Al entrevistar a víctimas de hechos traumáticos, ten precaución y compasión

bySherry Ricchiardi
Nov 09 in Temas especializados

Durante mi carrera, he entrevistado a decenas de personas cuyas vidas han sido destrozadas por el trauma. Y cada vez que debía abordarlas, me preocupaba por el efecto que mi trabajo podía tener sobre su sufrimiento.

¿Mi misión periodística justificaba sondear en el dolor privado? ¿Fui demasiado insistente para conseguir detalles? ¿Fui respetuosa y empática? ¿Hice algo positivo por ellos?

A lo largo del camino, aprendí una valiosa lección: cuando se convierten en parte de las noticias, los periodistas necesitamos comprender mejor cómo tratar a las víctimas del trauma.

La mayoría de las víctimas y sobrevivientes enfrentan un muro de dolor después de un evento traumático. ¿Cómo podemos llegar a ellos sin infligir más malestar? ¿Qué debemos evitar hacer?

“Nunca digas ‘Entiendo cómo te sientes’, porque no lo entiendes, incluso si también has experimentado una tragedia”, dice el experto en medios Steve Buttry. “Ese es el error más grande que puede cometer un periodista al abordar a una víctima del trauma. Un mejor acercamiento es: ‘Me gustaría contar tu historia’. Esa manera de hablar implica que se trata de su historia, y les da control”.

Al entrevistar a refugiados que huyen de la violencia en su tierra natal, Buttry los impulsa suavemente a hablar sobre sí mismos.

"Algunas víctimas del trauma encuentran liberador y terapéutico hablar de sus experiencias", sostiene Buttry. "Si dicen que no, quizás no estén lo suficientemente avanzados en su recuperación como para sentirse cómodos hablando de sí mismos. Respeta su dolor y ten en cuenta que tus preguntas podrían infligirles más”.

Buttry ofrece los siguientes consejos para abordar a las víctimas del trauma:

Nunca asumas que dirán que no

"Esta es una de mis reglas de oro: vas a asumir (a veces correctamente) que el sobreviviente de un desastre o una madre en duelo no querrán hablar contigo. Pero se trata de sus historias, no de la tuya. Diles que quieres contarla. Si te dicen que sí, siéntete honrado y cuenta bien su historia. Si te dicen que no, ofrece contarla más adelante, si aceptan".

Pregunta sobre ellos, no solo sobre lo que les pasó

“Comienzo preguntando cosas mundanas. Quiero saber acerca de la vida de la persona, no solo para empezar a dialogar, sino para comprender más y darle contexto a mi historia... Hablo de la familia, la escuela, el trabajo y esas cosas. A menudo es la persona quien dirige la entrevista hacia el trauma, cuando se encuentra preparada y yo ya cuento con el contexto”.

Usa a terceros

"Algunas personas no responderán directamente a tu solicitud de entrevistarlas. Pero tal vez puedas contactar a un familiar, sacerdote, director de funeraria, vecino o compañero de trabajo para ayudarte a conseguir una entrevista. Pasé 10 meses en contacto con la sobrina de una superviviente de abuso doméstico antes de conseguir finalmente una entrevista”.

Buttry es director de medios estudiantiles en la Escuela Manship de Comunicación Masiva de la Universidad Estatal de Luisiana. Puedes encontrar más consejos suyos aquí.

El Centro Dart para el Periodismo y el Trauma es otro recurso excelente. Es altamente recomendado el video Getting it right – ethical reporting on people affected by trauma, en el que víctimas y sobrevivientes cuentan en sus propias palabras de qué modo han sido tratados por los medios. 

Cuando ofrezco capacitación periodística en Pakistán, Sudán del Sur y otras zonas de conflicto, uso juegos de rol y ejercicios para enseñar a entrevistar a las víctimas del trauma. Además utilizo materiales del Centro Dart y de mi propia experiencia. Algunas reglas nunca cambian:

  • Al abordar a una víctima, identifícate con la mayor amabilidad posible antes de hacerle preguntas. Dile que el material podría ser publicado.
  • Trata a la persona con dignidad y respeto.
  • Durante tu presentación, simplemente di “lamento lo que estás atravesando” o “lamento lo ocurrido”. Déjale saber a tu entrevistado que le importas.
  • Dale a la persona una sensación de control. Pregúntale dónde desea ser entrevistada o si quiere que alguien la acompañe.

Y principalmente, no le hagas daño.

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr, vía jsawkins.