Repensemos el periodismo ciudadano

por Ben Colmery
Dec 21, 2012 en Miscellaneous

Finalmente ha llegado la hora de redefinir al periodismo ciudadano.

Esta fue una de las principales conclusiones de la reunión de innovadores de noticias "Turn Up the Volume: Traer la voz al periodismo ciudadano móvil” que tuvo lugar en el Centro Bellagio de la Fundación Rockefeller en Italia durante el mes de octubre. Se llegó al consenso de que durante todos estos años hemos estado llamando al "periodismo ciudadano" con el nombre equivocado. Y que llegó la hora de rebautizarlo, ya que ese término no es el adecuado.

El problema con el "periodismo ciudadano" es que insulta a los periodistas profesionales (remunerados y rigurosamente entrenados) al compararlos con personas que en general sólo tienen una formación mínima, o ninguna formación. También alienta a que las empresas de medios piensen que los ciudadanos pueden ser una alternativa más barata a los periodistas profesionales, lo que podría degradar la calidad del periodismo. Esto, a su vez, coloca a los periodistas ciudadanos en una situación económica difícil, ya que algunas organizaciones creen que no deben pagarles. Y muchos consideran que aquellos que contribuyen con contenido no remunerado están siendo explotados.

En términos periodísticos, el nombre de "periodista ciudadano" confunde el hecho de ser simplemente una fuente de información con el de ser un experto agregador, analista y editor de información. Editorialmente, a menudo mezcla el activismo con la objetividad de una manera que pone a uno en conflicto con el otro.

Pero si no son "periodistas ciudadanos", ¿cómo deberíamos llamarles?

Uno de mis términos favoritos de los que surgieron en Bellagio vino de la mano de Harry Surjadi, quien recientemente fue Knight International Journalism Fellow en Indonesia. Surjadi está poniendo en marcha redes de ciudadanos en toda Indonesia para monitorear la implementación de los proyectos pilotos REDD+, destinados a promover el manejo sostenible de los bosques y aumentar las reservas forestales de carbono. De esta manera Surjadi capacita a los ciudadanos brindándoles herramientas de periodismo para convertirse en transmisores de información en sus comunidades. Él los llama "agentes de información". Sin embargo, no creo que el término "agente" se pueda aplicar en todos los casos.

Y de repente se me ocurrió que no sólo deberíamos cambiar el nombre al periodismo ciudadano, pero que deberíamos repensar el periodismo.

El problema es que estamos intentando definir a personas de diversas geografías, culturas, políticas, religiones, idiomas, economía, niveles educativos y objetivos personales como si todo encajase en la visión estrecha de una sola profesión. Además, esto los separara de todo el resto de las audiencias de noticias, como si sólo un subconjunto de la audiencia conocido como "periodistas ciudadanos" pudiera producir contenido.

En lugar de definir a los ciudadanos, debemos definir la plataforma o el mercado en el que existe el periodismo. Pensemos en esto como un ecosistema de noticias y de información que necesariamente incluye a los ciudadanos como componentes fundamentales para descubrir la verdad. Definir el periodismo y el ecosistema de esta manera promueve la participación y permite a la audiencia convertirse en actores que sean parte del proceso informativo. No los trata como si fueran algún grupo singular y definible fuera de la organización de noticias. Al fin y al cabo, la verdad no puede llegar solamente de los periodistas y las fuentes habituales, sino de todas las fuentes en el ecosistema.

Piensa en todos los modelos que están impulsando la innovación actual. Empresas como Apple, y cada vez más aquellas que adoptan el modelo Lean Startup, están integrando sus departamentos de diseño, ingeniería y marketing para desarrollar productos. El movimiento de la tecnología de código abierto permite a cualquier persona con una computadora colaborar con el código. Los periodistas hackers ahora prosperan en un mundo alguna vez formado por hackers y por periodistas. La propia democracia se basa en la filosofía de que el todo es mejor cuando cada una de sus muchas partes puede hacer oir su voz.

La innovación es, en gran parte, derribar las definiciones que nos separan. Esto es mucho más fácil de hacer cuando se define el espacio, en lugar de definir a las personas que ocupan ese espacio. Se trata esencialmente de lo que Apple, el movimiento de código abierto, los periodistas hackers y la democracia han hecho para cambiar el mundo. Definir individuos es la forma de crear el proceso, no la innovación.

Como profesionales que analizan lo que sucede y conectan la información, los medios de comunicación y los periodistas están en una posición privilegiada para innovar e impulsar este ecosistema de las noticias y de la información. Es por esta razón que debemos fomentar la innovación y construir el periodismo como un ecosistema y no como un producto. En este ecosistema las organizaciones de noticias, los periodistas, los políticos, los empresarios, los activistas, los habitantes de las ciudades, los habitantes de las zonas rurales, los tecno-avanzados y los tecno-limitados, y las otras personas comunes son importantes para generar y distribuir una imagen más completa de la verdad. Esto significa evolucionar para dejar de ver a la audiencia como algo existente fuera del proceso y dejar de definir a los ciudadanos como periodistas ciudadanos. "Periodista ciudadano" es un término excluyente que impide la innovación y, en el camino, insulta a todo el mundo.

A continuación, algunos buenos ejemplos de cómo se podría ver este nuevo ecosistema:

  • Uganda Speaks – Cómo Al Jazeera está utilizando mensajes de texto y Ushahidi para involucrar a los ciudadanos de Uganda a que aporten su opinión sobre Joseph Kony.

  • SeenReport – Una plataforma móvil que muchas organizaciones de noticias han utilizado para acceder a noticias impulsadas por ciudadanos.

  • Una radio participativa en África (PDF) – Un proyecto que incorpora agricultores en la creación de noticias para impulsar la seguridad alimentaria.

  • Mi Panamá Transparente – El uso de mapas online para que los ciudadanos participen en la transmisión de noticias sobre la delincuencia y la corrupción.

Ben Colmery es el subdirector de las Knight International Journalism Fellowships de ICFJ

_Imagen cortesía de lucyb_22 en Flickr, Licencia Creative Commons._