Content supported by

Por qué los medios digitales necesitan editores web

porChristopher Guess
Jan 26, 2016 en Periodismo digital

En los últimos 10 años han aparecido numerosos sitios de noticias. La llegada del mundo digital ha llevado a estos emprendimientos a cubrir todo, desde noticias generales a los nichos más pequeños que puedas imaginar. Durante años, estos nuevos medios han intentado imitar a sus hermanos mayores. Eso ha funcionado a veces. Otras veces, las limitaciones presupuestarias, la falta de experiencia o cuestiones puramente prácticas abruman y socavan decisiones estructurales y financieras importantes.

El error más grande y más recurrente que veo en estos nuevos medios es que ignoran el importante papel del editor web. En una publicación impresa, la idea de no tener un diseñador de página y un maquetador sería trágica para un editor. Que todas las ediciones sean exactamente iguales; que cada titular sin importar su relevancia, tenga siempre el mismo tamaño, altura y espaciado, como el día, la semana y el mes anterior, sería totalmente absurdo.

Pero en los nuevos medios digitales, esto suele ocurrir siempre.

La metodología predominante de casi todos los sitios de noticias parece ser "configura una plantilla y olvídate". Cada hora, cada día, cada mes y cada historia de última hora se ven exactamente igual. Sean móviles o de escritorio, las historias nunca cambian su aspecto: un titular de tres columnas es siempre un titular de tres columnas, incluso si hay un nuevo presidente o si el mundo está explotando.

Los emprendimientos digitales de noticias son a menudo propuestas trasnochadas, hechas por necesidad. Lanzar un medio requiere fortaleza, tenacidad y generalmente un editor que crea que se puede hacerlo todo, lo que es sumamente útil porque usualmente tendrán que hacerlo todo. Mientras que el medio podrá ganar más seguidores y empleados, la web suele ser algo que simplemente "se pasa". El editor o editora, conocido por su escritura, contrata más escritores y todo se convierte en un círculo vicioso. Los diseñadores no suelen ser quienes forjan los medios.

Los sitios de noticias son casi indistinguibles en su diseño y esto tiene que cambiar. Si, por ejemplo, unos asesinos matan sin piedad a cientos de personas en una gran metrópoli, la mayoría de los sitios ni siquiera tienen la capacidad técnica para cambiar rápidamente su diseño. Y casi seguramente no tendrán a alguien cuyo trabajo sea dar la orden de cambiarlo.

Al tiempo que los nuevos medios comienzan a hacer sus primeras contrataciones y a ir más allá del entusiasmo inicial, también tienen que superar el diseño de Wordpress. Si estuvieras lanzando una nueva revista, tu tercera contratación debería ser un diseñador de página. Si tu producto es un sitio web, en ese caso deberías contratar a un editor web.

Los sitios de noticias deben contar con alguien cuya especialidad y trabajo más importante sea tomar decisiones diarias acerca de cómo se verá el sitio. En los medios impresos, esta posición ha existido desde por lo menos fines de la década de 1800, y hacer que su equivalente digital recaiga sobre el editor de noticias es una manera segura de que nunca cambie nada. Los editores de noticias están sobrepasados de trabajo y están más preocupados por las citas y la exactitud de la información que por los encabezados y las columnas. Esto no quiere decir que los editores no tengan la capacidad de tomar esas decisiones, sino que ocuparse de eso no debería ser su trabajo. No contar con un diseñador y maquetador es suicida para una publicación impresa; no tener un editor web es casi lo mismo en una publicación digital.

Por supuesto, el trabajo de un editor web no es solamente decidir el tamaño de una columna; después de todo, una persona en esa posición es también un editor. Lo que él o ella realmente deben hacer es adaptar las historias para distintas plataformas reescribiendo encabezados e invirtiendo una gran cantidad de tiempo en decidir los titulares específicos para cada plataforma. Deciden cuándo enviar notificaciones a los lectores en sus teléfonos, y además curan enlaces y paquetes de historias archivados, reuniendo contenidos relevantes que hacen que la web sea mucho mejor que una versión impresa. Ver un sitio cambiante y actualizado atrae a los lectores, y tiene la ventaja adicional de demostrarle al staff que su trabajo no cae en un pozo oscuro.

Algunos grandes medios hacen esto muy bien. El New York Times tiene un número de personas cuya única función es decidir dónde va qué en el siempre cambiante sitio web, y adaptarlo a las aplicaciones móviles. Estos editores también se ocupan de reescribir y añadir comentarios cortos y atractivos en las noticias del día (especialmente en la espectacular aplicación NYT Now). Esto, y lo sé por experiencia personal, anima realmente a la gente a leer los artículos y, a menudo, las llevará a otras noticias para formar una experiencia más coherente. La aplicación móvil de BuzzFeed también es un gran ejemplo de adaptación y edición humana de contenidos.

Esto no quiere decir que necesites el personal, el tiempo o el dinero de estas grandes publicaciones para producir excelentes resultados. En la mayoría de las publicaciones pequeñas, una sola persona (tal vez alguien a tiempo parcial) puede manejar fácilmente el trabajo. Se ha hecho de esta manera durante décadas en los medios impresos, así que puede (y debe) hacerse en los medios digitales.

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr, vía Tom Garnett.