Cómo se utiliza Whatsapp en Tanzania para informar y producir noticias

porOmar Mohammed
Jun 7, 2016 en Periodismo móvil

En agosto del año pasado, Orton Kiishweko, periodista del Daily News de Tanzania, se encontró con una historia mientras deambulaba por la aplicación móvil de mensajería WhatsApp.

“En un grupo de WhatsApp leí que unos clérigos musulmanes tanzanos habían sido secuestrados por rebeldes del este del Congo que estaban demandando un rescate”, recuerda Kiishweko.

Una rápida búsqueda en Google confirmó las primeras informaciones. Pero los detalles eran vagos. Así que Kiishweko se contactó con funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores para que confirmaran la historia, quienes a su vez le dieron los datos de contacto del embajador tanzano en la República Democrática del Congo. “De inmediato agendé el número del embajador en mi Smartphone y le mandé un mensaje de WhatsApp”, cuenta. “Contestó dándome detalles y escribí mi historia basándome en los datos completos que acababa de mandarme”.

Kiishweko es parte de un número creciente de periodistas tanzanos que están aprovechando la popularidad que tiene WhatsApp en el país para convertirla en una herramienta periodística.

WhatsApp cuenta con más de mil millones de usuarios en el mundo. Es la aplicación de mensajería móvil más popular del planeta, solo superada por Facebook en el número de usuarios, que además la compró por 19 mil millones de dólares hace dos años.

Los medios están empezando a reconocer el potencial de la plataforma. En marzo, la BBC anunció que usará WhatsApp para distribuir un documental sobre jóvenes del Congo. En mayo, el Financial Times avisó que publicará un artículo sin costo por día a través de WhatsApp.

En África, la explosión de los teléfonos móviles ha creado una base de clientes ideal para el uso de aplicaciones como WhatsApp. Se estima que el continente representa una de las plataformas de usuarios de la aplicación más grandes del mundo.

Para muchos tanzanos, WhatsApp es sinónimo de tener un teléfono móvil. Cuando compran un nuevo dispositivo esperan que la aplicación venga incluida.

“La gente pregunta: ‘¿Este teléfono viene con WhatsApp? Si no, descárgalo por mí’”, cuenta Mike Mushi, cofundador de Jamii Forums, un popular foro online de Tanzania. “Para la mayoría de las personas WhatsApp es parte del teléfono”, agrega.

Y con algunas compañías de teléfonos móviles abaratando los costos para que los usuarios con smartphones básicos usen la herramienta, la aplicación se ha convertido en la red social preferida de los tanzanos.

“WhatsApp es la plataforma social número 1 de Tanzania”, dice Mushi. “Se usa más que Facebook”.

La prominencia de WhatsApp quedó bien en claro durante las últimas elecciones presidenciales del país el año pasado. Los partidos políticos usaron la plataforma para probar cómo eran recibidos sus mensajes: si se compartían por WhatsApp significaba que habían resonado en la gente, señalaron estrategas políticos.

Que hayan elegido WhatsApp como herramienta para medir la efectividad de su comunicación tiene que ver con el funcionamiento de la plataforma. Los usuarios de WhatsApp son, en general, parte de grupos con los que comparten contenido. Debido a esa naturaleza en red, la información puede viralizarse mucho más rápido. "Si tienes acceso a 100 grupos, y hay 100 personas en cada grupo, entonces potencialmente podrías alcanzar a 100.000 personas”, explica Mushi.

Y para los periodistas, esto significa que si algo circula por este flujo, probablemente tenga interés periodístico.

"WhatsApp es nuestro tablón de anuncios, nuestro localizador", afirma Tulanana Bohela, periodista de la BBC en Tanzania. "Cualquier historia que hagamos casi siempre la habremos escuchado primero en algún grupo de WhatsApp”.

Bohela explica que los tanzanos aprovechan la capacidad que tiene la plataforma para enviar contenidos multimedia con un mínimo gasto de datos.

Como ejemplo, cuenta la forma en que los medios informaron sobre la muerte del popular cantante congoleño Papa Wemba el mes pasado. "Empezó con un par de fotos de Wemba desmayándose en el escenario que nuestro reportero en el Congo compartió por WhatsApp”, dice. "Ese se convirtió en el punto de partida para investigar lo que había pasado".

“Es una herramienta. La usamos para producir historias de última hora mientras se desarrollan y mientras los hechos evolucionan”, agrega Bohela.

Para Mushi y Jamii Forums, que se especializa en noticias de producción colaborativa, WhatsApp se ha convertido en una manera de involucrar a la audiencia en el proceso de elaboración de las noticias. "La usamos para distribuir contenidos, y luego la gente puede enviar información y darnos más contexto sobre un hecho”.

Con todas sus ventajas, sin embargo, la plataforma tiene también algunas falencias. Hay información circulando por WhatsApp que puede parecer oficial pero que en realidad es falsa. Esto significa que a pesar de la facilidad que tiene WhatsApp para conectar fácilmente a periodistas con posibles historias, la manera tradicional de hacer periodismo sigue teniendo vigencia.

“WhatsApp es una fuente como cualquier otra”, señala Bohela. “Y como cualquier fuente, debe ser verificada”.

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr, vía Luis.