Un sitio ayuda a los periodistas a mejorar sus acuerdos freelance

porLinda A. Thompson
Dec 10, 2019 en Freelancing
Signing a contract

Nick Kivits era pésimo negociando en los comienzos de su carrera. Cuando un editor le enviaba un contrato estándar para freelancers, el periodista holandés leía rápidamente, firmaba y lo devolvía. "Los primeros años lo hice todo mal", dice. "Firmé todo lo que me pusieron enfrente".

Eso fue hace más de 10 años. Hoy Kivits se ha convertido en una de las figuras más visibles liderando mejores términos y contratos para los periodistas independientes en los Países Bajos.

Freelancevoorwaarden.nl

Kivits ha analizado y evaluado acuerdos estándar para freelancers de tres docenas de publicaciones para que los periodistas locales puedan comprender mejor las consecuencias de los términos que aceptan y aprender a distinguir entre lo bueno, lo malo y lo feo. "Es de vital importancia que las personas sepan qué hay en esos términos y lo utilicen para intentar negociar un mejor trato", dice.

En su sitio web freelancevoorwaarden.nl, Kivits explica los detalles y términos de los contratos, como cuánto tiempo puede una empresa reutilizar un artículo, si pueden revenderla a terceros y qué implican las disposiciones de responsabilidad legal. Lo hace en un formato de preguntas y respuestas, usando un lenguaje simple y un tono que es a la vez conversacional y un poco irreverente. Por ejemplo: “¿Me pagarán extra por republicar mi nota?" Respuesta: "Jaja. No".

El sitio web recibió apoyo técnico y de marketing del colectivo de periodistas holandeses De Coöperatie, y respaldo financiero de Lira Auteursfonds Reprorecht, la organización local de derechos de autor para escritores y autores. La home atrae entre 500 y 1.000 visitantes por mes y también incluye una sección con artículos, ensayos cortos, consejos para negociar y un video en el que Kivits explica los términos legales clave que se encuentran en la mayoría de los acuerdos.

 


Kivits trabaja como periodista freelance cubriendo tecnología, espacio e innovación, y fundó el sitio web en 2018 en momentos de una creciente indignación debido a las bajas tasas de facturación de los freelancers en los Países Bajos. Los reporteros gráficos realizaron una huelga nacional de un día de duración en enero y, en abril, dos periodistas iniciaron una demanda histórica y exitosa contra DPG, la editorial más grande de Holanda. Según una amplia encuesta holandesa, el ingreso anual promedio de los periodistas freelance fue de EUR24.300 el año pasado.

El sitio web de Kivits ha visibilizado los problemas que existen no solo con las tarifas que pagan a los periodistas, sino también con los acuerdos que firman.

Los problemas con los acuerdos

En comparación con otros sectores creativos, los acuerdos entre periodistas independientes y medios de comunicación se caracterizan por una transferencia de derechos de gran alcance del primero al segundo, dice Sebastiaan Brommersma, un abogado de propiedad intelectual y periodista part-time que también ha escrito para freelancevoorwaarden.nl. El Columbia Journalism Review ha calificado este proceso como una "apropiación de derechos".

En teoría, tales disposiciones y términos están en negociación porque los periodistas y los medios operan en un entorno de libre mercado. Pero en realidad, los freelancers tienen cuentas que pagar, y no quieren adquirir la reputación de ser "difíciles", señala Brommersma.

La actual relación de oferta y demanda también disminuye las ganas de los periodistas por negociar un mejor contrato. “Creo que eso es algo que siempre entra en juego en la mente de los freelancers cuando firman un acuerdo. Porque piensan: 'Si no lo hago yo, otros 10 lo harán'".

Muchos periodistas han comenzado a pedirle a Kivits que redacte términos que sean más favorables para ellos, y en enero de 2020 Kivits revelará un conjunto de "términos justos" que creó con EUR2.500 de respaldo financiero recaudados en solo siete dias de parte de 88 crowdfunders. Los términos estarán disponibles en holandés, pero Kivits dice que está abierto a la idea de traducirlos al inglés si hubiera una demanda.

Consejo para leer un contrato freelance

Kivits aconseja a los trabajadores independientes buscar en los contratos tres cosas: términos de exclusividad, términos de pago y cláusulas de derechos de autor.

Un término de exclusividad prohíbe a los freelancers vender una historia que escribieron a otros medios de comunicación. Un término de exclusividad de una semana es genial, por ejemplo. "Pueden publicar mi trabajo exclusivamente durante una semana, y luego puedo seguir usándolo", dice Kivits. "Así podrás transformar una noticia en un artículo de largo aliento en el que utilices solo una parte".

Para las condiciones de pago, Kivits aconseja no aceptar las que pueden traer problemas de flujo de efectivo. Dio el ejemplo de Pijper Media, un medio holandés que paga a los freelancers un mes después de que la revista en la que salió el artículo ya no está disponible a la venta. "Podrías llegar a esperar hasta seis meses para cobrar", dice.

Las cláusulas de derechos de autor determinan quién tiene la propiedad de una obra. Kivits recomienda no aceptar las cláusulas que transfieren completamente los derechos del freelancer a un medio de comunicación, lo que le permite a la compañía vender exclusivamente su artículo en todo el mundo, entre otras cosas. Los editores suelen no ejercer este derecho, lo cual es injusto para el freelancer, pero lo más importante es "que se trata de tu trabajo, por lo que los derechos de autor deberían ser tuyos".

Sobre todo, Kivits y Brommersma insisten en que los freelancers nunca deberían tener miedo de hacer preguntas. Aconsejan descubrir qué busca una publicación y llegar a un acuerdo en el medio que satisfaga a ambos.

Muchos freelancers piensan erróneamente que no hay espacio para negociar, agrega Kivits. Por eso no negocian nunca y terminan regalando más derechos de los necesarios o deseables.

"No siempre obtendrás todo lo que quieres, pero ese es el juego de negociación. Y, en algunos casos, debes estar preparado para retirarte”, concluye.
 

Imagen con licencia Creative Commons en Unsplash, vía Cytonn Photography.