El poder desinformador de las imágenes fuera de contexto

porLisa Fazio
Mar 3, 2020 en Fact-checking y verificación de noticias
Man looking at phone

Cuando piensas en desinformación visual, tal vez se te vengan a la mente los deepfakes: videos que parecen verdaderos pero que en realidad han sido creados utilizando potentes algoritmos de edición. Los "creadores" detrás de esos videos editan celebridades en películas pornográficas, y pueden poner palabras en la boca de personas que nunca las dijeron.

Pero la mayoría de la desinformación visual circulante involucra formas mucho más simples de engaño. Una técnica común consiste en reciclar fotografías y videos antiguos y legítimos, y presentarlos como evidencia de eventos recientes.

Por ejemplo, Turning Point USA, un grupo conservador con más de 1,5 millones de seguidores en Facebook, publicó una foto de una tienda de comestibles saqueada con el título "¡Sí! #SocialismoSucks" ("El socialismo apesta"). En realidad, los estantes vacíos de los supermercados no tenían nada que ver con el socialismo. La foto fue tomada en Japón después del gran terremoto de 2011.

 

Photo of empty supermarket shelves
El meme relaciona un texto engañoso a una fotografía legítima. Fuente: Turning Point USA

 

En otra oportunidad, después de una protesta por el calentamiento global en el Hyde Park de Londres en 2019, comenzaron a circular fotos que "probaban" que los manifestantes habían dejado el área cubierta de basura. En realidad, algunas de las fotos eran de Bombay, India, y otras provenían de un evento completamente diferente en ese mismo parque.

Soy una psicóloga cognitiva que estudia de qué manera las personas aprenden información correcta e incorrecta del mundo que las rodea. La investigación psicológica demuestra que las fotografías fuera de contexto pueden ser una forma de desinformación particularmente potente. Y, a diferencia de los deepfakes, son increíblemente fáciles de crear.

[Lee más: Desinformación, deepfakes y democracia: un diálogo con Craig Silverman]

Fuera de contexto e incorrecto

Las fotos fuera de contexto son una fuente muy común de desinformación.

El día después del ataque iraní de enero pasado a bases militares estadounidenses en Irak, la periodista Jane Lytvynenko de Buzzfeed documentó numerosos casos de fotos o videos antiguos que se presentaron como evidencia del ataque en las redes sociales. Esas fotos incluyeron las de un ataque militar de 2017 de Irán en Siria, un video de ejercicios de entrenamiento rusos de 2014 e incluso imágenes de un videojuego. De hecho, de los 22 rumores falsos documentados en el artículo, 12 involucran fotos y videos fuera de contexto.

Esta forma de desinformación puede ser particularmente peligrosa porque las imágenes son una herramienta poderosa para influir en la opinión pública y promover creencias falsas. La investigación psicológica ha demostrado que las personas tienen más probabilidades de creer en declaraciones verdaderas y falsas —como "las tortugas son sordas"—, cuando se presentan junto a una imagen. Además, es más probable afirmar haber visto en el pasado titulares que en realidad acaban de inventarse cuando van acompañados de una fotografía. Las fotos también aumentan el número de Me gusta y el engagement que recibe una publicación en las redes sociales, junto con la creencia de que se trata de un post verdadero.

Y las imágenes pueden alterar lo que la gente recuerda sobre las noticias. En un experimento, un grupo de personas leyó un artículo sobre un huracán acompañado de una fotografía de un pueblo después de la tormenta. Es más probable que recuerden falsamente que hubo muertes y lesiones graves en comparación con las personas que en cambio vieron una foto de la aldea antes del paso del huracán. Esto sugiere que las imágenes falsas del ataque iraní de enero de 2020 pueden haber afectado la memoria acerca de los detalles del evento.

Por qué son efectivas

Existen varias razones por las cuales las fotografías tienen altas chances de aumentar tu creencia en las declaraciones que las acompañan.

Primero, estás acostumbrado a que las fotografías se usen en el fotoperiodismo y sirvan como prueba de que un evento ocurrió.

En segundo lugar, ver una fotografía puede ayudarte a recuperar más rápidamente información de la memoria. Y tendemos a usar esa facilidad de recuperación como una señal de que la información es verdadera.

Las fotografías también logran que un evento sea más fácil de imaginar, lo que puede hacer que se sienta como cierto.

Finalmente, las imágenes capturan tu atención. Un estudio de 2015 realizado por Adobe reveló que las publicaciones que incluían imágenes recibieron tres veces más interacciones  en Facebook que las publicaciones con solo texto.

[Lee más: Cinco maneras de identificar imágenes manipuladas]

Sumar información para detectar manipulaciones

Periodistas, investigadores y tecnólogos han comenzado a trabajar en este problema.

Hace poco el News Provenance Project, una colaboración entre el New York Times e IBM, lanzó una prueba para explorar la manera en que las imágenes podrían etiquetarse para incluir más información sobre su fecha de origen, ubicación en la que fueron tomadas y primera publicación en la que aparecieron. Esta simple comprobación podría ayudar a evitar que se utilicen imágenes antiguas para hacer circular información falsa sobre eventos recientes.

Además, las empresas de redes sociales como Facebook, Reddit y Twitter podrían así comenzar a etiquetar fotografías con información sobre cuándo se publicaron por primera vez en la plataforma.

Sin embargo, hasta que se implementen ese tipo de soluciones, los lectores están solos. Una de las mejores técnicas para protegerse de la información falsa, especialmente con noticias de última hora, es utilizar la búsqueda inversa de imágenes. Desde el navegador Google Chrome, es tan simple como hacer clic derecho en una fotografía y elegir "Buscar imagen en Google". Luego verás una lista de todos los otros lugares en los que la fotografía ha aparecido online.

 

Online image search tools
FirstDraft, una organización sin fines de lucro que busca combatir la información falsa y mejorar el periodismo, brinda consejos para realizar una búsqueda inversa de imágenes. FirstDraft, CC BY-NC-ND


Como consumidores y usuarios de redes sociales, tenemos la responsabilidad de garantizar que la información que compartimos sea precisa e ilustrativa. Al estar atentos a las fotografías fuera de contexto, podemos ayudar a controlar la difusión de información falsa y desinformación.


Lisa Fazio es profesora asistente de Psicología en la Vanderbilt University

Este artículo fue publicado en The Conversation bajo licencia Creative Commons. Lee aquí el artículo original.