Content supported by

Financiación: el mayor desafío de las startups de medios en el sur global

porErica Berenstein
Mar 11 en El negocio del periodismo
Dollar sign

Cualquier buen periodista de investigación te dirá que “sigas la ruta del dinero”. Y, de hecho, los periodistas del sur global que destapan casos de corrupción y hacen que el poder rinda cuentas dicen que financiar su trabajo es el mayor de sus desafíos, incluso más grande que preservar su seguridad física.

Un nuevo informe de la profesora de la Universidad de Columbia, Anya Schiffrin, titulado “Fighting for Survival: Media Startups in the Global South”, echa luz de los problemas que enfrentan estos periodistas. Después de entrevistar a decenas de nuevas empresas de medios del sur global y seguirlas a lo largo del tiempo, Schiffrin concluye que, sin el apoyo de donantes, muchas no son financieramente viables.

"El problema siempre es financiero", dice Branko Brkic, editor de The Daily Maverick, un sitio sudafricano que ha ganado varios premios importantes, el más reciente por la investigación colaborativa sobre la familia Gupta y el caso conocido como “la captura del Estado”. "Me preocupa que los medios de comunicación puedan ser insostenibles", dice.

Graph

Medios grandes como el New York Times y el Washington Post han trabajado mucho en los últimos años para convencer a sus lectores de que vale la pena pagar por un buen periodismo. El aumento en sus suscripciones y su creciente alcance internacional indican que los lectores les han dado la razón. El informe señala, sin embargo, que para los medios de comunicación independientes de lugares como México, Malasia y Sudáfrica, apoyar el periodismo independiente con ingresos provenientes de lectores y anunciantes no es un modelo de negocio sostenible.

Periodistas citados en el informe dicen que sus lectores en India, Myanmar, Brasil y en otras partes del mundo creen en la verdad y en un análisis profundo; valoran el periodismo independiente y el hueco informativo que estos medios suelen llenar, especialmente en lugares donde los medios principales no informan sobre cuestiones importantes.

Pero, según el informe, esta valoración no se traduce en ingresos sostenibles. Muchos lectores simplemente no pueden pagar por este tipo de periodismo, o tienen miedo de apoyar a medios considerados opositores al gobierno. Los anunciantes tampoco quieren correr el riesgo.

Un ejemplo citado en el informe es el caso del Maldives Independent. En un país que ocupa el lugar 120 de 180 en el Índice de libertad de prensa de Reporteros sin Fronteras, esta premiada publicación se describe a sí misma como "a la vanguardia del impulso democrático". Sin embargo, un régimen autoritario en Maldivas puso a los anunciantes contra la espada y la pared, logrando que dejaran de publicitar en el Independent por temor a ser considerados políticamente parciales.

Publicaciones como Himal Southasian –que se mudó a Sri Lanka después de verse obligada a abandonar Nepal–, necesitan fuentes de financiamiento alternativas para continuar el trabajo esencial que están realizando, aunque han demostrado que están dispuestos a invertir en ellos mismos. Fundadores de startups y periodistas, por ejemplo, utilizaron fondos personales y familiares para que sus medios despegaran en el 43% de los casos que Schiffrin analizó, aunque solo el 16% recuperó esa inversión inicial. Esto, a pesar del hecho de que el 42% de los fundadores no se pagaban un salario a sí mismos, y aquellos que sí lo hicieron afirmaron que no era suficiente para vivir.

Así que nada de esto es suficiente. Necesitan algo más.

Graph

Los periodistas necesitan donantes internacionales para facilitar su trabajo de manera concertada y coordinada. Esto podría ayudar a brindar apoyo y capacitación a reporteros de sitios como Horizontal y Sin Embargo de México, donde corren un inmenso riesgo personal cuando informan sobre delitos y violaciones de derechos humanos en un país donde al menos 72 periodistas fueron asesinados el año pasado.

En Malasia, donde el medio Malaysiakini ha sido golpeado con repetidas demandas judiciales, el periodismo independiente es extremadamente costoso.

El informe sugiere que los donantes internacionales deberían invertir en sostener y hacer crecer a estos medios que intentan arrojar luz sobre el poder y la corrupción y que cuentan historias que otros no cuentan.


Los gráficos pertenecen al informe “Fighting for Survival: Media Startups in the Global South”, de Anya Schiffrin. 

Imagen principal con licencia Creative Commons en Unsplash, vía Jimi Filipovski.