Recomendaciones sencillas para construir credibilidad en el periodismo

porJames Breiner
Oct 29, 2019 en Engagement
Lightbulb

Los medios han estado perdiendo credibilidad durante años, y las razones son muchas. A menudo los periodistas nos hemos comportado de manera arrogante, asegurándole al público que sabíamos lo que hacíamos y que debía creernos sin más. Pero hoy el periodismo está bajo ataque, y tenemos que explicar a la audiencia por qué debería confiar en nosotros.

Hay muchas cosas que las publicaciones pueden hacer para mejorar su credibilidad, dijo Tina Kaiser, periodista de investigación de Die Welt, Alemania, durante una charla en la sede de su periódico. Allí contó sobre las políticas de su medio y mencionó el modo en que se aplicaron en historias específicas, como esta serie sobre pandillas árabes.

A continuación, sus consejos.

(1) Correcciones transparentes

Admite tus errores de forma rápida y completa, y sé transparente acerca de cómo se cometieron. Si un medio simplemente dice "esta información era incorrecta", el público tendrá dudas sobre por qué se determinó que una corrección era necesaria. ¿Fue un error honesto, una violación descuidada de los estándares periodísticos o información inexacta proporcionada por una fuente? Sin explicación alguna, los lectores podrían suponer que se realizó una corrección debido a la presión de alguna parte interesada.

(2) El “detrás de escena” de un artículo

Para cualquier tipo de historias de investigación, un medio también debe publicar una explicación de cómo se obtuvo la información, quiénes fueron las fuentes, dónde viajaron los periodistas para entrevistar a las personas e investigar, cómo se verificó la información y cualquier otra información que demuestre los estándares profesionales utilizados.

(3) El “detrás de escena” de una entrevista

Para entrevistas extensas, especialmente de figuras controvertidas o bien conocidas, un párrafo debe incluir información sobre cuándo, dónde y cómo se realizó la entrevista. Si en persona, por teléfono, por correo electrónico, en la casa u oficina del entrevistado, cuánto tiempo duró, cuándo tuvo lugar, quién más estuvo presente, si la entrevista se grabó en video o audio, y cómo se editó. Los lectores o espectadores deben conocer el contexto de las preguntas y respuestas. ¿Se trató de una conversación amigable e informal, o fue una entrevista tensa y confrontativa? Todos esos detalles pueden ayudar a los lectores a juzgar la confiabilidad de la información.

(4) Fotografía a todas las fuentes

Los periodistas deben tomar fotos de todos a quienes entrevistan, incluso si no hay intención de publicar la foto. Los editores pueden usar fotos para hacer chequeos de forma independiente y comprobar si las personas son quienes dicen ser y si se puede confiar en su información.

Publicar fotos de fuentes clave que aceptaron ser nombradas y fotografiadas ayuda a los lectores a ver los estándares profesionales utilizados para reunir y verificar información.

(5) Fotografía locaciones clave y otros elementos de la historia

Kaiser dijo que Der Spiegel podría haber evitado un gran escándalo si le pedía a su periodista que tomara una foto del supuesto letrero que decía "Fuera mexicanos", y que aseguraba estaba en las afueras de una ciudad de Minnesota a la que caracterizó como “territorio de Trump”.

Resulta que el cartel no existía y que el periodista Claas Relotius había inventado sistemáticamente muchos detalles sobre la ciudad y su gente, algo que también había hecho en numerosos artículos publicados en Der Spiegel.

(6) Publica documentos

Para las investigaciones y las piezas periodísticas largas, la publicación de enlaces a documentación, ahora posible gracias a Internet, permite a los lectores ver el material original.

(7) No uses fuentes anónimas

Para usar fuentes anónimas debe haber razones excepcionales -como la protección de la seguridad física familiar del entrevistado-, y el jefe de redacción debe explicárselas al público.

Los periodistas hoy lidian con innumerables fuentes de información, muchas de ellas descuidadamente inexactas o intencionalmente engañosas. Es preciso ganarnos la confianza del público. Como señaló Kaiser, tenemos que ser mucho más transparentes acerca de nuestros estándares profesionales. Ya no podemos suponer que las personas nos ven como una autoridad.

La transparencia es una forma de explicar a la audiencia los estándares del periodismo profesional y distinguir las publicaciones que merecen nuestra confianza de aquellas que hacen un negocio con el sensacionalismo, la exageración y la distorsión de la información.


Este post fue publicado originalmente en el blog de James Breiner, News Entrepreneurs, y es reproducido en IJNet con permiso.

James Breiner es exbecario ICFJ Knight. Fundó y dirigió el Centro de Periodismo Digital de la Universidad de Guadalajara. Visita sus sitios News Entrepreneurs y Periodismo Emprendedor en Iberoamérica.

Imagen con licencia Creative Commons en Unsplash, vía Jon Tyson.