero si tienes una gran historia, puedes demostrar que vale la pena contarla y conseguir el encargo.

[Lee más: ¿Irme o quedarme? El dilema de los freelancers internacionales durante la pandemia]

¿De qué forma ha impactado el COVID-19 en tus proyectos?

Me mudé de nuevo al Reino Unido después de 10 años en el extranjero. Con la pandemia, creo que todos los profesionales independientes se han visto muy afectados; los presupuestos de los freelancers fueron los primeros en desaparecer.

Hice algunas entrevistas interesantes sobre cómo la pandemia ha afectado a mujeres que trabajan con parteras independientes, y aún no consigo a nadie que quiera publicar el artículo.

He dado un paso atrás respecto a hacer coberturas sobre el terreno porque también tengo que hacer malabarismos como madre. Ahora estoy trabajando en Times Radio, lo que me ha dado la estabilidad que necesito, con mis hijos fuera de la escuela debido a la pandemia.

¿Qué consejo darías a jóvenes mujeres periodistas?

Mi primer consejo para las jóvenes que comienzan esta carrera es que no se rindan. Si esto es realmente lo que quieres hacer, y aceptas que nunca será un trabajo de 9:00 a 17:00, sigue adelante. Sí, todavía trabajamos en una industria dominada por hombres, pero eso no cambiará a menos que tú seas el cambio. Acepta los rechazos si se presentan, pero no te rindas. En algún lugar tengo guardadas un montón de cartas de rechazo. Todas son de la única emisora en la que terminé trabajando como staff durante 10 años y en la que seguí colaborando cuando decidí volverme freelance.

Prepárate para ser multitarea, para ser todo para todos y edúcate, especialmente si quieres instalarte en el extranjero. Si en este momento no puedes subirte a un avión, simplemente construye experiencia donde estés. Ten algo que mostrar que demuestre tu pasión por esta profesión, incluso si eso significa tener que autpublicarte. Es un comienzo y te ayudará a perfeccionarte.

Una vez me preguntaron cómo hago para equilibrar la maternidad con el periodismo, especialmente en entornos peligrosos. La realidad es que, como madre, tus responsabilidades y prioridades cambian, pero eso no significa que no puedas hacer tu trabajo. Mi esposo también es periodista, así que a lo largo de los años lo hemos logrado y lo hemos equilibrado. Sopesas y evalúas los riesgos, haces un testamento, todo suena muy siniestro, pero son cosas necesarias cuando asumes algunos encargos. Tomas decisiones, y hay ocasiones en las que decides que el riesgo no vale la pena.


Chanté Russell acaba de graduarse de la Howard University y es pasante de programas en el Centro Internacional para Periodistas.

Imágenes cortesía de Anna Cunningham.