5 tips de George Packer para reportear

porSteve Myers
Dec 1, 2010 en El ABC del periodista

George Packer, del New Yorker, ha escrito sobre los votantes descontentos en Ohio y los asediados propietarios de viviendas en Florida; la gran ciudad de Lagos, Nigeria, y el oprimido Birmania. Ha descrito la peligrosa situación de los iraquíes que traducen para los militares norteamericanos y las prácticas de los senadores que lo hacen todo, menos deliberar sobre las cuestiones importantes.

¿Cómo lo hace para saber de estos temas tan diversos y hablar de ellos en los bares y hay hours? ¿Más increíble aún, cómo lo hace para escribir sobre ellos para The New Yorker?

Packer, quien estará en Poynter la noche del martes para una charla titulada "¿Está Estados Unidos en decadencia?" Habló conmigo por teléfono acerca de cómo se entra en un territorio desconocido para informar sobre temas tan complejos. Aunque la mayoría de los periodistas no pasan la cantidad de meses que dedica él a cada tema, sus técnicas pueden aplicarse a todo tipo de reporteo.

No vaya sin informarse

Aunque Packer se basa en la vieja escuela para reportear, antes de ir a cualquier parte lee mucho, desde noticias a libros de historia, relativos al tema.

"La ignorancia y el intento de ponerse al día no son herramientas útiles en este negocio", dijo. "Tengo un periodo de intensa preparación antes de viajar, mucha investigación en Internet, hablar con gente."

Antes de su viaje a Tampa a finales de 2008 por su reportaje sobre la crisis de la vivienda, pasó alrededor de una semana leyendo noticias y material de referencia, buscando contactos, hablando con académicos. Y después pasó entre dos y tres semanas en Florida.

"Creo que tal vez lo más importante es saber sobre la historia del lugar, cosas que a veces ni los mismos locales conocen", dijo Packer. "La historia es su destino, cada lugar es el resultado de su pasado."

Encuentre un guía que le muestre la ciudad

Como muchas veces se encuentra reportando en lugares sobre los que no es experto, Packer dijo: "Necesito alguien que me introduzca al lugar y que me dé indicaciones sobre sus rincones."

Por su historia reciente en el Senado de los EE.UU., Packer se confió en la experiencia de los reporteros que conocían los pormenores de la institución, desde los empleados hasta las normas más oscuras.

Cuando decidió ir a Florida para investigar las raíces de la crisis financiera, eligió Tampa, en parte, porque un amigo podía mostrarle los alrededores. Los dos recorrieron la zona de Tampa Bay, pasando por las subdivisiones y conversando con cualquier persona, elegida al azar. Lo que aprendió en esas entrevistas se convirtió en corazón de la historia.

Cundo entrevista a la gente, sigue buscando directrices. "Cuando estoy en un lugar, siempre me pregunto "¿Quién más debería hablar? ''¿Conoces a alguien en esta situación?'", dijo Packer. "Y la gente tiende a ser muy generosa con la información. La mayoría quiere contar su historia."

Ir con una pregunta guía

Packer prefiere no aproximarse a las historia con una tesis, pero sí con una pregunta base que guíe su trabajo.

Su pregunta guía en la historia del Senado fue: "¿Cuál es la cultura de este lugar?". Inicialmente, le llamó la atención cómo el moderno, fracturado Senado parece tan diferente del cuerpo colegiado de la década de 1950, representado (no del todo exacto) en la película “Advise & Consent.”

"Quería sentirme -probablemente exagerando esto un poco en mi mente- como un extranjero, un antropólogo en una pequeña cultura tribal, tratando de aprender sus costumbres, su lengua, sus normas y reglas" dijo.

Para la historia de Florida, dijo, la pregunta clave fue: "¿Por qué la crisis económica comenzó aquí? ... Sentía que sería una buena historia: cómo en un lugar pequeño comienza esto, luego se expande por todo el mundo, y llega a convertirse en un acontecimiento histórico tremendo".

Una buena pregunta guía, Packer dijo, lo dirige por un camino. Es un desafío o una clave "que yo sé que me va a llevar a datos interesantes. Y luego, voy ahí y los sigo."

Sacar provecho de la condición de forastero

Si bien es difícil capturar un lugar cuando estás reporteando, Packer dijo, "ser un extranjero le ayuda a "ver las cosas que la gente sumida en ella no puede ver."

Para su historia del Senado, un funcionario de la administración de Obama le aconsejó que "la cubriera como si Washington fuera una capital de otro país."

Empezó por pasar días en la tribuna de prensa - en general, solo - viendo los procedimientos. Aparte del pequeño personal y el presidente, los senadores, estaban solos mientras daban sus discursos. Packer dijo que parecían hablándose a sí mismos.   "Vi lo loco que es cuando los senadores dan discursos: nadie está escuchando", dijo Packer, "Y a pesar de que esa es la norma, para mí es una extraña norma. Significa que no están debatiendo, que no están deliberando."

Los periodistas que cubren Capitolio ya saben eso, Packer dijo, pero el espectador promedio de C-SPAN no. "Requiere ser nuevo en esto, no haberlo visto antes, para que te golpee," dijo.

Alex Blumberg me dijo que su ignorancia fue un activo cuando trató de entender el negocio de valores respaldados por hipotecas en su premiada historia “The Giant Pool of Money.” Los periodistas financieros estaban demasiado cerca para ver el cuadro total: "Si hubieran sabido más que yo", dijo Blumberg," la habrían explicado mucho más simple."

Captura esos pensamientos fugaces

Packer fue la primera persona que escribió blogs para The New Yorker, dos o tres veces a la semana. Pero ahora está publicando con menos frecuencia.

Por un lado, los blogs le permiten hablar directamente y, naturalmente, más a los lectores. Y le ayuda a escribir en la revista, "porque me permite trabajar las ideas a medida que se me vienen a la cabeza, de una manera que no puedo hacer cuando se trabaja una idea durante tres meses para un artículo largo para la revista."

Sin embargo, dijo que la interacción post blogs puede ser una distracción - sobre todo cuando todavía está trabajando en sus ideas. A veces, dijo, "No quiero que me respondan todavía, o no sé lo que pienso, no sé en qué lo que voy a utilizar."

Así que cuando está trabajando en un libro, como ahora, utiliza un viejo cuaderno para escribir sus pensamientos. Sea cual sea el método, es esencial guardar las ideas en un solo lugar. "Nuestros pensamientos no se quedan con nosotros si no los escribes," dijo. "Empiezan a disolverse y de repente ya no están."