Fotógrafo ganador del Premio Pulitzer comparte sus experiencias con IJNet

por Jessica Weiss
Nov 4, 2012 en Periodismo multimedia

David Hume Kennerly ha capturado con su lente ocho guerras y a todos los presidentes de los Estados Unidos desde 1968. Pero lo primero que reúne cuando empieza un nuevo proyecto no es su cámara: es el historial de la persona o del tema.

"Todos los buenos fotógrafos saben la historia [detrás de lo que fotografían]", dijo Kennerly, ganador del Premio Pulitzer de fotografía en 1972. Hacer tu tarea sobre un sujeto significa "que va a estar más que dispuesto a dejarte entrar en su vida para que puedas hacer tu trabajo".

Kennerly ha convencido a todos los presidentes de EE.UU desde Nixon que lo dejen entrar en sus vidas, capturando imágenes que van desde un retrato tranquilo de los Obama a un exuberante Ronald Reagan. Kennerly ha donado una colección de sus fotos presidenciales para la subasta anual del Centro Internacional para Periodistas.

Kennerly, cuyas fotografías han aparecido en la portada de las revistas Time y Life alrededor de 35 veces, habló con IJNet sobre su carrera, el fotoperiodismo en la era digital y cómo se mantiene inspirado.

IJNet:¿Cuál fue tu trayectoria en tu carrera como fotógrafo?

DHK: Mi experiencia con el periodismo se basa sólidamente en los medios impresos. Pero estos días, mis ingresos han pasado de ser de un 95 por ciento periodismo a ser 95 por ciento trabajo comercial. La belleza de esto es que todavía estoy tomando el mismo tipo de fotografías. Este año estuve en la India y en Haití para mi cliente más importante, Bank of America. Patrocinan a Vital Voices, una organización sin fines de lucro que administra un programa de tutoría para ayudar a mujeres emprendedoras a empezar negocios en países en desarrollo, y me fui de viaje para documentar su trabajo.

IJNet: ¿Puedes contarnos más sobre la selección de fotos que donaste a la subasta de ICFJ? ¿Qué representan estas fotos en términos de tu carrera como fotógrafo?

DHK: Mi objetivo con esta selección era enseñar momentos serios así como otros no tanto. Si quieres una colección perfecta de imágenes presidenciales, es justo eso.

IJNet: Has hablado abiertamente sobre la desaparición de los medios impresos. ¿Qué crees que son las mayores amenazas para la fotografía y el fotoperiodismo en el panorama actual?

DHK: Entiendo perfectamente el sentido práctico de los medios digitales pero me preocupa que los medios de comunicación ya no están contratando los mismos números de fotógrafos y escritores. Simplemente recogen imágenes y reportajes de otros lugares. Así hay menos personas ganando sus vidas como periodistas y fotógrafos, o por lo menos pocos están ganando un buen ingreso...

Una de las mayores víctimas es la edición de fotos. Cuando estaba trabajando para Time o Newsweek, yo siempre sabía que había alguien en la oficina que era un editor profesional y confiaba que podría escoger mis mejores fotos. No es un trabajo fácil. Pero ahora una gran parte de este trabajo está a cargo de los fotógrafos, que no son por lo general los mejores editores de sus propios trabajos. Eso afecta el negocio.

IJNet: ¿Te consideras periodista o fotógrafo?

DHK: Los dos. Todos los buenos fotógrafos conocen al sujeto… Por ejemplo, en los años 70 Time me mandó a tomar fotografías del primer ministro israelí Menachem Begin. Entre otras cosas leí su libro, La Revuelta, e investigué todo lo que podía encontrar sobre él. La primera vez que conocí al Primer Ministro estaba al corriente de su vida y eso rompió el hielo. Le complacía que había tomado el tiempo de aprender sobre él. En mi línea de trabajo, eso se traduce en un mejor acceso. Si les agradas a los sujetos, estarán más dispuestos a dejarte entrar en sus vidas para que puedas hacer tu trabajo.

No hay excusa para la ignorancia, sobre todo ahora que tenemos a Google. Te tiene que importar lo que haces y cómo lo haces. Hace una diferencia en tu cobertura.

Imagen: autorretrato tomado con un iPhone, cortesía de David Hume Kennerly.