Tendiendo puentes entre los números y el periodismo de datos

porMeredith Broussard
Jan 23, 2015 en El ABC del periodista

La habilidad de comprender los números está en el corazón del periodismo de datos. Y si eres la clase de persona que quiere volverse más especializada en matemáticas para poder trabajar en este tipo de periodismo (tal vez eres un diseñador, un estudiante o un ciudadano curioso), una manera de comenzar es pensar en un caballo.

Específicamente, me gustaría que te imaginaras un gran caballo y su jinete mirándote desde la punta opuesta de un pequeño puente de madera, que es exactamente la situación a la que me enfrenté recientemente en un bosque cerca de mi casa en Filadelfia. El caballo era enorme. El puente era pequeño y estaba desvencijado. ¿Podía colapsar a causa del peso de un caballo, un jinete y un caminante? No lo sabía. Esperé educadamente mientras el caballo y su conductor cruzaban el puente y pasaban a mi lado.

Dejando a la gefirofobia de lado, los puentes pueden desplomarse a causa de la gravedad. Una parte de la historia de la caída de un puente es humana: quién resultó herido, quién era, etc. La otra parte de la historia se basa en datos. Los puentes son parte de una infraestructura y la infraestructura es inspeccionada. Existen datos sobre la inspección de cada puente, o al menos debería haberlos (en parte, para evitar que se caigan).

Cualquier cosa que sea inspeccionada es una fuente potencial para un reportaje con datos. Encontrar oportunidades para relatar reportajes basados en datos es el primer paso hacia la alfabetización numérica.

Los datos pueden responder a algunas preguntas, pero no a todas las preguntas

Digamos que tienes ganas de escribir un reportaje inspirado en tus pensamientos sobre caballos y puentes, aunque no estés reaccionando a un colapso local (felizmente).

El primer paso es conseguir los datos. En Estados Unidos, los nombres de los puentes y los datos sobre las inspecciones (incluyendo evaluaciones estructurales y otras variables) pueden ser encontrados en la base de datos del Federal Highway Administration National Bridge Inventory del Departamento de Transporte de este país. Puedes pedir la base a través de la Ley de Acceso a la Información, pero la manera más fácil de obtenerlos es a través de la Biblioteca de Datos IRE/NICAR. La base de datos de IRE incluye información sobre el año en que el puente fue construido, cuántas vías tiene y otros datos que puedes utilizar para identificar indicadores subjetivos sobre la calidad general del puente. Incluye datos que van desde 2004 a 2013, mientras que NICAR tiene datos disponibles desde 1994. Una membresía a IRE también incluye toda clase de consejos útiles para hacer reportajes basados en datos.

El paso siguiente es hacerle preguntas a esos datos. La gente llama a esto “interrogar a los datos” o utilizarlos como fuente. No debes olvidar que los datos son tontos; solo se les puede hacer determinado tipo de preguntas.

En mis clases sobre periodismo de datos, los estudiantes a menudo hacen preguntas como: “¿La gente que anda a caballo tiene más probabilidades de morir en el colapso de un puente?" Responder esta pregunta nos requerirá calcular una correlación: una expresión matemática que intenta cuantificar la relación entre dos cosas. ¡NO INTENTES HACERLO! Los números te mostrarán rápidamente que una correlación no supone una causalidad. El mundo está lleno de correlaciones espurias, de las que se habla con mucha gracia en este blog.

Además, las correlaciones son complicadas y lleva mucho tiempo calcularlas. Para elaborar un reportaje, necesitas algo que sea fácil y rápido de calcular. Enfócate, pues, en calcular la diferencia.

La diferencia tiene dos dimensiones: una matemática y otra conceptual. Una manera sencilla de pensar en la dimensión conceptual es calcular la diferencia entre lo que es y lo que debería ser.

Por ejemplo, podemos preguntarle a los datos “¿Qué puentes en mi región no fueron inspeccionados cuando debían?”. En otras palabras, ¿cuál es la diferencia entre el momento en que los puentes deben ser inspeccionados y el momento en que realmente se inspeccionan? Cualquier puente con tránsito vehicular debería ser inspeccionado cada X meses. En Estados Unidos, la X varía de un estado a otro, pero en general se sitúa entre los 0 y los 48 meses. Los datos contienen la respuesta a la pregunta: “¿cuál es el tiempo real transcurrido entre las fechas de inspección de cada puente?". Aquí es donde entran las matemáticas. En general, la fórmula que necesitas es:

Nuevo – Viejo = Cambio

Digamos que en el lugar en el que vives, los puentes deben ser inspeccionados cada cuatro años. Cuatro años o 48 meses son 1.460 días. Si han pasado más de 1.460 días entre la “vieja” inspección (es decir, la penúltima) y la “nueva” (la última), entonces probablemente ahí tengas algo para contar. La ecuación que deberíamos hacer sería así:

  • Viejo = Penúltima Fecha de Inspección
  • Nuevo = Última Fecha de Inspección
  • Nuevo – Viejo = Cambio

Si Cambio > 1.460, entonces puedes escribir un artículo que podría titularse “Puente local pasó demasiado tiempo sin ser inspeccionado”.

Desde luego, tienes que validar tu hallazgo con periodismo tradicional. Los datos son una fuente y requieren ser confirmados, como cualquier información controvertida que provenga de cualquier otra fuente. Tienes que ir a hablar con las autoridades a cargo de las inspecciones para darles la oportunidad de contestar ante esta situación o aclarar los hechos. Verifica si realmente el puente no fue inspeccionado más recientemente, tal como sugieren los datos. Habla con un experto para enterarte de por qué no se realizó la inspección o cuáles podrían ser las consecuencias de un puente en mal estado. También puedes hablar con otros periodistas de datos, a quienes puedes contactar a través de listas de email como la de NICAR ddj.

La alfabetización numérica requiere confianza

Otro asunto a recordar en tu búsqueda por conseguir la alfabetización numérica es que tienes que leer. No solo ensayos y tutoriales de Internet; también debes leer libros. Así es como lo hacen los profesionales. Algunos libros fabulosos que se han escrito para gente común y para periodistas son Numbers in the Newsroom de Sarah Cohen, How Not to be Wrong de Jordan Ellenberg, Innumeracy or A Mathematician Reads the Newspaper de John Allen Paulos y Damned Lies and Statistics de Joel Best.

A medida que lees, deshazte de la ansiedad que te producen las matemáticas. La educación matemática que has recibido puede haberte preparado mejor de lo que crees. La matemática (en especial la matemática periodística) no es una disciplina inalcanzable que es sólo para élites, como el matemático Paulos nos recuerda en su libro Innumeracy. Allí escribe: “Casi todo el mundo puede desarrollar una comprensión funcional de los números y las probabilidades, de las relaciones y los argumentos, de los gráficos y las tasas de cambio y del papel ubicuo que todas esas nociones juegan en nuestra vida cotidiana”. Buena parte de la batalla para mejorar en matemáticas tiene que ver con la confianza. Vas a cometer errores, sin duda. Pero estás escribiendo periodismo, que es una empresa colectiva y no un emprendimiento solitario. Consulta con personas que puedan ayudarte a validar tus descubrimientos y hazlo preferentemente antes de publicarlos.

Empieza de a poco

Tu primer reportaje de datos no debe ser demasiado amplio en su alcance. Es mejor que primero hagas un reportaje de rápido impacto y luego te vuelques hacia un proyecto más ambicioso. La mejor parte de escribir sobre un puente es que no eres la primera persona en hacerlo. Escribir sobre puentes como periodista de datos es similar a diseñar un programa “Hola Mundo” si te dedicas a la informática. Es una buena manera de empezar a manejar las técnicas básicas. Busca un reportaje similar que haya sido escrito por otro periodista y localízalo. Estarás bien encaminado a mejorar tu habilidad con los números.

Un artículo sobre un puente puede ser simple y elegante, y tener fotos o un mapa que indique el alcance del problema, como este reportaje del State Journal-Register de Illinois:

“Puentes de la zona muestran su edad”

En un día promedio, 18.800 automóviles y camiones atraviesan un puente de la calle Chatham entre las avenidas Wabash e Iles. Todo ese tráfico hace de ese puente de hormigón de 46 años el más transitado de los 300 que hay en el centro de Illinois. Los funcionarios de transporte lo han etiquetado como "estructuralmente deficiente", "funcionalmente obsoleto" o ambos.

O puede ser un reportaje sobre la reacción después de un desmoronamiento, como en esta serie del Seattle Times después del colapso del puente sobre el río Skagit en 2013:

“Span no fue construido para recibir un golpe crítico”

El puente del río Skagit no era motivo particular de preocupación para los ingenieros del estado, pero los puentes de su generación fueron diseñados de una forma tal que una falla en un lugar clave podía arruinar toda la estructura.

O puede ser una investigación que abarque a todo el país, como esta pieza de 2008:

“Colapso del puente reveló vacíos en las bases de datos”

Cuando el puente I-35W colapsó hace un año en Minneapolis, funcionarios federales pidieron una inspección de emergencia en todos los puentes similares del país. Pero hubo un problema: nadie sabía cuántos había. Acá está el reportaje completo, realizado por Bill Dedman.

El periodista Bill Dedman de NBC News, que encabezó este proyecto de investigación, tomó la decisión estratégica de permitirle a los lectores encontrar puentes potencialmente problemáticos en sus vecindarios. “Hicimos una búsqueda al estilo mapquest a la que llamamos Bridge Tracker, que le permitió a lectores, televidentes y usuarios ver la información de inspecciones de puentes entre dos puntos”, escribió. Esto resultó clave porque los lectores se sienten más atraídos hacia las posibilidades interactivas que les permiten ser parte de una historia. Con este sistema, podían buscar los trayectos entre sus casas y las escuelas a las que iban sus hijos o entre sus casas y sus oficinas, y averiguar si había puentes potencialmente problemáticos a lo largo de esos caminos. Dedman también descubrió de qué manera el problema afectó a los políticos locales. "Entre los puentes no inspeccionados había uno que se encontraba entre la casa y la oficina del administrador nacional de carreteras”, escribió.

¿Hay puentes con problemas de integridad estructural entre tu casa y tu trabajo? ¿Hay un puente en tu vecindario que no te atreverías a cruzar si hubiera un gran caballo sobre él? Este es el tipo de preguntas que puedes responder empleando datos. Pregúntale a los datos de NBC News los nombres de los puentes que están camino a tu trabajo. Obtén los datos de inspección de NICAR y pregunta si estos puentes han sido inspeccionados con regularidad y qué problemas tenían, si es que tuvieron alguno. Lo ideal sería que no descubras problema alguno, pero puede que sí lo hagas. En cualquier caso, te garantizo que encontrarás algo lo suficientemente intrigante como para querer indagar más. Una vez que hayas encontrado ese único dato intrigante, te sentirás sobre un terreno familiar: tendrás una idea para un reportaje. Y habrás usado datos para encontrarla.

Meredith Broussard enseña periodismo de datos en la Temple University. Síguela en Twitter: @merbroussard, o visita su sitio web.

Este post fue publicado originalmente en PBS MediaShift y es reproducido en IJNet con permiso.

Imagen principal con licencia Creative Commons en Flickr, vía davebloggs007. Imagen secundaría del sitio web de Jordan Ellenberg.