Cuatro errores que los periodistas cometen al trabajar con encuestas

por Lindsay Kalter
Jul 16, 2012 en Temas especializados

Ahora que la elección presidencial de EE.UU. se está acercando, los reporteros consultarán las encuestas de opinión pública para evaluar las perspectivas del presidente Barack Obama y del candidato republicano Mitt Romney.

Comentadores y medios de comunicación ya están especulando sobre cuestiones tales como la influencia de los anuncios de la campaña sobre los votantes, el peso que tienen los estados indecisos y la reacción pública a los cambios políticos recientes usando encuestas como la realizada por USA TODAY/Gallup y la de Washington Post-ABC News.

Pero los periodistas que no están acostumbrados a trabajar con cifras cometen el error de pensar que todas las encuestas son creadas iguales, explica Anthony Wells, director asociado de encuestas sociales y políticas de YouGov.

Él destaca en su blog algunos de los errores que los periodistas deberían evitar UKPollingReport.

Aquí incluimos cuatro errores comunes que cometen los periodistas cuando trabajan con encuestas:

Confiar en encuestas “vudú”

Las encuestas de acceso abierto son denominadas “encuestas vudú” por su inexactitud científica. Por lo general se ofrecen online o por teléfono, cualquier persona puede votar en ellas y no hay manera de saber quiénes son o si han votado más de una vez. Los periodistas deberían basar su cobertura en encuestas que usan un muestreo aleatorio y un muestreo por cuotas para asegurar que la gente encuestada representa a la población, dice Wells.

Ignorar el margen de error

En términos generales, el margen de error en las encuestas con 1.000 participantes es de más o menos tres puntos, escribe Wells. Esto significa que 19 de cada 20 veces, las cifras reportadas en una encuesta serán dentro de los tres puntos porcentuales de lo que la cifra real sería si toda la población hubiera sido encuestada. "Lo que significa que cuando reportas sobre encuestas es que un cambio de unos pocos puntos porcentuales no necesariamente significa algo; podría muy bien ser sólo el resultado de la variación normal de la muestra dentro del margen de error", dice.

Comparar manzanas con naranjas

En noticias en las que se comparan los resultados de encuestas a través del tiempo, es imperativo que cada método de encuesta se tenga que tomar debidamente en cuenta, dice Wells. Dado que muchos factores pueden influir en el resultado, la información obtenida en cada encuesta deberá haber sido adquirida con la misma metodología y redacción. Por ejemplo, no se pueden comparar los resultados de una encuesta telefónica a los reunidos online, ya que los participantes pueden responder de manera diferente ante la ausencia de interacción humana que lo que harían al ser interrogados por un entrevistador.

No tomar en cuenta el tamaño de la muestra

Aunque los periodistas siempre deberían prestar más atención a las encuestas con muestras más grandes, no todas las encuestas encajan en el ideal de 1.000 personas. Recordemos que cuanto más pequeño el tamaño de la muestra, más grande será el margen de error y menos precisos serán los resultados. Esto también es aplicable a la comparación de los subgrupos dentro de una muestra, tal como los votantes de diferentes grupos de edad. Un subgrupo de 100 personas tiene un margen de error de más o menos de 10 por ciento. Las encuestas con menos de 100 personas "se deben usar con mucho cuidado", y las menores de 50 no se deberían utilizar en las comparaciones para nada, dice Wells.