Estrategias para contrarrestar la difusión de desinformación

por Hannah Ajakaiye
Apr 19, 2021 en Redes sociales
Social media on phone

Nigeria tiene un animado entorno digital, con más de 30 millones de usuarios de redes sociales. Sin embargo, esa cantidad, junto con la disminución de los niveles de confianza hacia los medios de comunicación, están alimentando la difusión de información falsa.

Educar a los ciudadanos sobre la responsabilidad que tienen en el combate de la desinformación es un paso importante para detener su proliferación.

Como parte de mi beca ICFJ Knight, coordiné un seminario web sobre responsabilidad pública en la lucha contra la desinformación, con el Centro Internacional de Periodismo de Investigación de Nigeria (ICIR). El evento virtual reunió a la ex ministra de Educación de Nigeria y vicepresidenta del Banco Mundial, Oby Ezekwesili; al director ejecutivo de Daily Trust, Nasiru Mikail Abubakar; a la directora del Centro para la Democracia y el Desarrollo Idayat Hassan; y a Oluseun Onigbinde, fundador de la organización para la transparencia fiscal BudgIT, y también ex becario ICFJ Knight.

Los panelistas hablaron sobre cómo contrarrestar la desinformación, estrategias efectivas de verificación de datos y uso responsable de las redes sociales.

 

 

Un cambio de comportamiento

Las soluciones para combatir la desinformación deben basarse en prácticas que cambien el comportamiento, dijo Ezekwesili en sus palabras de apertura. Ella propuso un enfoque basado en incentivos y desincentivos que recompensaría a los usuarios de redes sociales que aprovechan sus plataformas para difundir información precisa y penalizaría a quienes compartan información errónea.

Compartir información falsa es una violación del código moral de una sociedad, agregó Ezekwesili. Un sistema que dé recompensas a los ciudadanos por comprometerse con los hechos puede ayudar a detener la marea de desinformación en una sociedad con bajos niveles de confianza.

Inundar con información factual

Los principios de oferta y demanda pueden ser útiles para abordar la desinformación en las redes sociales.

“Si nos preocupa que la información falsa y la desinformación sean letales para la sociedad, entonces tenemos que abrumar el mercado de noticias con basadas en la evidencia”, dijo Ezekwesili. "Si proporcionamos más noticias correctas, contrarrestarían las falsedades y las mentiras, así como las maquinaciones engañosas de aquellos que buscan destruir la confianza y el capital social de la sociedad".

[Lee más: Fact-checkers se asocian con influencers para combatir la desinformación]

La colaboración entre medios es clave

Las plataformas de noticias deben colaborar entre sí para contrarrestar eficazmente la desinformación. “Es importante que esta colaboración se conciba como una forma de tender una emboscada a lo que se ha convertido en una infodemia”, dijo Ezekwesili. "Si nuestra estrategia será abrumar el discurso público con información basada en la evidencia, la manera de hacerlo es colaborando entre medios".

Abubakar mencionó una premiada investigación colaborativa sobre informantes carcelarios llevada a cabo por ProPublica y la revista del New York Times como un ejemplo de reportaje colaborativo exitoso en el que dos redacciones trabajaron juntas como socias, no como competidoras.

Comprender cómo se mueve la desinformación

En Nigeria, donde el comportamiento tóxico en línea, incluido el acoso, es desenfrenado, periodistas y activistas deben familiarizarse con la manera en que se propaga la información falsa en las redes sociales.

“En un clima en el que la desinformación en línea se ha convertido en una oportunidad para secuestrar el espacio cívico, es necesario cuestionar el espíritu del medio”, dijo Onigbinde. "Necesitamos entender el medio para saber cuándo involucrarnos y desconectarnos, y la mejor manera de hacerlo es negarle el oxígeno a las noticias falsas".

Las Big Tech tienen un rol que cumplir

El Senado de Nigeria está deliberando sobre una legislación que penalizaría el uso de redes sociales para impulsar contenido falso o de odio. Algunos ven esta medida como una represión de la libertad de expresión.

En lugar de una intervención gubernamental, las principales plataformas tecnológicas deben hacer más, de acuerdo con Onigbinde. “Dejar ese papel en manos del gobierno equivaldría también a secuestrar el espacio cívico”, dijo, y agregó que las empresas de tecnología deberían expandir sus políticas públicas y sistemas de gestión de la información. "Es importante que los gigantes tecnológicos inviertan en políticas sólidas que aborden eficazmente la desinformación y los esfuerzos para deslegitimar voces importantes".

[Lee más: Un medio estudiantil combate la desinformación en Nigeria]

Invertir en capacitación y fact-checking

Los medios deben invertir en capacitación para ayudar a su staff a interactuar con el público de manera más productiva, dijo Abubakar. Los periodistas también deben aprender la mejor manera de dirigir a la audiencia hacia fuentes de información creíbles. “En algunas redacciones, los periodistas incluso tienen problemas para usar Internet. ¿Cómo pueden dar forma a un intercambio en línea cuando no pueden conectarse?, se preguntó.

Las redacciones en África también deberían invertir en la verificación o fact-checking para ayudar al público a distinguir la verdad de la ficción. “Necesitamos hacer más verificaciones de forma regular, y no simplemente volver a publicar los trabajos de agencias de fact-checking como Africa Check y AFP”, dijo Abubakar. "Es bueno que publiquemos su trabajo para que llegue a más personas, pero es más importante que iniciemos nuestro propio sistema de verificación y lo apliquemos de manera más rigurosa".

Usar un lenguaje accesible y empático

Hassan ha dedicado la mayor parte de su trabajo en los últimos cinco años al estudio del ecosistema de información en Nigeria y en África Occidental. Aunque las redes sociales ofrecen a los ciudadanos una plataforma para exigir transparencia a los poderosos, Hassan pidió cautela. Los esfuerzos para manipular las redes sociales y así influir en la opinión pública en Nigeria son similares a los que se utilizan en países con más recursos, dijo: "A menudo, estas operaciones de influencia tienden a deslegitimar personas para ahuyentar a los votantes, especialmente durante las elecciones".

Al comunicar sus verificaciones de hechos, los periodistas deben usar un lenguaje con el que la audiencia a la que intentan llegar pueda identificarse, continuó Hassan. "Cuando hacemos verificaciones de hechos en Abuja [la capital de Nigeria], y queremos que llegue a las personas en las áreas rurales, es posible que no funcione", dijo. También señaló que deben usar un formato accesible. "Tiene que ser lo más atractivo y barato posible para que las personas puedan utilizar un mínimo de datos para acceder a esos contenidos".

Enseñar a los niños y a las personas mayores habilidades básicas de verificación también puede ayudar a detener la marea de desinformación en los espacios públicos, agregó Hassan.


Hannah Ajakaiye es becaria ICFJ Knight y construye colaboraciones entre periodistas, verificadores e influencers para combatir información falsa sobre salud y otros temas en Nigeria.

Foto de cottonbro en Pexels.