Diez consejos para dar clases online

porRick Dunham
Mar 13, 2020 en Cobertura del coronavirus
Tsinghua University, Beijing

A fines de enero, cuando se consideraba al nuevo coronavirus como una crisis médica remota, me di cuenta de que mi vida profesional y personal podría cambiar significativamente.

Como codirector del Global Business Journalism, un programa de maestría creado por el Centro Internacional para Periodistas (ICFJ) y la Universidad de Tsinghua en Beijing, supe que tendríamos que planear nuestro semestre próximo para darlo de manera virtual a través de una plataforma online, en lugar de un aula en China. Como muchos de nuestros estudiantes internacionales, yo me encontraba en ese momento fuera del país asiático y no podía regresar al campus, que fue cerrado.

Para el programa de estudios, esta crisis se convirtió en una oportunidad, y Global Business Journalism comenzó su semestre de primavera a tiempo y con asistencia completa a través de Zoom, una plataforma de videoconferencias. Ahora que se entiende que el COVID-19 es una amenaza global, muchas otras instituciones educativas están respondiendo de manera similar. Más de 200 universidades de Estados Unidos y más de 1.000 a nivel mundial cambiaron de clases presenciales a clases online en las primeras dos semanas de marzo.

Esta situación imprevista no tiene por qué ser una carga si puedes adaptarte y eres innovador. "La educación online es una oportunidad para hacer que los cursos sean más personalizados y flexibles", escribe la periodista y educadora Lisa Waananen Jones.

A continuación presento 10 consejos para que la experiencia de aprendizaje online sea más gratificante.

 

[Lee más: El emprendedurismo no es una prioridad en la formación de periodistas. ¿Qué hacer?]

(1) Escoge la plataforma de enseñanza correcta      

Antes de iniciar tu clase online, ten en cuenta tus necesidades y elige la plataforma que mejor responda a ellas. Tu sitio de aprendizaje debe ser capaz de manejar la cantidad de personas que tendrás en tus clases, permitirte trabajar el tiempo que quieres y más.

Muchas plataformas cuestan dinero así que revisa tu presupuesto y decide si estás dispuesto a aceptar las restricciones de los sitios gratuitos, que generalmente limitan el número de participantes o el tiempo de las sesiones. Diferentes sitios ofrecen diferentes características, incluidas funciones de chat —para el grupo completo o miembros individuales—, y reuniones grupales que tienen lugar al mismo tiempo dentro de la sesión de clase.

Además de Zoom (que estoy usando), otras plataformas recomendadas por TechRadar son Docebo, Udemy, Skillshare, WizIQ, Adobe Captivate Prime y SAP Litmos. Otras opciones con planes gratuitos incluyen Moodle, ezTalks Webinar, Fastmeeting y Articulate Storyline. Algunas plataformas ofrecen descuentos a escuelas y organizaciones sin fines de lucro, lo que puede hacer que las costosas opciones sean más accesibles.

(2) Haz pruebas beta antes de empezar

Mientras trabajaba con mis colegas de la Escuela de Periodismo y Comunicación de Tsinghua para montar nuestras aulas virtuales, las asambleas demócratas de Iowa demostraron al mundo los riesgos de adoptar nuevas tecnologías sin suficientes pruebas beta. Hicimos pruebas beta a pequeña escala de varias plataformas, comenzando con una prueba beta con cinco miembros del staff y luego nuestros estudiantes graduados de primer año. Cada una fue exitosa, así que elegimos Zoom y estuvimos listos para nuestro lanzamiento oficial, todo en una semana. 

(3) Piensa en tu comunidad

Si todavía no tienes un grupo de chat para tu clase, crea uno. Mi clase de Tsinghua usa WeChat, pero WhatsApp, Facebook, Slack y otras plataformas pueden funcionar también. Estoy interactuando con mis alumnos con mucha más frecuencia durante este período de clases virtuales que cuando estábamos juntos en el campus, respondiendo preguntas rápidas y ofreciendo consejos y sugerencias.

 

Rick Dunham teaching an online class

(4) Piensa visualmente

La forma más aburrida de enseñar es simplemente hablar, por lo que es importante agregar elementos visuales a tu clase. Comencé por modificar el aula virtual. Como hijo de un diseñador escénico de Broadway, creé un telón de fondo para mis videoconferencias. También varío las imágenes de la pantalla en cualquier momento, ya sean fotos o videos. La mayoría de las plataformas de videoconferencia te permiten compartir tu pantalla, por lo que me desplazo a través de ejemplos visuales e incluso he realizado búsquedas en vivo de bases de datos digitales.

Si necesitas ayuda para diseñar contenido innovador, Torrey Trust, de la Universidad de Massachusetts en Amherst, creó este Google Slide con ideas innovadoras, enlaces a plataformas de tecnología visual y otros consejos para enseñar en línea.

Por supuesto, siempre existe el riesgo de que uno de tus ejercicios visuales salga mal, pero es parte de la emoción de la transmisión en vivo.

 

[Lee más: ¿Y si tu visualización de datos es engañosa? Consejos para evitarlo]

(5) Baja las expectativas

Inevitablemente algo saldrá mal en tiempo real: la transmisión del video, el audio de alguien, la conexión de internet de alguien, los chats en vivo o algo que ni siquiera habías considerado. La paciencia es importante. Mientras tus alumnos comprendan que el aula virtual podría no ser perfecta, todos estarán un poco menos ansiosos si experimentan algún tipo de mal funcionamiento.

(6) Adapta tus materiales de enseñanza

No transfieras directamente tus apuntes o presentaciones en PowerPoint a un formato online. Necesitas comunicarte de manera distinta que en una clase presencial. En línea no existe una interacción natural entre profesores y estudiantes, y en línea los estudiantes no levantan la mano ni te dan pistas no verbales. En cambio, debes invitarlos explícitamente a sumarse al debate a través de chats en redes sociales o encuestas online.

(7) Disculpa las complicaciones de tus estudiantes

Mi experiencia enseñando de manera remota es inusual ya que mis alumnos se encuentran diseminados en 22 zonas horarias. Mi clase comienza a las 9 a.m. en la costa este de los Estados Unidos, lo que significa 10 p.m. en Japón y Corea, 5 p.m. en Omán, 3 p.m. en Sudáfrica y así sucesivamente. Algunos estudiantes tienen que susurrar para no despertar a sus parientes dormidos, y he permitido que algunos presenten informes "orales" a través de la función de chat grupal.

Recuerda: no es culpa de los estudiantes que nuestro semestre se haya complicado tanto.

(8) Da atención individual a tus alumnos

Es importante construir una relación con todos los miembros de tu clase, algo que se vuelve particularmente importante cuando no puedes participar en interacciones sociales básicas de un entorno físico. En lugar de mis horarios de oficina regulares, ofrezco horarios de oficina virtuales en momentos que preestablezco con cada estudiante. Debido a que algunos de ellos son tímidos, me puse en contacto para programar reuniones antes de las tareas principales. Al final de cada videoconferencia, me quedo unos minutos para los estudiantes que desean pasar un rato más en el aula virtual y hacerme cualquier pregunta que tengan en mente.

También respondo a los mensajes que mis estudiantes me envían vía redes sociales o correos electrónicos durante el día — o antes, si resulta práctico— , porque creo que es importante mostrarles que su experiencia de aprendizaje y su progreso me importan. Esto no siempre es factible, dependiendo del tamaño de la clase, pero prioriza las necesidades de tus alumnos y responde lo más rápido posible.

(9) Sé activo físicamente

Durante las primeras semanas de enseñanza online, me sentí solo o irritable. Estaba acostumbrado a interactuar personalmente con los estudiantes y a la camaradería social de mi oficina. Para contrarrestar, me aseguro de hacer ejercicio con regularidad. Otros en China e Italia han desarrollado mecanismos de afrontamiento mucho más creativos durante sus semanas en cuarentena. Quienes somos libres de movernos en nuestras ciudades de origen debemos actuar de manera responsable, pero no nos confinemos ni vivamos en un mundo de miedo irracional.

(10) Confía en tu asistente o en el personal de enseñanza

La enseñanza remota requiere más trabajo que la enseñanza en el aula. Necesita más coordinación, comunicación y planificación logística que los cursos normales, y puede ser un desafío mantenerse al día. Cuenta con la ayuda de tu asistente o del personal de la oficina para recordarles a los estudiantes sobre las próximas tareas, conferencias y cambios de horario, y siempre recuerda decir "gracias" a quienes te ayuden.

Ninguno de nosotros está solo en esto. El presidente de Amherst College, Biddy Martin, dijo cosas con las que me identifico cuando informó a sus estudiantes y al personal el 9 de marzo de una mudanza temporal hacia la educación online.

"Será difícil renunciar, incluso temporalmente, al coloquio cercano y la atención individual que define a Amherst College", escribió, "pero nuestra facultad y el personal harán que este cambio sea gratificante, y habremos actuado en el mejor interés de todos".

Recursos adicionales:


Rick Dunham es codirector del programa Global Business Journalism y profesor visitante de periodismo en la Universidad de Tsinghua en Beijing. Periodista en Washington durante 29 años y ex presidente del National Press Club, es autor del nuevo libro de periodismo “Multimedia Reporting” (Springer, 2019).