El negocio de la independencia: periodismo sin lastres

porJames Breiner
Aug 5, 2011 en Periodismo digital

“Los periodistas independientes en Internet tienen la posibilidad de liberarse de los poderes, las prácticas y los pensamientos que han definido la prensa tradicional”, dijo Guillermo Culell, maestro de la FNPI y Director General de Gestión de Medios Regionales del Grupo El Mercurio de Chile, en una charla con los participantes del Laboratorio de Emprendimientos Periodísticos Digitales.

En esta presentación, Culell sostuvo que los medios digitales pueden crear un nuevo modelo de “negocio de la independencia” en la red, que tiene la ventaja de ser libre de:

-Influencia de poderes corporativos y políticos

-Prácticas y vicios recurrentes del periodismo, como el lenguaje acartonado

-Agendas de las jerarquías estándares

-El estigma del error que no permite arriesgarse

La gran diferencia de los medios digitales es que “pueden decir lo que nadie dice y mostrar lo que nadie muestra”. Culell añadió que la audiencia en línea va a premiar estas novedades con lealtad, que representa la base de un gran negocio.

Vale la pena estudiar los casos de éxito y fracaso, dijo. Una buena manera de lograrlo es:

-Entender qué funciona y para cuáles usuarios funciona

-Entender qué no funciona y por qué; sacar conclusiones de los fracasos

-Aprender de organizaciones o herramientas que funcionaban y dejaron de funcionar

-Identificar buenas ideas adelantadas a su tiempo

-Reconocer el valor de lo simple y de lo complejo

-Hacer caso de los detalles, porque la pasión de un usuario por un producto se ubica en pequeñas diferencias

Culell comparó la pasión de un usuario por un producto a la pasión de una persona por su amante: la atracción surge a partir de un simple detalle, pero debemos conocerla y atenderla o enfrentarnos a la pérdida de esta pasión y lealtad.

Finalmente habló de “la provocación y la transparencia como terrenos vírgenes”, que significa compartarse según las nuevas reglas de juego en Internet.

En las redes sociales hay códigos de comportamiento diferentes, como la necesidad de adoptar una voz conversacional en vez de institucional. Hay que pensar en lo que piensa la audiencia, lo que le es relevante en vez de lo que importa al periodista.

A pesar de que los buscadores todavía generan más tráfico a los sitios, Culell cree que las redes sociales representan “el motor principal” de los medios digitales.

Un buscador que dirige tráfico a un sitio es nada más que un algoritmo mecánico que representa una relacion de estímulo y respuesta. Por el contrario, los usuarios que recomiendan un artículo en las redes crean una dimensión más íntima y humana del medio. A largo plazo, las redes podrían superar los buscadores como generadores de tráfico, dijo.

También recomendó que los medios digitales hagan cada vez más transparantes su posición ética y sus estándares, empezando por ejemplo, con una clara diferenciación del producto editorial de la publicidad y los anunciantes. Cuando los anunciantes quieren romper esta división, se puede generar cierto temor en la redacción por entrar en conflicto y perder la pauta. Sin embargo, Culell aconsejó: “Por mi experiencia, con diálogo franco, se logra un acuerdo”.

Este artículo fue publicado originalmente en el blog Periodismo Emprendedor en Iberoamérica y es reproducido en IJNet con autorización de su autor.

James Breiner es ex becario de Knight International Journalism Fellowships y creó y dirigió el Centro de Periodismo Digital en la Universidad de Guadalajara. Es bilingüe en inglés y español y es consultor de periodismo online y liderazgo.

Breiner pasó la mayor parte de su carrera desempeñándose como director y editor de revistas de negocios en Columbus y Baltimore para American City Business Journals. También dirigió un equipo de periodismo de investigación en el Columbus Dispatch que ganó siete premios de la Associated Press of Ohio. Breiner tiene una maestría en literatura inglesa, University of Connecticut. Puedes visitar sus sitios web News Entrepreneurs y Periodismo Emprendedor en Iberoamérica. También puedes seguirlo en Twitter.