Construir una herramienta de periodismo genial no garantizará su éxito

por Raymond Joseph
Nov 23, 2015 en Miscellaneous

“Si lo construyes, vendrán” es la clásica frase murmurada por el personaje interpretado por Kevin Costner en la película de 1989 "Campo de sueños". El film cuenta la historia de un granjero de Iowa que escucha voces que le dicen que are sus campos de maíz y construya un estadio de béisbol en el medio de la nada.

Él cree que si lo construye, el equipo Chicago White Sox irá a su estadio a jugar. Y así ocurre.

Pero lamentablemente la fantasía de Hollywood y sus perfectos desenlaces están a años luz del mundo real de la tecnología, en el que las cosas no se suscriben a un guión que termina en un final feliz. Muy seguido se construyen herramientas poderosas y fáciles de usar que, después del entusiasmo inicial, apenas son utilizadas por el público al que estaban destinadas.

Las redes sociales, los sitios periodísticos y las comunidades son imprescindibles para movilizar nuevas voces, pero con nuevas herramientas apareciendo a cada instante, algunas iniciativas que son realmente buenas se pierden en la marea porque nadie pensó en su divulgación, en su marketing ni en cómo capacitar a sus potenciales usuarios.

Un ejemplo de esto es la potente plataforma Siyazana, construida por el ex becario Knight Friedrich Lindenberg, que rastrea las conexiones entre los políticos y sus intereses económicos y empresariales. Al principio no recibió la atención que merecía, pero desde su inclusión en talleres de periodismo de datos, se ha convertido en una herramienta imprescindible para investigadores y periodistas sudafricanos.

La difusión es una cuestión central en el trabajo de Code for South Africa (Code4SA), donde actualmente me desempeño como becario internacional ICFJ Knight como parte de la iniciativa ICFJ/Code for Africa, que está usando el periodismo de datos y herramientas de participación cívica para empoderar a los africanos y mejorar sus vidas.

La organización trabaja activamente con periodistas para mostrarles y enseñarles las herramientas que Code4SA desarrolla para ellos, como Wazimap, OpenByLaws, People's Assembly y Bill Tracker.

Al mismo tiempo, Code4SA utiliza la estrategia de acercarse a los jóvenes, trabajando con escuelas de periodismo y ofreciendo herramientas gratuitas y capacitación en periodismo de datos para estudiantes. Esto ha llevado al establecimiento de lazos con los departamentos de periodismo de las universidades que, en muchos casos, incorporan estas herramientas a su programa de estudios.

Por otra parte, el principal tecnólogo de Code4SA, Greg Kempe, está trabajando con la Asociación de Maestros de Geografía de África del Sur para introducir Wazimap como una herramienta de apoyo a la enseñanza .Wazimap, que hace que los datos electorales y censales sean accesibles para usuarios sin conocimientos de tecnología, fue mejorada gracias a los comentarios de sus usuarios. Kempe está trabajando estrechamente con los maestros para crear planes de estudio en el que los estudiantes utilicen la herramienta para proyectos y ejercicios prácticos.

Kempe sostiene que las herramientas desarrolladas por Code4SA están diseñadas para tener un impacto. “Esto significa saber a quiénes están dirigidas y poder comunicarle a este público cuáles son las oportunidades y posibilidades de la herramienta. También implica estar atentos a nuevas oportunidades de introducir las herramientas en comunidades en las que nunca habíamos pensado. Supone, además, incorporar las opiniones de los usuarios como parte del proceso de desarrollo, y no cuando el proyecto está terminado y hemos gastado todo el presupuesto”.

Lograr esto significa destinar presupuesto para crear videos educativos y blogs, y usar redes sociales y sitios interactivos para mostrar lo que hacen las herramientas, sostiene Kempe.

“Si la gente no sabe nada sobre las herramientas que desarrollas y tampoco les cuentas activamente por qué son importantes, qué problemas resolverán para ellos y cómo facilitarán sus vidas, no importa qué tan genial sea la tecnología, nadie la va a utilizar”.

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr, vía Andrew Carr.