ProPublica lanza herramienta de periodismo colaborativo

porDavid Maas
Oct 24, 2019 en Periodismo colaborativo
Collaboration

En 2016, ProPublica lanzó el proyecto colaborativo Electionland. Un año después, Documenting Hate. Ambas iniciativas movilizaron a redacciones y a periodistas de todo Estados Unidos para recabar información sobre los problemas de acceso al voto y los delitos de odio en el país. Los resultados han sido piezas periodísticas contundentes que ofrecen una cobertura integral de esos temas.

Aprovechando los éxitos y las lecciones aprendidas de esas colaboraciones, ProPublica acaba de lanzar una herramienta colaborativa de código abierto y gratuita. Llamada acertadamente "Collaborate", permite a grupos de periodistas e investigadores trabajar juntos de manera estratégica y eficiente para administrar proyectos que involucren grandes conjuntos de datos.

"La filosofía detrás es tratar de lograr que los medios trabajen más juntos y brindarles una manera física de hacerlo", contó a IJNet la directora asociada de ProPublica para Documenting Hate, Rachel Glickhouse.

"Collaborate" permite a los usuarios marcar datos entrantes y sugerencias con metadatos, explicó Ken Schwencke, periodista y desarrollador de ProPublica. "Permite que la gente que trabaja con bases de datos se comunique entre sí respecto de los datos que ven", dijo Schwencke. "Que discutan, por ejemplo, acerca de si esos datos son creíbles o si alguien está trabajando para obtener más información".

Los usuarios pueden asignarse tareas entre sí, agregar información de contacto y actualizar información compartida. También pueden agregar etiquetas para ordenar los datos.

La herramienta está diseñada para funcionar especialmente bien a la hora de reunir datos y tips en proyectos de crowdsourcing, en la misma línea que Electionland y Documenting Hate. Esos proyectos se construyeron sobre Screendoor, donde periodistas con conocimientos de programación ingresaban los conjuntos de datos de manera manual.

Con "Collaborate", los usuarios ahora podrán cargar archivos CSV y diferentes tipos de hojas de Google, lo que facilita la integración con los procesos de crowdsourcing existentes y elimina la necesidad de saber de programación.

Para desarrollar la herramienta, ProPublica se basó en el software interno que utilizaron para sus colaboraciones anteriores, llamado "Landslide".

"Landslide fue fundamental para todo esto", dijo Schwencke, su creador. "Fue construida para ingerir datos de múltiples fuentes y darle acceso controlado a periodistas de todo el país, permitiéndoles buscar y filtrar pistas interesantes y enterarse si otros usuarios del sistema estaban trabajando en determinados datos".

Schwencke construyó y personalizó Landslide para adaptarse a las necesidades específicas de ProPublica para Electionland y Documenting Hate. La idea con "Collaborate" es que cualquier redacción o periodista, independiente de ProPublica, pueda encabezar sus propios esfuerzos colaborativos de datos.

“Es una herramienta muy útil para los medios que tienen proyectos en los que están trabajando internamente y que involucren a varios periodistas y editores", dijo Glickhouse. "Nos encantaría que las redacciones colaboraran juntas, pero creo que también pueden usarlo solo para colaborar entre sus colegas".

Glickhouse espera que "Collaborate" gane fuerza no solo a nivel nacional, sino también internacional. Varias redacciones de América Latina y Europa ya han expresado interés, dijo.

El backend está disponible en inglés y español, y el código se puede encontrar en GitHub. ProPublica también publicó un manual de uso del software, así como una guía de periodismo colaborativo de datos, disponible en ambos idiomas. La guía complementaria ofrece consejos y prácticas recomendadas para trabajar en proyectos colaborativos e información sobre el ciclo de vida de tales iniciativas. ProPublica también ofrece capacitaciones virtuales para usar herramienta y ejecutar proyectos de intercambio de datos.

"Hemos estandarizado las cosas para permitir que los periodistas lleven adelante sus propios proyectos, lo que significa que podrán ingresar sus propios datos y trabajar en sus propias iniciativas", dijo Schwencke. "Esto quiere decir que cualquiera podrá desarrollar su propio proyecto inspirado en Documenting Hate o Electionland con sus fuentes de datos propias y obtener el beneficio de nuestra experiencia, ganada con mucho esfuerzo".


Imagen con licencia Creative Commons en Unsplash, vía NESA by Makers.