El periodismo en las favelas de Río de Janeiro se fortalece con la cercanía de los Juegos Olímpicos

porAlessandra Monnerat
Mar 2, 2016 en Miscellaneous

Mientras Río de Janeiro entra en las etapas finales de preparación para los Juegos Olímpicos de verano de 2016, medios de comunicación de todo el mundo están tratando de entender la ciudad y sus contrastes. Esto incluye, inevitablemente, entrar a las favelas repartidas por toda la ciudad y hablar de temas como la violencia de Estado, los desalojos y el racismo. Pero también explorar el arte, la música y el espíritu de las personas que viven allí.

En un esfuerzo por explicar su ciudad, los residentes de las favelas están utilizando herramientas periodísticas para contar sus propias historias.

Para la periodista comunitaria de 21 años Thaís Cavalcante, de la favela Maré en la zona norte de Rio de Janeiro (y quien trabaja en el diario O Cidadão), el uso de las palabras exactas para describir a su comunidad es esencial.
 
“Ni siquiera me gusta referirme a una ‘comunidad’. Decir ‘favela’ es la manera de describir de dónde provengo.  No es un término peyorativo”, dijo en una entrevista para el Centro Knight para el Periodismo en las Américas. “Se trata de un lugar que respeto y que amo, y por el que lucho para que tenga visibilidad. Si los residentes no comunicamos, nadie lo va a hacer por nosotros”.

De acuerdo con Rio On Watch, un sitio dedicado al periodismo comunitario de las favelas de Río de Janeiro, uno de los problemas más frecuentes que aparecen en los artículos y piezas periodísticas es el "lenguaje perezoso", es decir, el uso de términos estigmatizantes e imprecisos. Aunque este tipo de representaciones va en declive, de acuerdo a Rio on Watch, la traducción más frecuente de favela todavía es “villa miseria” o “barrio de chabolas”. La organización sugiere utilizar simplemente la palabra “favela”.

Para los residentes de las favelas, periódicos como A Voz das Comunidades, de Complexo do Alemão, y O Cidadão, de Maré, brindan un panorama más preciso de cómo es la vida ahí.

Hace poco, algunos residentes encontraron la forma de hacer escuchar sus voces a través del sitio de noticias del Guardian. En la serie “Rio Olympics: the view from the favelas” (“Olimpíadas de Río: la mirada desde las favelas”), Cavalcante, junto con vecinos y los periodistas Daiene Mendes y Michel Silva, describen su vida cotidiana en el formato de un diario personal, incluyendo noticias sobre asesinatos hechos por la policía y protestas, pero también muestras de fotografía y fiestas funk, donde los jóvenes se encuentran para bailar música regional.

Para Mendes, de 25 años, quien usa la aplicación Moments para publicar en The Guardian, es importante destacar los aspectos positivos de vivir en una favela.

“Mi trabajo es hacer que el mundo vea más allá de la típica escena de guerra entre policías y narcotraficantes. Nuestra gente está compuesta por 'guerreros' fuertes, talentosos y creativos. Estas características son demasiado importantes para ser dejadas atrás”, dijo.

Cavalcante cuenta que ella también trata de destacar las actividades culturales de su barrio. En uno de sus posts para la serie de The Guardian, describió una campaña por los derechos LGBT en su comunidad, que incluyó una exposición fotográfica, una feria de salud, un debate público y un desfile. También escribió sobre otra exposición fotográfica que reunió a “grandes fotógrafos" en Maré, como Henrique Gomes, quien documentó la vida cotidiana de una familia.

“Cubrir actividades es una forma única de mostrar nuestra realidad. La vida cultural es muy rica y muy común aquí en Maré y en otras favelas. Eso es algo que no se menciona en los medios tradicionales", dijo Cavalcante.

Al hablar de sus favelas, los periodistas comunitarios intentan ir más allá del tema que es recurrente en los medios: la violencia.

“Es muy fácil publicar historias sobre la violencia cuando existe un conflicto entre la policía y los narcotraficantes”, dice Mendes. “Pero en los medios tradicionales es difícil encontrar historias sobre los desalojos que se produjeron para construir edificios olímpicos, o sobre los cambios en las líneas de autobús que afectan a los más pobres. Trato de compartir lo que mis amigos y vecinos están hablando y pensando”.

Silva, un periodista de 21 años que trabaja en Viva Rocinha y Fala Roça, dos periódicos comunitarios de Rocinha (una favela al sur de Río), cuenta que el apoyo del Guardian ya ha hecho una diferencia.

“Cuando me identifico como periodista comunitario, el gobierno no me hace caso. Pero si digo que soy corresponsal para The Guardian, las respuestas llegan enseguida”, dijo.

Silva destacó que, aunque tienen la oportunidad de hablar a nivel global, los "favelados" todavía no están representados en los medios locales.

"Los periódicos extranjeros están dando a los periodistas comunitarios más espacio que los propios medios brasileños. Estos son más limitados, tal vez porque defienden intereses políticos. Destinar espacio para los corresponsales comunitarios es esencial para la transparencia en el periodismo”, concluyó.

Este post fue publicado originalmente en el blog del Centro Knight para el Periodismo en las Américas, y es reproducido en IJNet con permiso.

Imagen principal de Río de Janeiro con licencia Creative Commons en Flickr, vía Steve Martinez. Imagen secundaria: captura del periódico comunitario A Voz das Comunidades de Río de Janeiro. La Tercera imagen es una captura de la serie "Rio Olympics: the view from the favelas", publicada en The Guardian.