Claves para adaptarse —y sacarle provecho— al trabajo remoto

porAlba Mora Roca
Jun 17, 2020 en Periodismo multimedia
Camera in water

Este artículo es el primero de una serie de cuatro partes basado en materiales de capacitación producidos durante la aceleradora de video APAC.

El presente artículo corresponde a nuestra serie sobre el coronavirus. Entra aquí para leer más.

Las políticas de distanciamiento físico y las restricciones en los viajes para evitar la propagación del COVID-19 han obligado los medios —y al mundo— a funcionar de otra manera. Casi de la noche a la mañana tuvimos que encontrar una nueva forma de operar que no girara en torno a las redacciones físicas.

"Ser como el agua" es una expresión que significa que puedes adaptarte para seguir el ritmo de los numerosos cambios que están afectando nuestro trabajo.

¿Pero cómo podemos fluir de manera efectiva en estos tiempos volátiles? A continuación cinco lecciones que aprendí al dirigir la redacción de AJ+, cuyo contenido se centra en el video.

1) No desperdicies una crisis

En este momento tenemos una gran oportunidad para trazar un camino proactivo en nuestra industria. Creo que las redacciones que sobrevivirán y prosperarán en un mundo posterior al COVID-19 serán las que abracen el cambio.

Este es un buen momento para explorar nuevos tipos de productos editoriales e iniciativas de engagement. Piensa fuera de la caja. ¿Qué podrías hacer de manera diferente? En mi caso, hicimos lo siguiente:

  • Experimentamos con transmisiones en vivo en Facebook e Instagram. El software en vivo en Facebook incluye Be.Live, Zoom, Crowdcast, OBS Studio y Wirecast.
  • Dinámica con freelancers El videoperiodista es ahora el sujeto y cuenta la historia desde su punto de vista.
  •  Explorar diferentes formatos visuales, como carruseles de imágenes en Instagram para un cambio más rápido.

[Lee más: Consejos para hacer buenos videos con un staff mínimo]

2) Apurarse está bien, pero la precisión es lo más importante

Durante la pandemia, hemos sido muy cuidadosos al verificar nuestras historias, y nos hemos esforzado por acceder a fuentes originales. Además, este es un buen momento para desarrollar y refinar aún más los flujos de trabajo distribuido, los procesos y las estructuras que se necesitan para una sólida producción.

Aquí hay algunas herramientas que nosotros empleamos para verificar imágenes y videos:

3) Recuerda que al prender una vela también formas una sombra

  • ¿Cómo equilibras la cobertura del COVID-19 con los contenidos que no se relacionan con el coronavirus? Establece un cierto porcentaje semanal de contenido COVID-19 para publicar.
  • Cuando todos los medios informan sobre el mismo tema, ¿cómo podrías destacarte? Ten claro quién eres e identifica tus ángulos y fortalezas distintivas como medio de comunicación.

[Lee más: Consejos para producir y curar videos periodísticos desde casa]

4) De una redacción remota a una distribuida

Si bien algunos medios podrán reactivar sus espacios físicos cuando el COVID-19 se apague, las infraestructuras digitales que se instalen ahora deberían desarrollarse para funcionar junto con los espacios físicos. Al hacerlo, podemos capitalizar lo que hace que el trabajo distribuido sea efectivo: beneficios de sostenibilidad, mayor diversidad y accesibilidad de nuestras salas de redacción, nuevas oportunidades de participación y una mayor flexibilidad.

Para mí, ha sido clave elaborar estrategias sobre las tecnologías y las herramientas digitales que utilizamos. Es un proceso continuo y todavía estamos trabajando duro para inculcar una cultura organizacional online en estos espacios digitales.

Aquí están las conclusiones de mi experiencia con una redacción distribuida:

  • Documenta todo: flujos de trabajo, decisiones, listas de tareas, etc.
  • Trata de tener la mayor comunicación posible online. Cuando todo es compartido y público, logras que personas nuevas se pongan al día rápidamente.
  • Que los encuentros presenciales sean productivos.
  • Inculca una cultura de responsabilidad, con actualizaciones diarias.

5) Mantén tu humanidad — ¡todos estamos en esto!

Cubrir el COVID-19 todo el día, todos los días, es sumamente estresante. Sé amable. Reconocer el arduo trabajo de tu equipo con un sincero "gracias" podría ser lo más importante que puedes hacer para elevar su moral.

Recuerda ser amable contigo mismo también. Si trabajas para un medio grande, puede ser difícil hablar con todos los miembros de tu equipo pero, si tienes cargos de decisión, asegúrate de que el staff no cubra la pandemia todos los días.

Considera tener reuniones de video sociales, para socializar y conversar sobre cualquier cosa que no esté relacionada con el trabajo. Construye confianza de manera remota.


Imagen con licencia Creative Commons en Unsplash, vía Christian Holzinger.