Consejos para editores que trabajan con freelancers

por Andy Hirschfeld
Jul 8, 2021 en Freelancing
Desk

Como freelancer, sería reconfortante contar con una guía para proponer artículos. Nos ayudaría a saber cómo adaptar nuestras propuestas, el estilo del artículo y el calendario para la publicación.

Desafortunadamente, no existe un manual para ayudar a los editores a trabajar con el creciente número de talentosos periodistas freelance que hay en el mercado. Y esto ha habilitado algunas historias de terror con las que nadie debería lidiar.

A continuación, ofrecemos una guía para editores sobre cómo evitar errores comunes y lo que los freelancers aprecian cuando trabajan para medios de comunicación.

Sé sincero sobre tu estilo de edición

Esto puede parecer evidente, pero los freelancers trabajan con una gran variedad de editores. Mientras que un editor al ver un borrador impecable solo necesita un vistazo rápido antes de publicarlo, otro puede no funcionar así. A algunos les gusta ser una caja de resonancia activa y hacer varias rondas de edición.

La mayoría de los freelancers trabajan con una combinación de ambos. No asumas que una forma es la estándar. Como en cualquier lugar de trabajo, el flujo laboral es un elemento de la cultura de la empresa que puede ser muy diferente según la publicación. "Sé transparente sobre el alcance del proyecto y cuántas rondas de edición crees que habrá", dice Sonia Weiser, redactora del boletín Opportunities of The Week.

Personalmente, suelo preguntar de forma preventiva cómo le gusta trabajar al editor al que le enviaré mi trabajo. ¿Qué espera de un borrador? ¿Quieren ver el producto terminado o prefieren un marco en el que podamos trabajar juntos?

No te apropies de las propuestas de los freelancers

No tomes la propuesta de un freelance para dársela a un redactor de tu staff o a otro freelancer. Esto también puede parecer evidente, pero ocurre, aunque afortunadamente cada vez menos porque, por supuesto, la gente habla. A mí me ha pasado tres veces; todas en publicaciones de la misma empresa matriz. La investigación previa y la preparación de una propuesta requieren tiempo; un tiempo que puede ser compensado o no.

Por favor, no tuitees copias de la propuesta del freelancer ni las envíes. Puede que pienses que la propuesta o enfoque es extravagante o que no encaja bien, pero no todo el mundo pensará lo mismo. Si tuiteas una idea, es posible que le des nuestra idea a otra persona, sin proponértelo.

[Lee más: ¿Eres freelancer? Algunos consejos para generar fuentes alternativas de ingresos]

Consulta por el título

Es importante representar adecuadamente la cobertura, sobre todo en lo que respecta a la elección de los titulares.

"Permite que los freelancers vean el titular antes de la publicación", recomienda Weiser. "Porque a veces los titulares no captan la esencia real de la historia, son muy engañosos, y los freelancers pueden quedar descontentos con la forma en que se promocionan sus artículos".

Sé claro respecto de los plazos

El trabajo freelance es, a menudo, un trabajo a tiempo completo. No siempre es un trabajo secundario; de hecho, lo más frecuente es que no lo sea, y esto no es ninguna novedad. Por favor, respeta nuestro tiempo y energía como esperas que nosotros respetemos el tuyo.

Las propuestas requieren tiempo para su elaboración. Los freelancers prefieren que les respondas rápidamente, sobre todo si el tiempo es importante. Enviar un "no" veloz en respuesta a una propuesta puede ser un fastidio, pero nos permite llevar la propuesta a otro medio mientras sea oportuna.

Una vez que se apruebe una noticia en proceso, hay que ser transparente y claro en cuanto a los plazos. Si un artículo es más perenne y tiene que Mantén a tu colaborador informado. "Si las cosas cambian, envía un correo electrónico con una actualización. Tengo algunos editores estupendos con los que me encanta trabajar que se retrasan una semana o más, pero entretanto me envían un correo electrónico diciendo: 'no puedo atender esto ahora mismo, pero lo haré la semana que viene'", explica la periodista independiente Shivani Persad. "No pasa nada si las cosas cambian. No pasa nada si los plazos cambian. Tenemos que ser flexibles, pero no somos lectores de mentes".

Hay que tener en cuenta que una cobertura no es solo su autor o el trabajo que ha realizado. También se trata de las fuentes entrevistadas para un reportaje que amablemente se tomaron el tiempo de participar y, en algunos casos, hablaron sobre algo traumático. Hace poco, Persad escribió un reportaje vinculado a un importante acontecimiento informativo que requería que las fuentes hablaran de una experiencia difícil. El artículo aún no se ha publicado y no hay ninguna indicación clara de cuándo lo será.

[Lee más: Guía para utilizar la API de WhatsApp para captar a la audiencia]

Remunera a los freelancers de forma justa, incluso si el artículo no se publica

Que las correcciones no estén a la altura de lo que te gustaría no significa que no debas seguir adelante con el artículo. Hace poco escribí una pieza que fue descartada sin que se me pagara por ella después de un mes de trabajo, porque el editor sugirió que el artículo necesitaba más correcciones de las que yo podía hacer. Negarse a pagar por el trabajo y el tiempo invertido no sería aceptable en otros sectores. El periodismo no debería ser la excepción.  

Al igual que con un salario, negociar una tarifa es un arte. Es un toma y daca entre el freelancer y el editor. Las ventajas de una tarifa plana se explican por sí mismas. Personalmente, la prefiero. Es mucho más fácil calcular mis ingresos de esa manera.

Sin embargo, otros piensan de forma diferente y están más abiertos a pagar por palabra. El recorte de palabras puede dar la impresión de que se trata de un recorte simplemente para reducir costes, en lugar de un recorte por encargo.  

Los editores deben asegurarse de explicar por qué las tarifas son las que son y por qué. "Hace poco escribí para una publicación digital con un recuento de palabras asignado de 600, pero querían que incluyera dos fuentes y el tema era demasiado complicado para esa extensión", explica Brittany Robinson, autora del boletín One More Question. "Ahora sospecho que el recuento de palabras se basaba únicamente en su capacidad para afirmar que pagaban US$0,50 por palabra, lo que no es una buena tarifa una vez que has pasado horas tratando de cincelar un artículo que en realidad debería tener 1.500. Entiendo que a menudo hay razones importantes para el recuento de palabras, pero es muy útil que un editor sea transparente al respecto".

La coherencia en las condiciones de pago también es importante. Sé puntual con los pagos y mantente al día. Y lo que es más importante, ten en claro cuáles son esas tarifas. Haciéndonos eco de lo que Weiser tuitea regularmente, por favor comparte tus tarifas.


Andy Hirschfeld vive en Nueva York y cubre cuestiones relacionadas con costo de vida. Escribe para publicaciones como Al Jazeera English, Observer, OZY, Salon y CNBC, entre otras. También es el presentador del programa de noticias empresariales Business Brief.

Foto de Georgie Cobbs en Unsplash.