Consejos para elegir y guionar historias en video

porNathalia Restrepo
Sep 27, 2019 en Periodismo multimedia
Video camera

Este artículo es el cuarto de una serie a cargo de Chicas Poderosas, una comunidad global que promueve el liderazgo femenino y genera recursos para darle forma al futuro del oficio. Lee el primero, segundo y tercer post. Sigue a Chicas poderosas en TwitterInstagram y Facebook.

En la ficción suele decirse "si puedes escribirlo, puedes filmarlo”. Sin embargo, no todas las historias periodísticas pueden ser contadas en video. Limitaciones humanas, técnicas y de tiempo precisan que periodistas y productores seleccionen eficientemente las historias que quieren contar en la pantalla y diseñen meticulosamente un plan para producirlas.

A continuación, exploramos los tipos de historias que funcionan bien entre el público y algunas consideraciones importantes respecto del proceso de planificación. También te pasamos algunos tips para convertir tus ideas en guiones fáciles de concretar.

Identificar la historia

Tipos de historias

Historias ricas en datos y estadísticas que deben humanizarse. Las historias sobre inflación, desempleo, desplazamiento y temas similares tienden a estar repletas de cifras. En estos casos y para aumentar su impacto, los análisis y las conclusiones deben humanizarse y contar con un elemento emocional. El video es un recurso ideal para generar empatía con las realidades detrás de los números.

Cuando hay demasiada información y necesitas sintetizarla. Algunos temas son extremadamente complejos, y los medios generalmente cuentan esas historias en artículos densos que excluyen a una gran parte de la audiencia. En estos casos, el video puede resumir la información principal en un formato que la mayoría de la gente entiende.

Cuando encuentras un personaje extraordinario con una voz fuerte. Los personajes únicos o extraordinarios corren el riesgo de perderse en la voz del periodista, por lo que es mejor dejar que cuenten su propia historia, en sus propias palabras.

Cuando una historia tiene elementos visuales o de audio que se perderían al escribirla. Esto puede incluir coberturas sobre desastres naturales, protestas y más.

Elegir a los personajes

Una vez que has identificado la historia, debes decidir quiénes serán los personajes principales del video. ¿La mejor manera de contar la historia es a través de una fuente, un periodista o una voz en off? Considera con quién puedes ponerte en contacto rápidamente, y también evalúa quién será capaz de dar el mensaje de manera clara y concisa.

Trazar límites

Cuando los periodistas comienzan a investigar, las historias crecen y se vuelven más complejas. Un solo video no puede dar cuenta de la historia completa de una comunidad asediada por la violencia o de la evolución del movimiento feminista, por ejemplo. Seleccionar partes de la historia y dejar otras de lado no la debilita; por el contrario, el público podrá centrarse en una sola historia bien contada, en lugar de varios fragmentos dispersos.

La duración del video también impondrá límites. Al decidir la duración, considera la plataforma en la que planeas publicar el video, ya que los algoritmos de cada red social funcionan de manera diferente. Por ejemplo, Facebook prioriza los videos que tienen tres minutos o más y YouTube prioriza los videos de entre 15 y 20 minutos. Estos algoritmos cambian con frecuencia, por eso es importante estar actualizado.

Si tienes poco tiempo para filmar, pregunta si tu medio está suscrito a una agencia o un banco de imágenes desde el que puedas extraer B-roll, o imágenes de fondo, para ahorrar tiempo.

Diseñar un plan de rodaje

Una vez que sepas de cuánto tiempo dispones para filmar, debes diseñar un plan de rodaje que incluya el tiempo que subsumirá investigar, contactar fuentes, elegir un punto de vista y reunir personajes clave. Luego necesitarás tiempo para escribir el guión, filmar y editar.

Escribir un guión audiovisual

El ABC

El guión debe incluir una descripción general de la historia, así como las instrucciones para contar la historia paso a paso. Describe cada escena, incluidos los elementos de audio, video y foto.

Cada equipo tiene que determinar el formato y la complejidad del guión, de acuerdo con sus preferencias. Todos tienen que saber, interpretar y usar la misma estructura. Un esquema básico del guión podría ser:

Sample audiovisual script

Tips a tener en cuenta:

  • In y out refieren a la marca temporal en que se agregarán los elementos audiovisuales.
  • Incluye siempre el nombre de los archivos de video, foto y audio que usarás (ejemplo: AW1909, PIC10).
  • Explica dónde deben agregarse las inserciones, la voz en off y el texto.
  • Indica cuándo deseas utilizar técnicas como transiciones y efectos.
  • Incluye observaciones de diseño, así como cualquier otra observación que el director y el productor puedan necesitar.

A modo de ejercicio, te recomendamos buscar un video online que refleje la estructura que deseas y escribas su guión. Escribe todo lo que sucede y muéstralo a un amigo o colega para que te comente si hiciste un guión claro o no.

Enganchar a la audiencia

Los primeros cinco segundos de tu video son el “gancho”: la parte que hará que tu audiencia se interese en tu historia y esté dispuesta a mirar hasta el final, o no.

No existe una fórmula exacta para escribir un buen comienzo. Podría ser el personaje principal frente a la cámara diciendo algo significativo, un dato interesante o una escena con mucho poder audiovisual.

La clave es que el gancho presente la historia y a la vez genere intriga en la audiencia. Debería desencadenar un efecto emocional, y debería dejar al público haciéndose preguntas como: "¿Qué pasará con este personaje?", "¿Cómo llegamos a esta situación?", "¿Cómo se resolverá?" y "¿Qué podemos hacer para ayudar?"

Construir suspenso

No te apresures a responder cada pregunta en el primer minuto. Define qué estrategia narrativa funciona mejor para ti y para tu equipo, y crea suspenso a lo largo del video, generando diferentes picos de interés, no solo uno al principio.

Al final del guión, asegúrate de haber cumplido la promesa que le hiciste a tu audiencia y de haber presentado una historia completa. Pregúntate siempre si lograste tu objetivo.

La narración audiovisual, especialmente en las redes sociales, tiene mucha libertad. Lo único que debes respetar es el gancho; luego puedes mover las piezas como desees para mantener la intriga y conservar la atención.


Imagen con licencia Creative Commons en Unsplash, vía Sam McGhee