Nuevas tecnologías: desafíos actuales de la libertad de prensa

porDana Liebelson
May 2, 2011 en El ABC del periodista

La larga represión de los regímenes autoritarios sobre los periodistas se está volcando ahora hacia los medios digitales para limitar su capacidad informativa.

Según un reciente informe de la organización Freedom House, dado a conocer este lunes 2 de mayo, solo una de cada seis personas en el mundo tuvo acceso a medios libres e independientes en 2010, lo cual representa la menor cifra de la década pasada.

Una de las causas de los bajos niveles de libertad de prensa en 2010 fue el aumento del control sobre los medios digitales por parte de los gobiernos. Otros factores que incidieron corresponden a las actividades de actores no estatales, como el crimen organizado en Latinoamérica, las regulaciones restrictivas del Estado, la violencia y la ausencia de diversidad mediática.

"Las nuevas tecnologías no deben significar nuevas formas de censura. Lamentablemente, eso es lo que estamos presenciando", señaló Frank LaRue, que trabaja para las Naciones Unidas en temas relacionados a la libertad de prensa en Guatemala.

LaRue hizo estas precisiones el lunes, cuando formó parte de un panel de defensores de la libertad de prensa y periodistas que analizaron el papel de los medios digitales para promover la prensa independiente. La sesión tuvo lugar en el Newseum, en Washington, D.C., dentro del marco de actividades organizadas por el Día Mundial de la Libertad de Prensa.

A pesar de los ataques que sufre este derecho, los autores del informe de Freedom House también hicieron referencia a las manifestaciones que se han producido en África del Norte y Medio Oriente como indicadores de que la tecnología puede cambiar y mejorar el panorama mediático.

"Internet ofrece un espacio libre en contextos opresores", subrayó Karin Karlekar, autora principal del informe de Freedom House.

Reiteradamente, los panelistas enfatizaron que la protección de la libertad de prensa tiene la misma importancia en los medios digitales como en los denominados medios tradicionales y que, de igual manera, se debe responsabilizar a los gobiernos que repriman los usos digitales, como lo son las redes sociales y los blogs.

Aunque la temática de la jornada fue la era digital, también se hizo énfasis en respaldar la libertad de prensa tradicional en países que aún no cuentan con acceso a las nuevas tecnologías.

"El acceso a una computadora aún es elitista y fugaz en gran parte de África, y los medios impresos están creciendo. No podemos promover lo nuevo a expensas de lo viejo", declaró Gwen Lister, del Instituto de Medios de Comunicación del África Austral (MISA, por sus siglas en inglés).

Otros conferencistas también expresaron que los informes sobre la libertad de prensa deben adaptarse a la nueva realidad que han creado los medios digitales.

Eric Newton, de la Fundación John S. and James L. Knight, opinó que dichos informes en el futuro deben considerar la capacidad digital como, por ejemplo, la cantidad de teléfonos celulares que hay en un determinado país.

"Si la pluma es más poderosa que la espada, solo imaginen lo que podría hacer un teléfono móvil", agregó.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) organiza las jornadas por el Día Mundial de la Libertad de Prensa para celebrar los principios fundamentales de este derecho, analizar cuál es la situación de la libertad de prensa en el mundo, defender la independencia de los medios y rendirles tributo a los periodistas que han perdido la vida cumpliendo con su deber. Para mayor información sobre la edición 2011 de la conferencia por el Día Mundial de la Libertad de Prensa, que se realizará en Washington, D.C., pulse aquí.