Una herramienta para controlar la autenticidad de los prestadores de salud es un éxito en Kenia

porCatherine Gicheru
Mar 23, 2016 en Miscellaneous

Hace cinco años, la información sobre personas que se hacían pasar por médicos era común en Kenia. Llegó a ser tan normal que tales relatos o bien nunca llegaban a los medios de comunicación o si lo hacían, aparecían como notas pequeñas en los periódicos y nunca llegaban a la radio o la televisión.

Hoy esa situación ha cambiado drásticamente. No es que estos médicos falsos, o “daktari bandia”, como se los llama en Kenia, se hayan extinguido. Todavía hay casos de personas no calificadas que se hacen pasar por doctores. En septiembre pasado, en un caso tan terrible que recibió una amplia cobertura, un hombre que decía ser ginecólogo fue arrestado por drogar y abusar sexualmente de sus pacientes.

Pero hoy es fácil para cualquier keniata verificar si un doctor es verdadero o un impostor. Con Dodgy Doctors, cualquier paciente, mientras espera en el consultorio del médico, puede comprobar si la persona que va a atenderlo está registrada. Por el costo de un solo mensaje de texto, el usuario puede determinar la autenticidad del doctor. También puede enviar otro SMS para confirmar si un hospital o centro de salud está cubierto por el Seguro Nacional de Salud. Y con otro SMS confirmará si esa instalación de salud está autorizada.

Desde que fue desarrollada en 2013 por programadores de Code for Africa en asociación con The Star, la herramienta Dodgy Doctors ha crecido 10 veces, de un promedio de 20 solicitudes de SMS diarias a un promedio de 215. Cuando se difunde la noticia sobre falsos médicos o conductas sanitarias cuestionables, el número de personas que utilizan la herramienta crece aun más. Por ejemplo, horas después de que estallara la historia del falso ginecólogo, la gente corrió a la plataforma Dodgy Doctors para fijarse en otros doctores. El número de solicitudes por SMS se elevó de 30 a 720 en solo dos días.

“Nos alegra que cada vez más personas estén usando la plataforma”, dice Joseph Kariuki, editor de contenidos digitales del Star. "Hemos visto a los números crecer, y se han asignado recursos para comercializar la herramienta en todo el país. No es algo que solo funciona para aquellos que viven en las ciudades; se puede usar en todo el país”.

El diario invirtió recursos adicionales para una campaña de sensibilización que ha generado un mayor interés en las páginas de salud del Star, en donde puede encontrarse Dodgy Doctors. La campaña ChungaDaktariBandia (“Cuidado con los falsos médicos”) ha salido por radio, televisión, redes sociales y medios impresos, y ha contribuido a un aumento de 15% a 20% en el tráfico a las páginas de salud del Star. La campaña también ha llevado a un aumento en el número de personas que utilizan la herramienta. En febrero, 7.120 usuarios enviaron 6.000 solicitudes por SMS.

El éxito de Dodgy Doctors también ha contribuido a un cambio en la política gubernamental. El 19 de febrero pasado, el gobierno emitió un comunicado conminando a todas las juntas y asociaciones responsables del registro de profesionales de la salud a crear sus propios servicios SMS para permitir al público a identificar a sus miembros.

"Para mejorar la protección del consumidor, la Junta Médica de Profesionales de Kenia y la Junta de Farmacia y Venenos pondrán a disposición un código SMS que permitirá al público conocer si sus proveedores de servicios de salud están debidamente registrados”, dice el comunicado.

Esta directiva es parte de una iniciativa de resultados rápidos de 12 puntos que el gobierno puso en marcha para mejorar la prestación de servicios de salud en 100 días. Se aplica a las juntas y concejos responsables del registro de farmacéuticos, a técnicos de laboratorios y a profesionales clínicos. Una semana antes de que se emitiera el comunicado de la Comisión de Salud de la Asamblea Nacional y el Ministerio de Salud, la Junta de Médicos de Kenia hizo obligatorio para todos los médicos usar identificaciones con fotos para asistir a los pacientes.

La aguda escasez de médicos en Kenia abre una amplia puerta para que operen los impostores. Con solo 11.500 médicos para servir a una población de 44 millones de personas, no es de extrañar que haya personas que vean la situación como una oportunidad de enriquecimiento personal. Muchos centros de atención de salud pública están lejos, repletos, mal equipados y a veces faltan los medicamentos. Los keniatas enfermos se ven obligados a acudir a la persona más cercana que diga tener conocimientos, a veces con resultados mortales.

Puede que la herramienta Dodgy Doctors no aborde todas las cuestiones relacionadas con la prestación de una atención médica de calidad. Pero al menos elimina de la ecuación la desesperanza e impotencia que los ciudadanos sienten a la hora de intentar confirmar la autenticidad de sus proveedores de salud. Y puesto que los médicos tienen que renovar su registro cada año si quieren seguir practicando legalmente, la herramienta ha hecho que sea imprescindible que mantengan su estado actualizado.

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr, vía jasleen_kaur.