La serie Borders, de Vox, utiliza engagement local para producir sus episodios

porChristine Schmidt
Sep 4, 2018 en Miscellaneous

Si vas a intentar humanizar lo que ocurre en la frontera entre dos países en conflicto, probablemente deberías comenzar por buscar las opiniones y puntos de vista de las personas que viven allí.

Y aunque sea fácil (o relativamente fácil) entrar y preguntar a los primeros migrantes, guardias fronterizos o vendedores que veas, hacer tus deberes de antemano puede ser beneficioso. Esa fue la premisa de Borders, la serie de videos de Vox de Johnny Harris y la productora Christina Thornell.

Después de vivir cerca de la frontera entre Estados Unidos y México, en Tijuana, "quería humanizar las líneas del mapa", cuenta Harris. "Quería observar un mapa, acercarme y mirar a las personas y las historias que rodean a esa forma que solemos ver desde más de 9.000 metros de altura".

Harris, un aficionado a las relaciones internacionales, propuso la idea hace unos años, a partir de la que ya han surgido tres temporadas de cinco o seis episodios cada una.

La primera temporada se centró en seis fronteras diferentes, desde Haití/República Dominicana hasta Nepal/China. La segunda fue una profunda inmersión en Hong Kong, que incorporó más participación de los locales, evitando así el fenómeno bastante típico del hombre blanco que un día llega de pronto a cubrir tierras exóticas.

La tercera temporada, sobre las fronteras de Colombia, aún está en producción: la convocatoria comenzó el jueves pasado tras el anuncio de Harris sobre el nuevo destino.

El equipo de video de Vox tiene solo cuatro años, como el sitio en sí. Su director, Joe Posner, señaló que Harris es la cuarta persona en unirse al equipo.

"Es una misión delicada para ayudar a explicar el mundo, pero lo que hacemos realmente es simplemente acompañar a nuestra audiencia. Somos tan curiosos como ellos", dice Posner.

Esta no es la primera vez que Vox (con un equipo de engagement de cuatro personas) ha buscado las ideas de la audiencia para producir sus videos. Para Explained, su programa semanal en Netflix, los productores utilizaron la información de sus seguidores para los episodios sobre e-sports y K-pop. Vox también hizo un video sobre lo que los estudiantes de secundaria realmente piensan acerca de los tiroteos escolares, basándose en una encuesta después del tiroteo de Parkland que obtuvo 1.635 respuestas.

La idea de Borders fue diferente porque el enfoque se decidió desde el principio. "Tuve la sensibilidad para darme cuenta de que no soy un experto en esos lugares; soy un extraño y no soy la persona que debe explicarlos”, observa Harris.

Blair Hickman, directora de audiencias de Vox, explica la forma en que aumentaron el engagement en cada temporada. Para la primera, sabiendo que tendría un enfoque más amplio, Harris hizo un video en el que pedía a los seguidores que sugirieran lugares para cubrir. Hickman diseñó un formulario para reunir ideas y el equipo recibió 7.000 respuestas en un mes.

Mientras Harris exploraba los lugares a filmar, el equipo de engagement flexionó los músculos de la página de Facebook de Harris creando una especie de "centro comunitario", describe Hickman, para compartir el viaje con sus 69.000 seguidores.

Para la segunda temporada en Hong Kong, Harris y Hickman crearon una red de seguidores locales que querían participar o ayudar a la creación de los videos de alguna manera, utilizando este formulario y otras convocatorias. "Esperábamos 40 respuestas y obtuvimos más de 700", cuenta Hickman. "En las semanas previas a sus viajes, enviamos emails periódicos solicitando sugerencias sobre qué explorar".

Esas solicitudes fueron diseñadas para encontrar posibles entrevistados y fixers locales que ayudaran con las gestiones para filmar con drones, y con otros componentes de la historia de la frontera, como un artesano de luces de neón y personas viviendo en casas-jaula en el mercado de viviendas de Hong Kong. Ya en el lugar, Harris envió un email a la red para ver si alguien quería reunirse y tuvo que hacer una lista de espera con 400 personas interesadas. Estableció un lugar de reunión con espacios de tiempo de 15 minutos para que los interesados pudieran chatear con él, y terminó caminando con algunos de ellos, que le describieron la historia de los lugares en los que vivían.

Todo el trabajo de engagement comenzó antes. "Leyendo y releyendo 400 opiniones de locales sobre la relación entre China y Hong Kong aprendí mucho sobre sus sentimientos. Una vez llegado a Hong Kong ya había interactuado con parte del lugar", explica Harris.

Ahora el programa se traslada a Colombia, pero la red en Hong Kong permanece. Hickman cuenta que esperan que la audiencia local se mantenga interesada en Borders y continúe viendo la próxima temporada. También esperan que Vox pueda contar con ellos para ayudar a conseguir futuras historias. Sin embargo, las historias que contará Harris en la próxima temporada dependerán de las ideas que reciban de quienes viven allí.

La programación de video de Vox se ha mantenido fragmentada, con un enfoque simplificado en el que una persona es responsable del video, desde la propuesta hasta su lanzamiento. Además de su incursión en Netflix con Explained, también se han apoyado en Facebook Watch, tanto para obtener fondos como para aumentar la audiencia. "En términos más generales, estamos tratando de crecer en las diversas etapas del video que existen", explica Posner.

Este post fue publicado originalmente en NiemanLab y es reproducido en IJNet con permiso.

Imagen: captura del video promocional de Vox.