Venezuela: menos libertades, más periodismo

porNilsa Varela Vargas
Sep 22, 2017 en Periodismo digital

Asfixiados por factores como la venta controlada de papel periódico, el cambio drástico en las líneas editoriales de medios tradicionales –que provocó despidos y renuncias voluntarias–, y la censura que viene perfeccionando el gobierno nacional, muchos periodistas en Venezuela apostaron por crear sus propios medios digitales.

Una evidencia de ello es que hay 72 medios del país sudamericano en el directorio de SembraMedia. De este grupo, el 43% se conformó a partir del 2014, año cargado de protestas contra el gobierno que dejaron registros inéditos de represión y otros signos antidemocráticos: más de 3.300 manifestantes detenidos, 973 heridos y 42 muertos.

Envuelto en comunicados de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), que invitaba a suprimir la transmisión de protestas para evitar el efecto imitación de la ciudadanía, el ambiente informativo se llenó de autocensura, ingrediente clave para justificar la resistencia periodística a través del nacimiento de nueve nativos digitales ese año, 16 en 2015 y seis al año siguiente.

El directorio está compuesto de apuestas al periodismo de investigación como RunRun.es, Efecto Cocuyo, El Estímulo, Crónica Uno y Armando Info; ejemplos de periodismo colaborativo como El Pitazo, La Vida de Nos, Te Lo Cuento News; periodismo hiperlocal como Tane Tanae, Diario El Vistazo, y los dedicados al periodismo especializado, como Vida Agro y Viva el Cacao.

“Los periodistas decidieron dar un paso al frente y dicen ‘esto tengo que contarlo’, para mantener espacios y saltar barreras”, asegura Nela Balbi, directora del Instituto de Prensa y Sociedad de Venezuela.

Hasta agosto de 2017 la presión sobre los medios contabiliza 46 radios cerradas y tres canales internacionales fuera del aire, generando más incertidumbre e inestabilidad en el ejercicio de la profesión. Este dato contrasta con la cantidad de periodistas y medios digitales venezolanos que, a su vez, están siendo reconocidos con los más prestigiosos galardones: desde un Pulitzer hasta Premios Gabriel García Márquez al Periodismo.

La innovación y la flexibilidad mantienen a flote al periodismo

Las protestas registradas en el país coinciden con el surgimiento de nuevos medios digitales, y de ese contexto no pudo escapar La Vida de Nos.

Este es el medio más joven del directorio: nació en enero de 2017 como el único portal especializado en periodismo literario. Es curioso cómo la idea original de contar historias universales terminó adaptándose a la dinámica diaria de marchas y represión para visibilizar familias que tienen un preso político, un sobreviviente de violación de Derechos Humanos y temas relacionados. 

“En medio de tantas injusticias, viendo ocurrir cosas tan dramáticas, ¿cómo podíamos sustraernos de esto?”, plantea su directora y editora Albor Rodríguez. “Entramos en la vertiginosa coyuntura sin dejar de hacer lo que queremos. No hacemos cobertura; proponemos otra manera de informar”.

LVN ilustra cómo la flexibilidad ha sido clave para resistir a las adversidades. Hoy por hoy, el medio no solo cuenta con el patrocinio de empresas como Bigott, Banesco y organizaciones internacionales, sino que también ofrece capacitaciones en conjunto con El Pitazo, otro nativo digital.

La resistencia de medios digitales en Venezuela también se mide por los esfuerzos financieros que hacen para preservar su operatividad. Las campañas de crowdfunding, contenidos patrocinados y la publicidad online son cada vez más frecuentes.

En la sección de casos de estudio de SembraMedia, se puede leer el análisis de las campañas de financiamiento colectivo realizadas por Efecto Cocuyo.

El ensayo comercial La Alianza Rebelde es un logro para los encargados de negocio de los tres medios implicados –Runrun.es, El Pitazo y Tal Cual Digital–, y una propuesta innovadora para clientes potenciales que confían en el periodismo independiente.

Iniciativas offline como el Bus TV, y el retorno “en persona” de la noticia por parte de Crónica Uno, se suman a la lista de soluciones que el periodismo venezolano propone para surfear el intermitente problema llamado “conectividad”.

El objetivo siempre es el mismo, informar lo que ocurre.

Periodismo desde la diáspora

Fuera del país hay más de 2 millones y medio de venezolanos, de acuerdo al investigador Iván de la Vega, director del Laboratorio Internacional de Migraciones. Además de los lectores interesados en el acontecer nacional, también hay periodistas comprometidos con estas audiencias satélite.

El 10 de abril de 2017 los más de 300 periodistas que participaron en la investigación global de los Panama Papers celebraron el Pulitzer en la categoría periodismo explicativo. Entre ellos se encontraba la venezolana Emilia Díaz-Struck, y 15 coterráneos más que formaron parte del equipo local, coordinado por Armando.info. Díaz-Struck es profesora de periodismo en la Universidad Central de Venezuela (UCV), ex reportera en residencia en el centro de New England para la información investigativa en la universidad de Boston y Connectas; y quien fungió como editora del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación.

La dispersión de profesionales de la comunicación dio lugar a buenas prácticas de periodismo colaborativo. La cobertura de la Consulta Popular el pasado 16 de julio de 2017 reunió a 40 periodistas venezolanos en 20 países del mundo para reportar, de manera voluntaria, los pormenores del plebiscito que convocó a 7,5 millones de venezolanos dentro y fuera del país.

“Se trató de una jornada histórica para el periodismo digital, que tuvo un alcance de dos millones de personas en redes sociales y más de 10 mil visitas a nuestro website”, explicó José Rafael Mata, fundador y director creativo de Panas Digitales, portal creado por periodistas y dedicado a reunir contenidos útiles para aquellas personas que se van de Venezuela.

Impacto premiado

Después de una caída en su reputación, producto de la polarización política que se consumó con un golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez en 2002, el periodismo venezolano se reivindica con reconocimientos internacionales.

En 2017, El Estímulo, ganó el premio Cobertura Noticiosa de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) por la serie “Morir una, dos y tres veces de hambre". Por su parte, Armando.info y Connectas ganaron una Mención Honorífica por “Las últimas prisioneras de los nazis en América Latina”.

En el año 2016, Sin Tratamiento, publicado en Efecto Cocuyo, y Masacre de Tumeremo, publicado en Correo del Caroní en alianza con RunRun.es y El Pitazo, fueron finalistas del Premio Gabriel García Márquez al periodismo.

Además, la serie Radiografía Misión Vivienda: testimonios, cifras y desafíos, publicada por el portal Contrapunto, fue la ganadora del primer lugar del Concurso IPYS Venezuela 2016. El segundo fue para una investigación por corrupción publicada en RunRun.es, y el tercero para dos trabajos: uno sobre vigilancia ilegal, de RunRun.es, y otro sobre designaciones dudosas en una maternidad, publicada en Tal Cual.

Nilsa Varela Vargas es Embajadora de SembraMedia en Venezuela y fundadora de Diario El Vistazo. Síguela en Twitter.

Este post fue publicado originalmente en SembraMedia y es reproducido aquí con permiso.

Imagen de Rayner Peña. R. para El Pitazo.