El nacimiento de medios independientes en el Líbano

por Aina de Lapparent
Feb 10, 2021 en Periodismo digital
Lebanon flag

El malestar en el Líbano creció durante meses. La crisis económica se agravaba y el gobierno fue acusado de falta de capacidad o voluntad para detenerla. Al mismo tiempo, los incendios forestales arrasaban en las montañas occidentales y las áreas al sur de Beirut, pero el estado no intervino porque sus helicópteros de extinción de incendios estaban en tierra debido a la falta de mantenimiento. En octubre de 2019 el gobierno propuso nuevas medidas de austeridad, incluido un impuesto a WhatsApp, y esa fue la gota que colmó el vaso.

El 17 de octubre de 2019, estallaron protestas en todo el país. Megaphone News, un medio de comunicación basado en redes sociales estaba trabajando en un documental y ajustando su sitio web, pero decidieron transmitir las noticias de última hora. El equipo usó videos de Instagram Live para capturar los incendios forestales y las protestas. “No sabíamos lo que estaba pasando; salimos en vivo en Instagram para cubrirlo”, cuenta Jonathan Dag, periodista, productor y locutor de Megaphone News.

Cuando comenzaron las protestas, el instinto periodístico también se activó en Laudy Issa, editora en jefe del medio digital Beirut Today (BT), creado hace tres años para compartir noticias y opiniones en inglés y árabe que no fuesen cubiertas por los medios tradicionales. La publicación trabaja con colaboradores de la comunidad y periodistas profesionales.

En la primera noche de las protestas, utilizando mayormente material publicado en las redes sociales, Issa produjo un video de la situación a nivel nacional. El video mostró las demandas de los manifestantes, y con subtítulos resumió los hechos básicos a los espectadores. “La gente estaba absolutamente harta de la situación”, dice Issa. "Había mucha esperanza e impulso". Con 150.000 vistas en las plataformas de redes sociales, el video alcanzó un récord para el equipo.

 

Los medios independientes desempeñaron un papel fundamental al canalizar las demandas y mantenerlas con vida

Una relación distinta con la objetividad

Los medios tradicionales en el Líbano se concentran en manos de un grupo pequeño y poderoso, con resguardos regulatorios que habilitaban todavía una mayor concentración, de acuerdo con Media Ownership Monitor. La falta de transparencia dificulta medir la magnitud del problema en números exactos, pero al menos el 43% de las empresas de medios libaneses son propiedad parcial de una de 12 familias poderosas.

En este entorno, las narrativas de los medios se ven influenciadas por partidos políticos, figuras del establishment o empresarios adinerados que promueven sus agendas. Investigaciones de problemas profundamente arraigados, como la infraestructura, los derechos LGBTQ + o los refugiados, suelen politizarse para beneficio personal.

[Lee más: Teshreen 17: un medio independiente para el levantamiento libanés]

 

En este contexto nacieron nuevos medios de comunicación independientes. En varios, los colaboradores tienen fuertes vínculos con el activismo o la academia, y sus fundadores no consideran la neutralidad como parte de la solución.

Por ejemplo, Megaphone News nació tras las protestas fallidas en el Líbano en 2015. Después de una crisis de basura, un partido laico recién formado, Beirut Madinati (Beirut, Mi Ciudad), presentó candidatos independientes a las elecciones municipales de 2016 defendiendo la transparencia, rendición de cuentas y mejora de la infraestructura. Cuando perdieron las elecciones generales, los fundadores de Megaphone News concluyeron que el Líbano carecía de un medio para reflejar discursos alternativos fuera de los círculos partidarios. Ocho activistas, diseñadores, periodistas y estudiantes se unieron para crear Megaphone News en 2017, con una agenda a favor del cambio.

“Pensamos mucho en la distinción entre periodismo y activismo. Personalmente, no veo demasiada distinción, excepto en el enfoque”, dice Dag. “Creo que el objetivo es el mismo, impulsar la sociedad hacia adelante y lograr la igualdad entre las personas. Megaphone tiene una postura activa, por eso la gente piensa que somos la voz de la revolución. Pero, al mismo tiempo, somos muy críticos con la revolución”.

En enero de 2020, la editora en jefe Lara Bitar decidió apresurar el lanzamiento de The Public Source, una nueva publicación que produce periodismo extenso y profundo. El medio está estructurado como un colectivo no jerárquico.

Al igual que Megaphone, la línea editorial de The Public Source considera que la neutralidad favorece al partido más fuerte. Bitar explica que la publicación apunta a "ser solidarios con las personas que luchan, con el objetivo de trabajar en el interés público".

Para obtener la historia más representativa, The Public Source suele recurrir a los propios sujetos para contar su propia experiencia. Por ejemplo, publicaron un artículo sobre la imposibilidad de 250.000 trabajadoras del hogar, uno de los grupos más vulnerables del país, de participar en las protestas. La autora, Banchi Yimer, no era periodista, sino ex trabajadora doméstica y fundadora de Engna Legna (Nosotras por nosotras mismoa), una organización comunitaria que trabaja por los derechos de las trabajadoras domésticas.

[Lee más: Nuevos debates sobre la objetividad periodística]

 

Cubrir los levantamientos de octubre

Durante la "Revolución de Octubre" de 2019, como algunos la han llamado, muchas de estas publicaciones estuvieron en la primera línea cubriendo los eventos, lo que les ayudó a aumentar su audiencia. Megaphone News, por ejemplo, creció de 8.000 a 60.000 seguidores en Instagram.

Beirut Today tuvo un crecimiento similar, duplicando sus seguidores en Instagram y Twitter desde el comienzo de los levantamientos. También aumentaron su producción de contenido, pasando de una o dos presentaciones por semana a presentaciones diarias.

La cobertura de estos medios independientes reflejó el dinamismo de las preocupaciones de la sociedad civil. Cuando la respuesta del gobierno libanés se volvió más violenta, el interés se centró en los gases lacrimógenos y la brutalidad policial. Para asegurarse de que su cobertura se mantuviera enfocada, el equipo de Beirut Today centró su trabajo en tres tareas críticas: informar, criticar y explorar alternativas.

Un objetivo importante para BT fue cubrir eventos fuera de la capital, Beirut. Publicaron ensayos fotográficos de Trípoli y Jounieh, ciudades sub-representadas en los medios de comunicación, a pesar de tener importancia política y económica.

Mirando hacia atrás, Issa desearía tener más noticias de las protestas en el sur del país. “Pasaron tantas cosas que habría sido imposible cubrir todo lo que estaba sucediendo”, dice. "Pero desearía que tuviéramos más noticias específicamente del sur, ya que fue la primera vez que hubo oposición a los líderes de allí".

The Public Source inauguró una sección de su sitio web llamada "Despachos de la Revolución de Octubre", que cubría los eventos y contextualizaba las luchas diarias a través de informes detallados. En su primer artículo sobre la carga de la deuda pública sobre la economía libanesa, rastrean la crisis de la deuda hasta sus raíces.

El trabajo de estos medios fue fundamental durante los primeros días de las protestas y sigue siendo relevante con proyectos e historias como los descritos anteriormente. Más de un año después de que comenzaran los levantamientos de octubre, la situación en el Líbano continúa cambiando y estos medios independientes siguen de pie, cubriéndolo todo.


Aina de Lapparent es una periodista freelance franco-catalana afincada en París que actualmente estudia un Máster en Periodismo en Sciences Po. Es colaboradora de Inside the Newsroom, un boletín y un podcast sobre noticias internacionales, y escribe resúmenes semanales de noticias en el Medio Oriente.

Imagen con licencia Creative Commons en Pexels, vía Jo Kassis