Ser freelance en el extranjero: Bogotá en la mirada de Laura Dixon

porClothilde Goujard
Apr 11 en Freelancing

"Freelancing abroad" es una serie de IJNet que explora la vida de periodistas independientes que se han trasladado a otro país. También puedes echar un vistazo a la primera parte sobre la mudanza de Pesha Magid a Estambul.

Laura Dixon llegó a Bogotá en el otoño de 2015. La periodista británica estaba interesada en América Latina: había estudiado la región en la universidad y había trabajado previamente como periodista en Chile.

Durante años, trabajó como periodista en Londres en The Financial Times y The Times of London, pero lo que realmente le interesaba era ser corresponsal extranjera. Dada la lucha financiera que enfrentan la mayoría de los medios de comunicación, se dio cuenta de que sus publicaciones no la mandarían al extranjero. Entonces decidió convertirse en periodista freelance para lograr su sueño.

Ella y su esposo buscaron un país latinoamericano donde ambos pudieran encontrar trabajo y finalmente encontraron su nuevo hogar en Bogotá, ciudad a la que llegaron con su bebé de tres meses.

"Me costó acostumbrarme a la ciudad", dijo.

Siete meses después de su llegada, Dixon comenzó a trabajar nuevamente a tiempo completo. En ese momento, el acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y las FARC, un grupo paramilitar revolucionario, estaba en su etapa final después de décadas de conflicto. Este contexto facilitó la venta de las notas de Dixon a medios europeos, con quienes ya tenía conexiones.

"Las personas se daban mutuamente trabajo cuando no podían hacerlo", dijo. "Se ayudaban con fuentes y contactos en lugar de dificultar el trabajo de los demás".

Sin embargo, ha visto llegar más periodistas nuevos desde el acuerdo de paz y piensa que podría ser cada vez más competitivo y difícil para los recién llegados.

"Sospecho que va a ser cada vez más difícil encontrarle un lugar a nuestras notas, especialmente en medios europeos", dijo, y agregó que el mayor desafío en los próximos meses y años será mantener a los editores interesados.

Desde que se firmó el acuerdo de paz y se redujo la atención de los medios, vender historias se ha vuelto más difícil. Dixon y otros dos periodistas recibieron una subvención del Pulitzer Center on Crisis Reporting para financiar una serie sobre historias posteriores al conflicto, que son mucho más difíciles de vender.

"En el período previo al acuerdo de paz que se firmó y en los meses que le siguieron, yo estaba realmente ocupada cubriendo noticias", dijo. "Eso definitivamente cayó muy rápido y ahora no ha habido mucho interés en las historias posteriores al conflicto".

Si bien las conexiones profesionales de Dixon están principalmente en Europa, dijo que descubrió que las publicaciones norteamericanas están más interesadas en las historias que llegan desde Colombia.

Cuando llegó por primera vez, Dixon recibió ayuda de los periodistas que habían estado en la región por más tiempo. Un periodista que conoce organiza encuentros mensuales para periodistas extranjeros.

Dixon dijo que cree que Bogotá es una ciudad accesible para los periodistas independientes que trabajan para medios estadounidenses o europeos que pagan en euros o en dólares, pero señala que algunos gastos, como el acceso a Internet en el hogar, pueden ser particularmente costosos.

Advirtió sobre los continuos riesgos de seguridad, especialmente en ciertas áreas rurales como cerca de la frontera con Venezuela, donde dos periodistas holandeses fueron secuestrados el año pasado. 

"[Especialmente] como extranjera, debes estar muy atenta", dijo. 

Bogotá es una ciudad segura, pero hay algunas áreas con tasas altas de criminalidad que recomienda evitar por la noche o sin compañía. El Centro Knight para el Periodismo en las Américas y la Fundación Internacional de Medios de Comunicación para Mujeres están ofreciendo un curso online gratuito en español sobre riesgos y seguridad en América Latina.

Dixon ha notado que las personas son bastante abiertas a compartir sus opiniones, pero dijo que para algunas historias, por ejemplo sobre líderes sociales, es importante cuidar la seguridad de las fuentes. Cientos de líderes comunitarios han sido asesinados en 2017.

Uno de los desafíos a los que se ha enfrentado es encontrar información de contacto para portavoces del gobierno en sitios web oficiales. Ha tenido que encontrar nombres específicos y llamar a números de teléfono generales para ponerse en contacto con funcionarios de relaciones públicas.

"Tienes que saber el nombre de la persona e, idealmente, tener WhatsApp", dijo.

Dixon contó que la aplicación es muy utilizada en Colombia y que a menudo recibe más invitaciones de prensa e intercambios en la plataforma que a través de correos electrónicos.

También dijo que las conferencias de prensa, incluso las de las organizaciones internacionales, a menudo comienzan tarde, a veces dos horas después de la hora anunciada.

Como a veces tiene que completar notas teniendo en cuenta la hora británica, necesita tenerlas terminadas antes de la 1:00 p.m. y encuentra difícil hablar con las fuentes por la mañana.

"Ahí es cuando tener los números de móvil de todos se vuelve útil", dijo.

Dixon recomendó que los periodistas que están pensando en mudarse a Bogotá consideren formar parte de una Capacitación sobre Ambiente Hostil, ya que algunos editores requieren que los periodistas independientes realicen esta capacitación antes de enviarlos a una misión. Ella consiguió la suya a través del programa de capacitación HEFAT de la International Women's Media Foundation.

Imagen principal con licencia CC de Flickr, a través de Pedro Szekely.