Periodistas o activistas: ¿dónde se traza la línea en la era digital?

porPatrick Butler
Apr 25, 2016 en Periodismo digital

El cambio hacia los medios digitales y móviles ha desdibujado la línea entre el periodismo y el activismo, y tal vez eso no sea tan malo, según periodistas y activistas que participaron en el reciente Simposio Internacional de Periodismo Online (ISOJ).

Joel Simon, director ejecutivo del Comité para la Protección de Periodistas, citó el caso del director de Wikileaks, Julian Assange. Existe un sonado debate acerca de si él debería ser considerado periodista o no.

“El debate es interesante pero en realidad es poco relevante. Si Assange fuese juzgado alguna vez por filtrar documentos, entonces todos los periodistas estarían en riesgo”, dijo. “Los periodistas son más libres y están más seguros cuando la línea que divide a periodistas y activistas es un poco borrosa”.

Simon fue panelista durante una charla del evento, organizado por Centro Knight para el Periodismo en las Américas de la Universidad de Texas en Austin.

Jake Horowitz, fundador del sitio online Mic.com, dijo que en las redes sociales los periodistas son más propensos a erosionar el muro entre su vida personal y profesional que en el pasado, cuando (al menos en los Estados Unidos) era tabú expresar públicamente cualquier tipo de opinión personal. Un tema importante en el periodismo de hoy, dijo, es el "sharability" (“compartibilidad”), y las personas tienden cada vez más a compartir cosas sobre las que sienten una conexión emocional fuerte, sea aprobación o indignación.

Sin embargo, agregó, es un mito que a los jóvenes consumidores no les importa si las fuentes que consumen son parciales o no.

“Los lectores más jóvenes dicen estar cansados de los medios partisanos; no quieren que les digan en qué creer”, dijo.

Horowitz dijo que los periodistas de su redacción hablan regularmente de temas como el cambio climático y el movimiento Black Lives Matter. Puede ser difícil para ellos pretender ser imparciales en temas que los convocan y compromenten. Pam Fine, presidenta de ASNE y directora Knight de Noticias, Liderazgo y Comunidad de la Universidad de Kansas, dio el ejemplo de un editor web joven después de la decisión de la Corte Suprema de derogar la prohibición que impedía el matrimonio entre personas del mismo sexo en Estados Unidos.

Ese editor publicó una historia que tuvo una enorme reacción positiva en las redes sociales. Un superior le dijo que se asegurara también de incluir las opiniones “de la otra parte”, dijo Fine.

“Cuando el superior se alejó, ese editor clamó "En algún momento todos los periodistas estuvieron de acuerdo en que la esclavitud estaba mal. ¿Cuándo estarán de acuerdo en que el matrimonio igualitario está bien?”

Daniela Gerson, editora de comunidad de Los Angeles Times, dio varios ejemplos de historias que publicaron en las que podía interpretarse que había algo de activismo. “Nos enteramos de cómo los hijos de los inmigrantes se sentían respecto del retrato que se estaba haciendo de sus padres, así que hicimos un video entrevistando a niños, llamado ‘Querido Sr. Trump’”. Allí, hijos de inmigrantes refutaban lo que Trump decía sobre sus padres, y no tuvimos en cuenta los puntos de vista de aquellos que apoyan las opiniones de Donald Trum respecto a la inmigración.

Emma Daly, directora de comunicaciones de Human Rights Watch, dijo que los investigadores de la organización probablemente no sean muy distintos de los periodistas. Entrevistan a todas las partes, incluso, si es posible, a los autores de violaciones a los derechos humanos. Siguen un código de conducta, especialmente cuando hacen entrevistas sobre temas delicados. Producen reportajes en profundidad que deben basarse en hechos, no en opiniones. Pero, "no nos quedamos en la historia; hacemos recomendaciones para abordar el problema”.

E incluso el periodismo se está inclinando en ese sentido, dijo, con el movimiento hacia el “periodismo de soluciones”, en el que no solo se comunica el problema, sino que se proponen maneras de solucionarlo.

Simon señaló que en los países donde trabaja el Comité para la Protección de Periodistas, a menudo se considera muy apropiado que los periodistas sean activistas, especialmente por su propia libertad para informar sin interferencia de los gobiernos.

Daly estuvo de acuerdo. "Cuando trabajas para contar historias que las autoridades no quieren ver difundidas”, dijo, “entonces, de alguna manera, eres un activista de los derechos humanos”.

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr vía Luca Sartoni.