Dulce Ramos, de Animal Político, cuenta lo que espera del periodismo mexicano en 2016

porSam Berkhead
Jan 07 en La seguridad del periodista

En 2015, la violencia contra periodistas persistió en México como continuación de una declinación en la libertad de prensa que ya lleva cinco años.

Durante la última década, más de 80 periodistas mexicanos han sido asesinados y 17 están desaparecidos. En casi todos los casos, prevalece la impunidad: raramente se ha hecho justicia por los periodistas que perdieron sus vidas en el ejercicio de su trabajo.

Además, la intimidación y las amenazas de los cárteles de la droga del país –e incluso del propio gobierno– a menudo silencian a los periodistas que tratan de cubrir el crimen organizado y la corrupción.

IJNet conversó con Dulce Ramos, editora ejecutiva de Animal Político, sobre el estado actual de la libertad de expresión en México y acerca de sus expectativas en el año que acaba de comenzar.

¿En qué áreas notas que la condiciones están mejorando para los periodistas mexicanos? ¿Hay nuevos medios independientes que están surgiendo?

El boom de los medios digitales independientes en México se produjo hace cinco años. Sin embargo, algunas plataformas aparecieron en el último año o año y medio, aunque no son necesariamente proyectos periodísticos sino de contenidos, como Pictoline. Se trata de un sitio que explica las noticias con gifs e ilustraciones, pero que no realiza investigaciones ni coberturas.

Las áreas que están mejorando, creo, son las siguientes:

Actualmente, dos medios de trayectoria tienen una unidad o laboratorio de periodismo de datos. Creo que Animal Político fue pionero de este tipo de periodismo en México, pero no contamos con una unidad especial para ello. La situación tiene pros y contras. Una contra es que tenemos que lidiar con la cobertura diaria y con los proyectos especiales al mismo tiempo. Un pro es que a todo el equipo, y no solo a algunos periodistas, se los anima a pensar en el periodismo de datos, las narrativas digitales, etc. Dicho esto, sí, soy optimista respecto de la aparición de unidades especiales para esto.

El chequeado de hechos y discursos también es un factor del que se puede ser optimista. Animal Político inauguró la primera sección de verificación en un medio mexicano y unos meses después Milenio digital lanzó la suya. Nos encantaría que este tipo de periodismo se generalizara en el país. En 2016 planeamos repetir El Sabueso En Vivo, que fue una verificación en vivo del tercer informe presidencial de Enrique Peña Nieto, llevada a cabo por Animal Político y lectores que se ofrecieron como voluntarios y brindaron sus conocimientos. Este año también queremos verificar el presupuesto público.

Las alianzas, las comunidades, etc. son una gran ayuda para los periodistas mexicanos. Grupos como Chicas Poderosas o Datos y Mezcales, dirigido por el becario ICFJ Knight Juan Manuel Casanueva, permiten a los periodistas construir redes en toda Latinoamérica, compartir experiencias y expandir sus conocimientos: tres oportunidades que no tienen precio en el periodismo actual.

Por último, la financiación, las subvenciones y el dinero también son factores importantes. A pesar de que México es visto como un país de ingresos medios y gran parte de la financiación se dirige a América Central, creo que los donantes han visto que, independientemente de los ingresos, la financiación de un periodismo independiente y riguroso es una prioridad para el fortalecimiento de la democracia mexicana. NarcoData (financiado por Hackslabs, Hivos, Avina e ICFJ) y Vivir con el Narco (financiado por la Fundación Open Society) son un par de ejemplos de primera clase de periodismo de vanguardia. Creo que los periodistas mexicanos pueden aspirar a más y mayores subsidios en el futuro.

¿Los legisladores están haciendo algo por proteger a la prensa?

Sinceramente, creo que hay legisladores que están muy preocupados por la situación de la libertad de expresión en México, pero el Congreso en su conjunto no está necesariamente actuando en consecuencia. Se ha aprobado una nueva ley sobre el derecho de réplica y la Comisión Nacional de Derechos Humanos ha apelado ante el Tribunal Supremo porque considera que la norma es inconstitucional. La ley establece que, para el ejercicio de ese derecho, tienes que tener un abogado e iniciar un proceso judicial. Eso beneficia a las grandes corporaciones mediáticas que tienen fuertes lazos con el poder.

¿Animal Político hace algo para proteger a sus reporteros o para que las condiciones de trabajo mejoren para los periodistas en general?

Animal Político siempre cubre delitos o agresiones relacionadas con la libertad de expresión. Eso es mucho más de lo que puede decirse de algunos medios de comunicación tradicionales, que no consideran que el asesinato de un periodista sea una historia de primera plana. Tenemos protocolos fuertes que nuestros periodistas deben seguir cuando se encuentran en zonas de alto riesgo. Actualmente la totalidad de nuestros periodistas tienen cubiertos todos sus derechos laborales (por ejemplo, la seguridad social). Eso es poco común en otros medios.

¿Qué esperas del periodismo en México en 2016?

Más proyectos de vanguardia, premios para grandes investigaciones, plataformas y, con suerte, una clase política que pueda ser objeto de control y que se acostumbre a ser transparente. También espero que continúen las alianzas regionales para hacer un mejor periodismo en toda América Latina.

Esta entrevista ha sido editada y condensada.

Imagen principal con licencia Creative Commons de Flickr, vía Daniel Gasienica.