Entrenamientos que preparan a periodistas para entornos peligrosos

porBrooke Stanley
Aug 27, 2019 en La seguridad del periodista
Ambulance

En 2018, 54 periodistas fueron asesinados, 250 fueron encarcelados e innumerables profesionales corrieron peligro físico durante sus coberturas. El trabajo puede tornarse riesgoso y los periodistas deben estar preparados para los peores escenarios.

Cuando la International Women’s Media Foundation (IWMF) comenzó a enviar becarias para informar desde países en conflicto y post-conflicto en 2014, sabía que era importante dotarlas de algún tipo de capacitación en seguridad. La organización comenzó a exigir que las becarias asistieran al Entrenamiento en entornos hostiles y primeros auxilios (HEFAT, por sus siglas en inglés). El curso de tres a cinco días de duración enseña conceptos de seguridad, defensa personal y conciencia del entorno a través de entrenamientos y simulaciones realistas de situaciones peligrosas que las periodistas podrían enfrentar en su trabajo.

"El entrenamiento te ayuda a crear una memoria muscular, y a entender mejor la forma en que reaccionas", dice Nadine Hoffman, subdirectora de IWMF. “Y te hace tomar conciencia de las cosas que podrías hacer para manejar la situación".

IWMF adapta cada curso HEFAT a los países a los que viajan las becarias y a los tipos de situaciones con las que podrían toparse. Por ejemplo, las periodistas que informan desde México aprenden cómo responder a amenazas de los carteles, como secuestros, explica Hoffman. Otras habilidades incluyen primeros auxilios, reacción ante una balacera y seguridad personal.

Aunque los cursos HEFAT no suelen centrarse en la defensa personal, IWMF ha agregado algunos fundamentos a su plan de estudios después de una creciente demanda de las alumnas. A las participantes se les enseñan algunos movimientos simples que pueden ayudarlas a defenderse de un atacante, independientemente de su tamaño. "Esto es especialmente importante para las mujeres”, dice Hoffman.

Aliya Bashir es una periodista independiente que vive en Cachemira, y ganó un subsidio del Fondo Howard G. Buffett para Mujeres Periodistas de IWMF. Recibió capacitación de HEFAT en 2016 antes de cubrir las luchas de las viudas de los insurgentes en medio del conflicto territorial de la región.

Desde entonces, lo aprendido en la capacitación se ha convertido en una parte integral de su carrera periodística. Cuando viaja a hacer una cobertura, considera las precauciones que debe tomar para que su viaje sea más seguro: desde hacer copias de sus entrevistas y fotos hasta avisarle a una amiga cuando está por ingresar a áreas fuertemente militarizadas.

"Como mujer, necesito tener una capacidad mental muy fuerte y un poco más de confianza", dice Bashir. "Al menos puedo protegerme con algunos conceptos básicos".

Notes from a HEFAT training
Anita Pouchard Serra, otra becaria IWMF, comparte sus apuntes del entrenamiento HEFAT.

 

HEFAT es ofrecido por organizaciones como Global Journalist Security de Washington y Blue Mountain Group del Reino Unido. Algunas redacciones y programas lo ofrecen a miembros del staff y becarios, pero para los periodistas que pagan de su bolsillo, la capacitación puede ser cara; generalmente se encuentra en el rango de los US$1.000 y los US$3.000. Hay algunos subsidios disponibles de organizaciones como Rory Peck Trust y A Culture of Safety Alliance, pero pueden ser difíciles de obtener.

HEFAT, sin embargo, no es el único recurso para periodistas que buscan entrenamiento en seguridad. También pueden recurrir a escuelas locales de artes marciales que enseñen autodefensa y conciencia del entorno, como el Jiu-Jitsu brasileño, el Kali filipino o el Krav Maga israelí.

Michael Cummings es instructor en The Fighters Garage, una escuela de defensa personal de Virginia que ofrece clases de Krav Maga, Kali y Jiu-Jitsu brasileño. Actualmente capacita a unos 250 estudiantes, y es una de las muchas escuelas de defensa personal del área.

"Vienen muchos policías, funcionarios del gobierno, del servicio exterior y del servicio de seguridad y defensa; justo el tipo de personas que podrían terminar en una situación impredecible y en apariencia incontrolable”, cuenta Cummings, quien comenzó entrenamiento combativo en el ejército de los Estados Unidos en 2004.

Las clases se centran en defensa personal y aptitud física, y los estudiantes de distintas edades entrenan junto a los de atletismo.

Las membresías a las escuelas de autodefensa en Estados Unidos, como The Fighters Garage, cuestan entre US$100 y US$200 por mes. Aunque el precio es alto, ofrece una alternativa para los periodistas interesados en habilidades básicas de defensa personal.

 Independientemente del tipo de capacitación, Bashir cree que los reporteros deben educarse constantemente en cómo mantenerse seguros sobre el terreno. Desde su primer HEFAT con IWMF, ha completado otro curso a través del Centro Pulitzer, y aconseja a los periodistas jóvenes que realicen capacitaciones similares.

"Ninguna cobertura vale tu vida", dice Bashir. "Si no planificas las cosas con anticipación, hay posibilidades de que termines corriendo peligro".


Imagen con licencia Creative Commons en Unsplash, vía camilo jimenez.