Cómo aplicar la prueba de interés público en periodismo

porBob Eggington
Oct 31, 2011 en El ABC del periodista

Los periodistas deberían utilizar siempre la prueba de interés público antes de decidir si deben cubrir o no una noticia. En mucho casos resulta claro qué es de interés público y qué no, pero en otros es más complicado, particularmente en temas relacionados con la privacidad.

Lo primero es separar lo que es de interés público de los temas que interesan al público. No necesariamente se trata de lo mismo. El hecho de que el público esté interesado en algo no significa que sea de interés público.

Wikipedia define el interés público como “el bien común” o “el bienestar general”.

En una democracia el periodismo juega un rol fundamental en lograr ese objetivo al proporcionar información necesaria para que los ciudadanos participen del proceso democrático. Y si los periodistas son buenos en su trabajo funcionan como perros guardianes del gobierno y otras instituciones públicas.

Decidir qué es de interés público

Entonces hay una ética de servicio público en el corazón del periodismo serio. Para cumplir ese rol, los periodistas deben comportarse de forma ética. Tienen que construir y retener la confianza de sus audiencias al comportarse de forma profesional.

Media Helping Media contiene varios módulos sobre ética periodística que cubren varios de estos temas. Pero a veces hay motivos de peso para alejarse de las prácticas estándares para atraer a la atención del público un tema importante.

Es en estos casos en los que se debe aplicar “el test del interés público”. Por ejemplo, los periodistas normalmente deben ser honestos sobre quiénes son y qué hacen; siempre deberían dar sus nombres y decir para qué organización trabajan. Un periodista debe ser claro y transparente sobre sí mismo si pretende obtener información de los demás.

Sin embargo, algunas veces un periodista debe preservar su identidad para exponer delitos graves. Este es un acto de engaño, que por lo general debe evitarse pero, si se hace justicia y supone poner fin a un delito, puede estar justificado en el interés público más amplio.

La vida privada de las figuras públicas

Otro ejemplo común es la vida privada de las personas públicas. Los periodistas no deberían normalmente inmiscuirse en la vida privada de las personas. Pero puede ocurrir que la figura pública en cuestión se esté comportando de forma diferente en su vida privada que lo que él o ella está mostrando o defendiendo en público.

En este caso, la intrusión por parte de los medios –que en general es una práctica objetable- expone la hipocresía y deshonestidad, pero la intrusión debe ser explicada claramente y ser percibida como parte del interés público mayor.

Las cosas se vuelven más complicadas cuando la noticia en cuestión de hecho concierne a un periodista quebrando la ley o incitando a alguien más a hacerlo. Algunos países incluyen “el interés público” en su sistema legal. Por ejemplo, en el Reino Unido existe una ley que protege a las personas que denuncian delitos o malas prácticas en sus lugares de trabajo.

Entonces, si quieres publicar un artículo controversial porque consideras que es “de interés público”, es recomendable que verifiques si existe un marco legal que te proteja.

¿La sociedad se beneficiaría con la publicación de tu material?

La pregunta clave es siempre si la publicación de la noticia tendrá beneficios mayores desde el punto de vista social que el perjuicio provocado por el mal comportamiento periodístico. Esa decisión puede implicar hacer una reflexión delicada y difícil, y cada caso debe ser considerado según sus circunstancias particulares. Si te equivocas, podrías dañar la organización para la que trabajas y perjudicar a la sociedad en general.

Por tanto, la decisión no debe ser tomada sólo por un periodista. Siempre consulta con tus superiores. Debido a que lo que está en juego es tan importante, la decisión debe ser tomada por el editor o por la máxima autoridad del medio para el que trabajas.

Justificaciones de interés público

Si finalmente decides que la historia debe ser publicada, probablemente sea porque su publicación logrará algunos de estos puntos:

  • Enmendar un daño importante
  • Publicar información que afecta el bienestar y la seguridad de la sociedad
  • Mejorar el entendimiento y la participación del público en un debate sobre un tema relevante
  • Generar una mejor rendición de cuentas y más transparencia en la vida pública.

Nada de esto es sencillo. Los periodistas luchan con estos temas todos los días. Y hay muchos factores en juego que ni siquiera mencionamos en este artículo. Pero si aplicas la prueba de interés público de forma correcta, habrás cumplido con el más alto propósito del periodismo.

Este artículo fue publicado originalmente en el sitio web Media Helping Media y es reproducido en IJNet con autorización del sitio. Puedes acceder al artículo original (en inglés) aquí.

Media Helping Media es un sitio web que provee recursos de forma gratuita para periodistas que están trabajando en Estados en transición, países post-conflicto y áreas en las que la libertad de expresión y la libertad de prensa están bajo amenaza.