Cómo lidiar con los nervios previos a la publicación

por Cristiana Bedei
Sep 7, 2021 en Temas especializados
stress

Publicar un artículo y dar a conocer tu nombre puede ser emocionante y aterrador a la vez. Está la alegría obvia de ver tu trabajo circulando por fin y de tener un titular en tu haber, pero presentar tus esfuerzos al mundo también puede desencadenar estrés y preocupaciones. Incluso después de haber publicado una pieza excelente, uno puede seguirse preguntando si es buena, si contendrá errores o si interesará a la gente.

"Como periodistas o personas que escriben y publican, queremos decir lo que tenemos para decir, pero a la vez somos tímidos y vulnerables", explica Emma Donaldson-Feilder, psicóloga laboral de Affinity Coaching and Supervision. "Existe un deseo de expresarse, pero en el momento en que un texto se publica, de repente tenemos miedo a cómo será visto y percibido".

Las plataformas digitales y las redes sociales permiten una retroalimentación inmediata y directa, por lo que los periodistas suelen sentir que están bajo un nivel intimidante de escrutinio. Cuando se publica una noticia, las fuentes, los lectores y todos los demás pueden señalar pública e instantáneamente un error, criticar o incluso atacar. Hacernos responsables de nuestro trabajo es un motivador positivo, pero el miedo a meter la pata puede llegar a ser paralizante.

Cuando en febrero pasado la periodista freelance y consultora creativa Maansi Kalyan escribió sobre la protesta de los agricultores indios para VICE, ya había recibido críticas en redes sociales por expresar opiniones alternativas. "Algunas críticas rozaban la amenaza, así que decir que publicar un artículo sobre el tema me ponía ansiosa es quedarse corto", dijo.

Desde que se convirtió en freelancer full time, Kalyan se siente más ansiosa que nunca por su trabajo. "Esto ocurre a pesar de saber que soy buena en lo que hago y de considerar que tengo talento. El 'síndrome del impostor' es casi un rito de paso, especialmente entre las mujeres de color".

Sin embargo, de acuerdo con Donaldson-Feilder, los autores emergentes no lo pasan necesariamente peor. "Al ser nuevos suelen tener menos miedo, ya que no saben a qué atenerse".

[Lee más: ¿Tienes síndrome del impostor? Algunos consejos para ahuyentarlo]

 

Por otro lado, tampoco sabes cómo lidiarás con las críticas o el rechazo, explicó. "Es como cualquier otra industria. Cuanto más lo hagas, más cómodo te sentirás", dice Almara Abgarian, editora de noticias y estilo de vida en Jam Press. Al principio, escribía artículos muy personales y, como es lógico, le preocupaban los comentarios negativos y críticos. "Una vez escribí acerca de una cita rápida en la que estaba desnuda; me encantó y es uno de mis artículos más leídos, pero me preocupaba que me avergonzaran. Y así fue: aparecieron los trolls", dijo.

Otros casos que recuerda son sus artículos de opinión sobre temas políticos que, en su opinión, inducen al nerviosismo de una manera completamente diferente. "Los periodistas suelen ser un blanco fácil para los trolls, y me asombra el nivel de abuso que puede llegar a haber". Como la mayoría de las periodistas que conoce, ha recibido mensajes de odio.

Entonces, ¿cómo hacer frente a la presión de entregar un trabajo de calidad, manejar el miedo a ser juzgados y confiar más en nuestros conocimientos y habilidades para hacer frente a los nervios previos a publicar? A continuación, tres colegas comparten recomendaciones para lidiar con ese tipo de ansiedad.

Ten más compasión

El primer paso es reconocer cuándo te sientes ansioso y aceptar la sensación, sugiere Donaldson-Feilder. A continuación, intenta ser amable contigo mismo. "Perdonarte si cometes algún error, o cuidarte, asegurarte de que dormiste lo suficiente, de que no te quedaste despierto toda la noche preocupándote y escribiendo y reescribiendo", explica. En otras palabras, tener un nivel de amabilidad que sea emocional pero también práctico.

Recuerda que es normal sentirse ansioso a veces, y que le pasa a muchas otras personas.

"El tercer elemento de la autocompasión, que quizá sea el más importante, es la humanidad común", añadió. "Esa sensación de que no estoy solo, de que todos somos seres humanos y somos vulnerables; de que todos estamos interconectados a la hora de la verdad".

Busca apoyo de personas en las que confíes

Recurrir a un amigo, colega o mentor para buscar apoyo práctico y emocional después de terminar un artículo puede ayudarte a superar la ansiedad de compartir tu trabajo con el resto del mundo.

"Mi mayor consejo para las personas que se preocupan por lo que escriben es dejar que un amigo lea el borrador", dice Abgarian, quien comparte regularmente sus artículos con una de sus mejores amigas. "Confío en su opinión, pero también sé que me hará comentarios constructivos. No puedo decir cuántas veces he enmendado una línea aquí o allá gracias a nuestras charlas, que a la vez me han hecho sentir mucho mejor sobre la historia".

Donaldson-Feilder confirma que recibir el apoyo y la seguridad de otras personas puede ser una herramienta poderosa. "Cada vez hay más pruebas de que el mero hecho de estar con otra persona que nos apoya, nos tranquiliza y nos ayuda, proyecta esa calma en nosotros", dice. "Esto nos ayuda a sentir que alguien está de nuestro lado".

[Lee más: Diez podcasts sobre salud mental]

La mentalidad y los límites adecuados

Al ser nueva en el mundo del periodismo, Kalyan dice que todavía está investigando y probando técnicas para afrontar la ansiedad. Entender mejor cómo se construye la industria en torno a la opinión pública ayuda.

"Significa comprender que no es algo personal, aunque pueda parecerlo. Cualquiera que sea la reacción hacia tu trabajo, no significa que seas el enemigo público número uno", dice Kalyan. "La reacción del público se debe más a lo que has descubierto que a la persona cuyo nombre aparece en el titular".

Desconectarse en lugar de buscar constantemente las reacciones al artículo también ayuda. Dar un paseo, ver una película, darse un baño, cocinar... cualquier cosa que te aleje de la monitorización constante. "Sacarte todo eso de la vista y de la mente, y entrenarte para abandonar cualquier apego a tu artículo una vez que esté terminado", dice Kalyan.

Controla el perfeccionismo

Lucha contra las tendencias negativas del perfeccionismo. ¿Alguna vez te obsesionaste con la misma frase durante 30 minutos, o has incumplido un plazo por volver sobre lo mismo? Combate eso con un poco de planificación previa, y sé más amable contigo mismo.

"Es casi como planificar de antemano que voy a poner el límite en X número de reescrituras, o que voy a enviárselo a tal persona y, si dice que está bien, entonces está bien aunque haya alguna errata", sugiere Donaldson-Feilder. "Que algo esté lo suficientemente bien es lo suficientemente bueno. Estresarse demasiado con cada pieza no es amable para con nosotros mismos, ni útil.

Descubre lo que mejor funciona para ti

Descubre aquello que te funciona y hazlo. A Abgarian, por ejemplo, le resulta útil escribir, consultar el artículo con la almohada y releerlo por la mañana con ojos nuevos.

"Si estoy escribiendo sobre un tema delicado, puedo buscar historias sobre el mismo tema para ver cómo lo han abordado otros. Eso puede mostrarte lo que ha funcionado y lo que no ha funcionado, y la respuesta del público", añade.

También tiene en casa lo que llama un "muro de impostores": una selección de sus artículos favoritos, enmarcados y colgados sobre su ordenador. "No soy vanidosa, lo prometo. Pero si alguna vez dudo de mí misma, me ayuda ver mi muro y mis artículos en él".


Cristiana Bedei es una periodista freelance italiana.

Foto de Elisa Ventur en Unsplash.