Periodista IJNet del mes: Leigh Cuen

por Jessica Weiss
Aug 6, 2014 en Periodista del mes

Todos los meses IJNet presenta a un periodista internacional que realza los valores de la profesión y ha usado el sitio web para avanzar en su carrera. Si deseas ser entrevistado debes enviar una breve reseña biográfica y un párrafo sobre cómo has utilizado los recursos de IJNet aquí.

Este mes presentamos a la periodista digital Leigh Cuen, integrante del capítulo de la Online News Association en Jerusalén, la única asociación periodísitca en Medio Oriente dirigida conjuntamente por periodistas israelíes, palestinos e internacionales.

Cuen, originaria de California y actualmente residente en Tel Aviv, ha colaborado con varios medios como Al Jazeera English, Salon.com, The Jerusalem Post, Yedioth Ahronoth (Ynet), Culture Magazine, San Francisco Public Press y World Literature Today. Además, su narrativa creativa ha sido publicada en variados lugares como el International Museum of Women, Poetica Magazine, Dagda Publishing y War, Literature & the Arts.

Cuen le explicó a IJNet por qué es esencial para los periodistas freelance construir una red de contactos profesionales, cuáles son sus perspectivas sobre la cobertura de Medio Oriente y cómo la escritura literaria le ayuda a complementar su trabajo como periodista.

¿Cómo has utilizado IJNet?

He usado IJNet para encontrar oportunidades en todo el mundo, conocer otros colegas e intercambiar habilidades y conocimientos con ellos. A través del sitio web de IJNet descubrí el “Media in Conflict Seminar 2013” en Israel. Ese seminario resultó ser una invalorable oportunidad para conocer a muchos periodistas jóvenes. He colaborado con muchos de estos colegas en posteriores reportajes, tanto para medios locales como internacionales.

A través de IJNet también aprendí de oportunidades en el Festival Internacional de Periodismo en Perugia, Italia. Esta conferencia amplió mi círculo de contactos profesionales y me dio una nueva perspectiva sobre los desafíos que enfrentan los jóvenes periodistas en el entorno digital.

Lo más importante para sobrevivir como profesional independiente es encontrar una forma de desarrollar relaciones profesionales sin tener que trabajar en una misma oficina. Los periodistas freelance necesitan mentores y colaboradores para poder desarrollar sus habilidades y sus posibilidades de acceso a la información. Especialmente si eres un periodista que viaja, es crucial formar parte de una red global como IJNet.

¿Qué es lo que más te enorgullece en tu carrera como periodista?

Estoy muy orgullosa de un reportaje de investigación que escribí sobre la poesía revolucionaria siria para Al Jazeera English por dos razones: por el contenido en sí mismo y por la forma en que descubrí esta historia.

Contacté a una de las escritoras sirias porque yo también soy poeta y fan de su trabajo; no me interesaba su militancia política. Hablamos acerca de la poesía y la identidad, y ella mencionó algunos otros trabajos recientes de otros poetas sirios. Comencé a hacer llamadas telefónicas y a tener conferencias por Skype con varios escritores sirios en la clandestinidad y en el exilio. No sabía qué era lo que estaba buscando. Simplemente hice preguntas y escuché. No me puse a escribir noticias, ni a hacer análisis políticos ni a elaborar un artículo de interés humano. Dejé que la evidencia me llevara hacia el corazón de la historia. Revisé lo que cada uno había mencionado en sus relatos, pero nunca traté de definir qué era lo que me decían. Fue un trabajo que llevó mucho tiempo, pero para mí la narración orgánica es algo muy gratificante.

¿Qué consejo le darías a los jóvenes que aspiran a ser periodistas?

No esperes obtener aprobaciones o validaciones. No esperes hasta que alguien te ofrezca un trabajo profesional por un precio justo. Si quieres ser periodista haz tu propia investigación. Sal y haz preguntas. Asegúrate de revisar todos los hechos. Si nadie va a publicar lo que escribes, comienza tu propio blog.

No trates de satisfacer las expectativas de los demás. No escribas sobre moda si lo que quieres es escribir sobre deportes. No dejes que otras personas te digan lo que es el “periodismo real". Aprende a reconocer la propaganda y siempre sé autocrítico. Tú decidirás qué tan creíble puede ser tu trabajo, así que pon tu tiempo extra en eso.

Cada reportaje tiene un punto débil. Trata de estar al tanto de los tuyos. La mejor manera de manejar tus prejuicios personales es mencionándolos. Admite cuando no tienes toda la información, cuando estuviste involucrado en una historia o cuando una de las partes se negó a hacer comentarios. Si eres sincero con lo que no sabes, los lectores confiarán en tu trabajo.

No aceptes etiquetas como que escribir sobre violaciones es un "asunto de mujeres" o que la guerra es únicamente un tema político. Si un editor cree que tu reportaje no es relevante para él, vuelve a diseñarlo. Necesitas conseguir que tu lector pueda sentir tu historia. Esa es la única forma en que podrás lograr que los lectores hagan el esfuerzo por entender tu reportaje. Lee, escucha, estudia, haz preguntas y define tu noción de éxito. Toma el control de tu propia carrera.

Especialmente en este momento histórico de tensión, ¿cómo la escritura creativa contribuye a tu punto de vista sobre el conflicto que se vive en Israel/Palestina?

En mi experiencia personal, trabajar como corresponsal en el extranjero puede llegar a ser peligrosamente explotador. La escritura literaria puede ayudarnos a liberarnos de estas dificultades a través de una especie de intimidad despiadada.

Cuando escribí para la Red de Noticias Palestinas en Belén, busque un hogar para alojarme y me quedé en casas de familias palestinas en lugar de permanecer en hoteles. Estas experiencias me hicieron más modesta.

Luego tuve la suerte de vivir con una familia israelí durante unos meses. Esto me obligó a ver mi trabajo a través de sus ojos.

Me di cuenta de cómo a veces los palestinos e israelíes se sienten como animales en un zoológico. Los periodistas extranjeros quieren ingresar a sus vidas y mostrar sus momentos de dolor para reproducir un punto de vista político. Cientos de ellos acudieron en masa a Israel y Gaza la semana pasada para documentar las atrocidades. Mientras tanto, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo dice que el 45,2% de los habitantes de Gaza en edad de trabajar están desempleados. Una vez un hombre se volvió hacia mí y dijo: "ellos obtienen una buena vida con nuestras muertes".

Puedo ver cómo israelíes y palestinos se sienten objetos de nuestra industria de medios, que sólo se preocupa por ellos cuando están luchando y después no confían en estos pueblos para que publiquen sus propias historias.

Lo que estoy diciendo no es nuevo ni único. La semana pasada, Anjan Sundaram escribió un artículo para The New York Times criticando la cobertura de eventos complejos que realizan los medios "occidentales". El galardonado periodista Simcha Jacobovici también escribió una post en su blog, culpando a los medios internacionales por su cobertura desde el lugar. No estoy de acuerdo con su prejuicio descarado contra Hamas. Pero todavía tiene razón en una cosa: en Israel y Palestina hemos aprendido que el espectáculo mediático es un arma crucial. En ambos lados, esta guerra se realiza para una audiencia global.

¿Cómo puede un periodista trabajar con su propia complicidad? Para mí, la escritura literaria es una manera de descomprimir mi piel y dejar mis motivos detrás. Trato de convertirme en otra persona y de ver el mundo a través de sus ojos.

A principios de este año, escribí un poema en base a lo que me dijo una abuela israelí acerca de su boda en 1948. Nos sentamos en su cocina. Ella me sirvió una compota (una sopa de frutas refrigeradas). Trozos carnosos de manzana se deslizaron por mi lengua. Me habló de un regalo de boda de su amigo en Gaza, un productor de manzanas. Me dijo que él arriesgó su vida para darle un regalo de bodas. Y luego ella arriesgó su vida para buscarlo después de la guerra, pero nunca lo encontró. Se preguntó si él todavía está vivo en Gaza. Se sentía impotente como consecuencia de su ausencia.

Si escribiera esta historia como periodista, informaría qué es lo que los expertos dicen que sucedió a muchos agricultores palestinos. Luego tendría que enumerar la cantidad de personas de Gaza que van a trabajar todos los días a Tel Aviv. Además esta linda abuelita trabajó en la Haganá, una milicia judía. Tal vez usaría algunos de sus testimonios para un artículo de cómo las personas pueden amarse en medio del conflicto.

El título podría ser: "La gente sigue siendo humana, a pesar de esta situación de locos".

La inclinación periodística hacia al análisis atiende un propósito muy importante. El periodismo necesita dar soluciones. Pero a veces, sobre todo en Israel y Palestina, socaba la narrativa para categorizar lo que está bien y lo que está mal, lo ilegal frente a lo legal. Tratando de moralizar una historia que debería ponerme en mi rol de observador, el periodista que todo lo sabe, utiliza hechos y números para pretender que todo tenga sentido.

La perspectiva literaria me ayuda a entender la compleja situación al desactivar mi necesidad de escribir como narradora omnisciente. En la escritura creativa puedo ser simplemente un personaje. Puedo sentir, incluso aunque no pueda entender. A veces, tu artículo puede ser sobre un recuerdo. Quizás sea el recuerdo de alguien que se resiste a publicar bajo su propio nombre. Tal vez es un recuerdo que podría causar dolor a sus seres queridos si se lo deja libre.

Como dijo una vez que Maya Angelou: "No hay mayor agonía que llevar una historia no contada dentro de ti". La escritura literaria da voz a esas historias que las personas sienten miedo de contar.