Fotoperiodismo y nuevas tecnologías: ¿una relación inevitable?

porClothilde Goujard
Dec 21 en Periodismo multimedia

Esta es la segunda entrega de una serie de seis partes sobre nuevos desafíos del fotoperiodismo. Para leer la primera, haz clic aquí.

Hace algunas semanas, la fotoperiodista independiente Allison Shelley estaba cubriendo una manifestación para la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por su sigla en inglés) cuando se encontró haciendo algo cada vez más común: tomó una "foto rápida con su iPhone" para subir a las redes sociales de la organización.

Es solo un ejemplo de cómo los editores de fotografía están buscando otras habilidades y técnicas además de las que exige la fotografía tradicional.

Paul Moakley, subeditor de fotografía de la revista TIME, ha pasado varios años pensando en la evolución de la fotografía, particularmente en la convergencia de cámaras y teléfonos.

De su lado de la industria, dice que se necesita todavía mucho trabajo para modernizar e integrar totalmente los departamentos de fotografía. En su empleo anterior en Newsweek, los departamentos de fotografía impresa y digital estaban muy separados.

"Cuando me fui en 2009, los editores todavía trabajaban en la revista impresa y tal vez le dieran algunas fotos a los editores de la revista digital. Todavía era una etapa incómoda", cuenta.

Junto a su nueva colega Kira Pollack, decidieron poner esfuerzo para integrar los departamentos fotográficos del TIME.

"Comenzamos a poner más historias visuales online y realmente intentamos crear un lugar donde las imágenes pudiesen estar en un entorno diferente y tener una presencia fotográfica real", dijo.

Buena parte de la audiencia de TIME hoy ve las fotos de la revista primero en Facebook o en Instagram, y más tarde en la versión impresa. Moakley selecciona qué fotos funcionan para las diferentes plataformas y públicos.

Debido a estos cambios, le dan la bienvenida a fotógrafos con nuevas habilidades, como la capacidad de hacer videos y narraciones visuales creativas, que incluyen tomas horizontales de sus fotoperiodistas.

"Animaría a los fotógrafos a que se sientan cómodos haciendo videos, porque podrían encontrarse en una situación de emergencia en la que nosotros [los editores] los necesitemos. Pero hay personas que están dispuestas a filmar y otras que no, y no esperamos que todos lo hagan", dice, y agrega que el video significa mucho trabajo extra.

Para Moakley, los fotógrafos deberían aceptar hacer videos solo si son capaces de entregar imágenes y audios de alta calidad.

"Es importante para todos los fotógrafos pensar en cómo podría traducirse su trabajo en video y también en su nivel de comodidad con él", aconseja. "Debes asegurarte de que puedes ofrecer la mejor calidad para no crear una mala relación con los clientes con los que trabajas".

Tom Hundley, editor senior de fotografía en el Pulitzer Center, trabaja en proyectos que involucran iPhones y fotos, pero también está utilizando tecnologías antiguas, incluyendo técnicas de cine e infrarrojos para replicar los primeros días de la fotografía en algunos proyectos creativos.

En Francia, Marie-Pierre Subtil, editora en jefe de 6 Mois Magazine, pone el foco en la calidad fotográfica de la revista impresa y en fotorreportajes de largo aliento, dejando de lado la espontaneidad de las imágenes para redes sociales.

La revista ha tenido un buen rendimiento desde su lanzamiento en 2011, con 2.879 suscriptores y 27.000 copias de cada edición distribuidas en librerías de toda Francia.

Si bien ella usa internet para buscar historias y comunicarse con otras personas, cree que las revistas impresas todavía son relevantes para contar historias excelentes a través de imágenes y textos. A ella le encanta que la gente –familias enteras y grupos de amigos–, pueda sostener la revista impresa en sus manos, hablar sobre ella y compartirla.

Imagen con licencia C-C por Creative Commons Zero - CC0, vía Max Pixel.