Webb en la Web: Consejos para escribir contenidos largos

por Amy Webb
Aug 6, 2012 en Miscellaneous

¡Estoy de vuelta!

Ha pasado mucho tiempo desde mi última columna "Webb en la Web" y quería explicar mi ausencia. Sin embargo tengo una excusa estupenda (¡lo prometo!) y una nueva estrategia para trabajar en proyectos de periodismo de largo aliento.

A comienzos de enero me ofrecieron un contrato para escribir un libro sobre cómo conocí a mi esposo. Hace algunos años, usé matemáticas, lógica y el conocimiento de cómo funcionan algunos algoritmos con el fin de optimizar los sitios de citas online. Quería que mi perfil apareciera como uno de los más populares y quería asegurarme de tener acceso a la selección más amplia de hombres.

Lo que describo en mi libro sin duda encaja perfectamente en la categoría de innovación “disruptiva”, y no es muy diferente de lo que hago todos los días en mi trabajo. Además de evaluar y aprender sobre herramientas para periodistas (sobre lo cual escribo aquí), estoy constantemente revisando las últimas tendencias en tecnología, buscando nuevos y únicos usos para diversas tecnologías. También analizamos varios sectores en profundidad, desde bibliotecas públicas a gobiernos a corporaciones automotrices, para “desorganizar” su acercamiento hacia la tecnología.

Me enfoqué en mi libro como lo haría en cualquier reportaje de profundidad que requiere investigación y análisis. Aunque había escrito reportajes más largos para Newsweek, donde trabajé hace muchos años, me di cuenta rápidamente que organizar mis notas para un reportaje de una revista de 3.000 palabras es muy diferente a hacer el seguimiento de documentos, notas e informes para un libro de 80.000 palabras. En el camino aprendí mucho. Y desarrollé un nuevo proceso que les puede ayudar también.

Horario de edición Me dieron cuatro meses para escribir mi libro, y decidí seguir trabajando en Webbmedia Group al mismo tiempo. Entre el libro y mi trabajo en Webbmedia, necesitaba gestionar un horario de trabajo de 100 horas a la semana. Por lo tanto, necesitaba guardar un régimen de escritura muy estricto. Realicé un mapa del proyecto entero en una hoja de cálculo de Google Docs. Anoté fechas y tareas, y los puntos de chequeo para mi editor. Compartí el documento con mi editor, mis amigos cercanos y mi familia, para tener sus opiniones y para que me ayudaran también a gestionar expectativas.

Recolectando información Soy una anotadora prolífica y una amante de lo digital. He guardado diarios con abundantes detalles desde que era niña, y a medida que fui creciendo empecé a escanear y guardar archivos detallados en mi computadora. Eso me permitió regresar en el tiempo y extraer información de varios de mis discos duros y cuadernos. Como un capítulo de mi libro trata sobre la historia de citas online en los Estados Unidos, necesitaba hacer búsquedas digitales para recuperar artículos publicados en los cincuenta y sesenta. Utilicé dos estupendas herramientas gratuitas para guardar toda mi investigación de forma organizada. Usé Zotero para rastrear mi investigación en la web y usé Evernote para archivar, etiquetar y organizar el resto de mis investigaciones. Zotero funciona como una biblioteca digital para todo lo que has visto en la web, e incluso puedes guardar notas sobre cada página que estás viendo. Evernote está disponible de forma gratuita, pero yo opté por la versión paga para poder compartir mis notas con mi editor.

Hacer respaldos de mi trabajo Uno de los aspectos más aterradores de escribir 80.000 palabras es la posibilidad de que mi trabajo pueda ser destruido o eliminado. A lo mejor podría recrear unos párrafos de memoria…pero ¿381 páginas? No es posible. Entonces usé un disco duro externo para hacer un respaldo de mi computadora y también guardé todo en Dropbox, el cual es un servicio de almacenamiento e intercambio en la nube. Una de las cosas que valoré mucho con Dropbox era mi habilidad de compartir y colaborar con mi editor, y también pude crear versiones separadas que mis amigos y mi familia podían leer mientras seguía trabajando. Simplemente subía un PDF y podía compartir el enlace con cualquier persona con la posibilidad de visualización o descarga.

Por lo que entendí, mi cobertura y proceso de escritura fue “desorganizado”. El usar estas herramientas me ayudó a cumplir con mi fecha límite, pero el punto más importante resultó ser que si mi editor quería una fuente sobre algo que escribí en la página 241, podía encontrarlo rápida y fácilmente. Hubiera sido muy difícil tratar de buscar lo mismo en cuadernos de papel. ¡Qué diferencia hace la tecnología!

Imagen: Morguefile.

Amy Webb es CEO de Webbmedia Group, una agencia internacional que estudia tecnologías de punta y asesora a una base de clientes mundial entre los que se encuentran compañías de la lista Fortune 100 y Global 1000, agencias gubernamentales, organizaciones de medios de comunicación y fundaciones. Ella es la cofundadora de SparkCamp y una inversora activa y consejera de varias ‘startups’. Su nuevo libro, "Datos: Una historia de amor" (“Data: A Love Story”) será publicado por la editorial Penguin y estará disponible al público general a partir del 31 de enero. Las opiniones expresadas acerca de productos o servicios fueron formadas después de pruebas, investigaciones y entrevistas. Ni Amy Webb, ni Webbmedia Grupo o sus empleados reciben beneficio financiero alguno o de otro tipo por parte de proveedores.