El fact-checking debe ir más allá de los momentos electorales

porHannah Ajakaiye
Sep 12 en Fact-checking y verificación de noticias
Voting

Antes de las elecciones de 2019 en Nigeria se fundó CrossCheck Nigeria: un proyecto colaborativo que incluyó a varias redacciones con el objetivo de verificar errores y desinformaciones que podrían afectar las encuestas. Poco después de las elecciones, muchos de medios involucrados volvieron a sus trabajos de costumbre, lo que puso en duda que el fact-checking se hubiera adoptado como una práctica habitual en la industria de los medios nigerianos.

De los cientos de medios independientes que operan en Nigeria, solo dos, Africa Check y Dubawa, trabajan como organizaciones de verificación de hechos en toda regla. Ambas son signatarias del código de principios de la International Fact-Checking Network y socios del proyecto de verificación de datos de Facebook.

Ninguno de los periódicos nigerianos de mayor circulación, como The Punch, The Guardian, Daily TrustThe Nation y This Day, tiene oficinas de verificación integradas a sus redacciones, y la situación no es mucho mejor en las publicaciones digitales.

La verificación sostenida es un mecanismo para generar confianza pública. ¿Por qué no hay más medios y periodistas que apoyen el trabajo sistemático de chequear información?

Problemas para acceder a los datos

Aunque Nigeria aprobó la Ley de Libertad de Información (FOI, por su sigla en inglés) en 2011, las instituciones públicas aún niegan el acceso a los datos. Esto dificulta el trabajo de numerosos fact-checkers, ya que terminan estancados y sin información verificable.

Justina Asishana, becaria 2019 de Dubawa, dice que no puede hacer tantos chequeos como le gustaría, debido a la falta de datos confiables.

"Muchas veces veo declaraciones sospechosas, pero no hay datos para verificarlas. La mayoría de esas fuentes están desactualizadas”, cuenta. "La única fuente básica es la Oficina Nacional de Estadística, que a veces no brinda información actualizada".

Tomar conciencia

Muchos periodistas que asisten a capacitaciones de fact-checking se comprometen a producir informes con regularidad, pero finalmente sueltan la pelota, dice Akintunde Babatunde, director de programas del Centro de Periodismo de Investigación Premium Times, que ha facilitado entrenamientos en el tema.

"La mayoría de los periodistas te dirán que tienen temas que cubrir y que no tienen tiempo para hacer informes de verificación”, explica.

Son numerosas las salas que restan importancia al fact-checking, favoreciendo una cultura que prioriza las noticias diarias.

Cambiar la perspectiva

Para fomentar un mayor apoyo a las iniciativas de verificación, Allwell Okpi, gerente comunitario de Africa Check en Nigeria, sugirió que los periodistas nigerianos aborden primero los problemas de capacidad entrenando a más periodistas. Mientras tanto, los periodistas deben involucrar a directivos de los medios, promoviendo fact-checkers a tiempo completo en sus salas de redacción.

Africa Check, por ejemplo, está involucrando a funcionarios y al público en general para mostrar el valor de verificar de manera sostenida.

Los periodistas individuales también pueden replantearse el chequeo como algo que no los alejará de sus especializaciones, sino como una práctica que en realidad fortalecerá sus coberturas.

"Cuando verificas un hecho, amplías tu base de conocimiento sobre un tema en particular", dice Babatunde. "Creo que los periodistas deberían considerar la verificación como algo que mejorará notablemente su trabajo".


Hannah Ajakaiye es becaria ICFJ TruthBuzz en Nigeria. Entérate más sobre su trabajo aquí

Imagen con licencia Creative Commons en Unsplash, vía Element5 Digital