El desafío de informar sobre la pandemia, con datos que cambian minuto a minuto

porAbby Geluso
Apr 30, 2020 en Cobertura del coronavirus
Tube station

El presente artículo es parte de nuestra serie sobre el coronavirus. Entra aquí para leer más.

A fines de marzo, la Organización Mundial de la Salud desalentó el uso de barbijos o máscaras faciales en público a menos que se tuviera tos o estornudos o se esté trabajando con personas sospechosas de estar infectadas con COVID-19. Menos de una semana después, los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos cambiaron ese consejo.

En enero, cuando el COVID-19 acababa de llegar a las costas de Europa y América, la recomendación más extendida era simplemente lavarse las manos durante 20 segundos. Tres meses después, un tercio de la población mundial está en cuarentena.

Estamos viviendo una realidad que parece salida de una novela distópica de ciencia ficción. Hoy los ciudadanos del mundo están asustados y buscan respuestas. Con todo lo que se desconoce todavía sobre el COVID-19, tales respuestas a menudo no existen. Y entretanto, los datos y las advertencias de los expertos cambian periódicamente.

Hablé con periodistas de Vox, Mother Jones y el New York Times sobre cómo informar sobre la pandemia, cuando los hechos y los datos disponibles cambian día a día.

[Lee más: Los comunicadores de las favelas crean conciencia sobre  el COVID-19]

Busca información de quienes están trabajando en el tema

El periodista de Vox Umair Irfan publicó un artículo sobre las docenas de vacunas en proceso para combatir el coronavirus, en el momento en que se anunciaba que Estados Unidos tenía la mayor cantidad de casos confirmados en el mundo. Él y dos colegas reunieron información de los Institutos Nacionales de Salud, de la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias y del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, además de otras instituciones y empresas que trabajan para encontrar una vacuna.

Para Irfan, la relación que ha logrado construir con investigadores, científicos y profesionales médicos ha resultado sumamente valiosa para verificar y desarrollar una comprensión más profunda de la información en torno al coronavirus. Y esto ha probado ser especialmente útil cuando trabaja bajo la presión periodística de la entrega.

"Están tan ocupados como nosotros, si no más", dice Irfan. "Pero en general, una vez que hayas establecido una relación con la fuente, esta será más receptiva. Y te servirá para chequear rápidamente un hecho o un dicho".

Sinduja Rangarajan, periodista de datos de Mother Jones, también cree esencial consultar el trabajo de los expertos.

"He recurrido al trabajo y a los datos de científicos, epidemiólogos e instituciones, en lugar de recopilar datos y hacer todo el análisis yo misma", dice. "Se trata de algo para lo que sencillamente no tenemos tiempo".

[Lee más: Cómo escribir sobre las pérdidas humanas que deja el nuevo coronavirus]

Verifica antes del deadline. Y ten en claro que probablemente las cosas cambien después de tu publicación

Numerosas coberturas del COVID-19 incluyen estimaciones y proyecciones, desde fallecimientos hasta cuándo reabrirán las economías. Con tantas variables influyendo en los números, incluso una predicción aparentemente sólida podría invertirse poco después.

"Obviamente, hago todo lo que está a mi alcance para ser lo más precisa posible", dice Rangarajan. "Pero al observar los datos pude darme cuenta en ocasiones de que la información no estaba actualizada porque cambiaba de manera sumamente rápida".

En sus artículos, Rangarajan hace hincapié en la fecha en la que se reunieron los datos o se hicieron estimaciones. Y no actualiza sus historias todos los días; no es factible, ya que la información cambia muy velozmente. Es mejor dejar claro en el artículo que dicha información está sujeta a cambios, dijo.

Por su parte, Irfan tiende a no depender demasiado de los números. "Actualizo los artículos a medida que la información evoluciona, pero como se trata de un tema que cambia constantemente, hemos aprendido a no usar números firmes a menos que sean absolutamente necesarios para la historia", dice.

Sé honesto con tus lectores

En su trabajo sobre la pandemia, Rajangarian prioriza la transparencia. "Estoy siendo muy directa: le digo al lector que tal cifra en particular tiene tal ritmo en particular".

Por ejemplo, un artículo que escribió a principios de abril acerca de la provisión de camas de hospital por parte del estado, incluye la siguiente aclaración: "El coronavirus es una noticia en rápido desarrollo, por lo que parte del contenido de este artículo podría estar desactualizado".

"Si hay algo significativo, se lo hago saber a mis lectores. Pero creo que lo más importante es que saben lo que están leyendo. ¿De dónde saqué ese número? ¿Es de hoy? ¿De qué fuente? Es importante ser muy, muy transparente”, dice Rajangarian.

Emma Goldberg, periodista de investigación del New York Times, está de acuerdo. “Me aseguro de utilizar la información más fundamentada y actualizada en mis artículos. Pero creo que también es importante que los periodistas seamos claros acerca de los límites de nuestro propio conocimiento de lo que vendrá, porque todo cambia".

El lenguaje simple es muy efectivo. "Es demasiado pronto para decir por qué la ciudad de Nueva York ha sido tan afectada y si las primeras medidas de contención por parte de los funcionarios de California están dando resultado", escribieron Goldberg y un colega en un artículo que publicaron el 30 de marzo y actualizaron el 14 de abril.

La pandemia del nuevo coronavirus es, sin riesgo a exagerar, una situación históricamente única para el mundo y para todo el mundo. Los periodistas estamos trabajando en un período prolongado de información en constante cambio, sin precedentes. Y nuestro deber de informar con transparencia sigue siendo tan fundamental como siempre.

"Soy muy consciente del hecho de que el COVID-19 es un tema sobre el que seguiremos informando durante un largo tiempo, incluso después de que todo esté bajo control", observa Rangarajan. "En este momento, el valor que podemos agregar como periodistas es intentar darle sentido al mundo que nos rodea. Pero, claro, nada está escrito en piedra".


Imagen con licencia Creative Commons Unsplash, vía Ben Garratt.