Una iniciativa periodística se aboca a la evasión impositiva de las autoridades

porSherry Ricchiardi
Mar 30, 2017 en Periodismo de investigación

En 40 años, Donald Trump ha sido el primer presidente de EE.UU. en no entregar sus declaraciones de impuestos. La población ignora sus ingresos, sus conflictos de interés (si los hay) y cuánto le paga al Servicio Interno de Impuestos. Para muchos políticos, mantener sus activos en secreto es la norma.

Solo un puñado de países, entre ellos Finlandia, Suecia, Noruega y Pakistán, obligan a los legisladores a hacer públicas sus declaraciones de impuestos. Pero hoy una nueva iniciativa mundial encabezada por periodistas está presionando por una mayor transparencia.

El Tax Disclosure Project (Proyecto de Divulgación de Impuestos, TDP, por su sigla en inglés), fundado a principios de este año, es una idea de Finance Uncovered, un programa instalado en Londres que entrena a profesionales de los medios de todo el mundo para investigar la evasión de impuestos, la corrupción y el lavado de dinero.

El TDP se concibe a sí mismo como “una red internacional de periodistas de investigación de primera” que envía solicitudes de declaraciones de impuestos a políticos en lugares como India, Venezuela y Sierra Leona.

Durante la primera fase del proyecto, se pidió a 7.000 funcionarios públicos de 20 países que publicaran detalles de sus registros fiscales. Se sumarán más en la segunda ronda.

La población podrá rastrear qué legisladores fueron contactados y cuántos respondieron. Se enterará de qué países son los más transparentes y cuáles los menos. Los medios locales de comunicación podrán hacer un seguimiento: ¿Qué legisladores se negaron a cumplir y por qué? ¿Tienen algo que esconder? ¿Qué pasa con la transparencia y el derecho a la información de los votantes?

“Si los funcionarios no responden, son nombrados y puestos en evidencia. Esta campaña tiene la intención de traer de vuelta lo que los políticos han perdido: la confianza pública”, escribió el premiado periodista de investigación Umar Cheema en un artículo del 7 de marzo en The Guardian. "Mis informes sobre los impuestos de los parlamentarios de Pakistán demostraron que este es un tema que le importa a la población".

TDP le da el crédito a Cheema, que trabaja para un diario en inglés de Pakistán, por inspirar la iniciativa. Durante una capacitación de Finance Uncovered hace dos años en Londres, Cheema presentó su metodología para investigar impuestos que había sacudido los pasillos del poder en su tierra natal.

"Su presentación fue brillante. Su tenaz y meticuloso trabajo tuvo un impacto tremendo y me hizo pensar que podríamos reproducirlo a escala global ", dijo el codirector de Finance Uncovered, Nick Mathiason. "A nuestro juicio, existe un interés público claro y sustancial para que los funcionarios electos divulguen sus fuentes de ingresos y sus pagos de impuestos".

Esa, en pocas palabras, es una de las razones por las que Cheema se decidió a investigar a legisladores paquistaníes hace cinco años.

Comenzó escribiendo cartas a los 446 miembros del Congreso de Pakistán y al presidente del país, pidiéndoles que revelaran sus declaraciones de impuestos. Solo dos contestaron.

Le llevó meses obtener detalles a través de "canales formales e informales", incluyendo la ayuda de una fuente interna. La primera historia fue publicada en diciembre de 2012 por el Centro de Periodismo de Investigación en Pakistán, fundado por Cheema, y por el Centro para la Iniciativa para la Paz y el Desarrollo.

Cheema reveló que alrededor del 70% de los legisladores del país, incluyendo el presidente y 34 ministros, no habían presentado declaraciones de impuestos. Uno de cada cinco diputados ni siquiera contaba con el número que se requiere para rellenar el formulario de impuestos.

A raíz de la investigación, el flamante gobierno instituyó reglas que obligan a los candidatos a presentar declaraciones de impuestos y a pagar sanciones por evasiones pasadas. Desde 2014, dos directorios fiscales se publican anualmente en Pakistán: uno que cubre a los parlamentarios y otro que cubre a todos los contribuyentes.

El título de la historia de Cheema del 7 de marzo en The Guardian da cuenta del desafío: “Conseguimos la transparencia fiscal en Pakistán. ¿Por qué no en todas partes?”

"El silencio no es una opción; la lucha lo es. Los medios de comunicación, que se deben a la población, tienen el deber de presionar a los legisladores”, escribió Cheema, ganador del Premio ICFJ Knight de Periodismo en 2013. “No está lejos el día en el que veamos que hay políticas de divulgación de impuestos en todos los países”.

En 2010, un año antes de que comenzara su investigación sobre la evasión fiscal, Cheema fue secuestrado y brutalmente torturado por haber escrito historias que criticaban al gobierno. A pesar de que sus torturadores le advirtieron que “debía atenerse a las consecuencias” si hablaba sobre el ataque, Cheema habló. Con las heridas aún frescas, lo contó. En 2011, ganó el Premio Internacional de Libertad de Prensa del Comité para la Protección de los Periodistas.

Se invita a los periodistas a unirse al Proyecto de Divulgación de Impuestos, enviando un correo electrónico a info@financeuncovered.org. El sitio web tiene instrucciones detalladas sobre cómo buscar países y legisladores. Para aquellos que deseen permanecer en el anonimato, el sitio informa: “si tienes información sobre los activos de un político o sus impuestos que desees compartir, puedes ponerte en contacto con nosotros de forma segura usando esta plataforma".

Los 20 países que participaron de la primera fase son Argentina, Armenia, Bosnia y Herzegovina, Brasil, Chile, Costa Rica, Egipto, Guatemala, Hungría, India, Indonesia, Kenia, Nigeria, Rusia, Sierra Leona, Sudáfrica, Venezuela, Uganda y Reino Unido y Ucrania.

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr, vía Images Money. Imagen de Umar Cheema con licencia CC en Flickr, vía East-West Center.