El combate colaborativo contra la desinformación en las elecciones de Indonesia

porAstudestra Ajengrastri
May 22, 2019 en Fact-checking y verificación de noticias
Collaboration

Combatir la desinformación en tiempos electorales no es algo que pueda hacer un solo medio de comunicación. Te presentamos a CekFakta de Indonesia: una coalición de 24 redacciones y una ONG que se fundó para combatir la propagación de información falsa durante las elecciones de la tercera democracia más grande del mundo.

Como becaria TruthBuzz del Centro Internacional para Periodistas en Indonesia, fui parte de esta coalición durante las elecciones de 2019. Mi función fue amplificar sus esfuerzos de verificación y fortalecer su presencia en las redes sociales.

La coalición fue lanzada durante el Trusted Media Summit 2018 que tuvo lugar en Yakarta. El editor en jefe de Tempo.co, Wahyu Dhyatmika, me invitó a unirme a la iniciativa, considerando que las elecciones de este año serían la más complejas del mundo. Indonesia contó con 809.500 centros de votación para elegir a más de 250.000 candidatos para más de 20.500 escaños legislativos en cinco niveles de gobierno, además de un presidente, todo en un solo día. Un dato importante es que el período de campaña comenzó seis meses antes de las elecciones, lo que provocó una marejada de información errónea.

CekFakta logo

Verificación en vivo

La coalición hizo verificaciones en vivo durante todos los debates presidenciales. Hubo cinco debates entre el presidente en ejercicio Joko Widodo y el candidato de la oposición, Prabowo Subianto, con sus respectivos compañeros de carrera, Ma’ruf Amin y Sandiaga Uno. En el primer debate, todas las redacciones trabajaron por separado desde su propia oficina. Al darse cuenta de que ese sistema no era tan efectivo, la coalición decidió reunirse en un mismo lugar para realizar la verificación en vivo de los debates que siguieron.

Cerca de tres docenas de periodistas y fact-checkers trabajaron juntos durante casi tres horas para verificar las declaraciones de los candidatos en tiempo real. La coalición también sumó a expertos de organizaciones sin fines de lucro, cada uno especializado en temas como economía, educación y derechos humanos. Los periodistas podían consultarlos durante los debates para obtener información respecto de los temas discutidos.

Estos chequeos en vivo fueron los primeros y más grandes eventos de su tipo que se hayan realizado en Indonesia.

Aún no hay datos acerca de la manera en que el trabajo de la coalición impactó en el conocimiento de los votantes indonesios, y si ayudó a disipar la información engañosa o falsa.  Sin embargo, sí sabemos que el sitio web de la coalición fue pirateado dos días después del segundo debate presidencial, lo que indica que los ciudadanos estaban empezando a reconocernos.

Otra señal de impacto fue que uno de los candidatos, durante una conversación con un periodista involucrado en el proyecto, dijo que era menos probable que hiciera declaraciones falsas porque sabía que sería desacreditado en las redes sociales.

Las métricas y los análisis de comportamiento online también señalan al éxito. Por ejemplo, el engagement en redes sociales se disparó durante los debates, y las visitas al sitio web fueron de tres a seis veces más altas durante cada debate presidencial en comparación con las visitas diarias.

La ronda final del fact-checking en vivo se llevó a cabo del 16 al 17 de abril, día de las elecciones. La coalición se asoció con Pop-Up Newsroom, un proyecto de Meedan y Dig Deeper Media, para usar su tecnología de código abierto en una plataforma de verificación automatizada de redes sociales, Check. El evento de dos días también dio la bienvenida a una gran partida de periodistas y estudiantes universitarios de 15 regiones de Indonesia, para identificar y desmentir la información errónea que circularía durante las horas críticas de la elección.

En dos días, la coalición desacreditó al menos 40 declaraciones falsas sobre el proceso electoral.

Live fact-checking event
Evento de chequeo en vivo. Crédito de la foto: Google.

Un proyecto ambicioso; un flujo de trabajo claro

Es natural que las redacciones compitan entre sí, y por eso el proyecto parecía demasiado ambicioso en un principio. Sin embargo, al ver los esfuerzos exitosos de colaboración realizados en otros países –
CrossCheck durante las elecciones en Francia en 2017, Comprova durante las elecciones de Brasil en 2018, entre otros–, los miembros de CekFakta se mostraron optimistas de lograr los mismos resultados trabajando juntos en Indonesia.

El sitio CekFakta.com se lanzó en una API operada por la ONG Mafindo. Todos los miembros de la coalición pueden contribuir publicando verificaciones en el sitio con el objeto de detener la difusión de información falsa y aumentar la confianza del público en los medios.

El sitio web también permite a Mafindo recopilar y construir una base de datos de contenidos verificados que también se utiliza para otros proyectos, como Kalimasada, una línea de WhatsApp operada por Mafindo. Cuando los interesados envían consultas sobre una información que sospechan falsa o que quieren comprobar vía WhatsApp, un bot rastrea la base de datos y genera una respuesta automática.

La misma base también está siendo utilizada con fines investigativos para un proyecto de alfabetización en redes sociales de un consorcio de equipos de la Universidad de Notre Dame, IREX, Moonshot CVE y Geopoll. CekFakta es ahora socio colaborador de ese proyecto.

Para que la coalición siga funcionando en el largo plazo, los miembros de CekFakta desarrollaron un sistema de publicación que ayudará a la coalición sin perjudicar a los miembros individuales. En lugar de obligar a cada redacción a priorizar sus verificaciones para CekFakta, como ocurrió durante las elecciones, primero publican sus comprobaciones en sus propios sitios web y las vuelven a publicar en CekFakta inmediatamente después. Se alienta a todos los demás miembros a replicar los artículos en sus sitios y redes sociales.

El sistema funciona bien en Indonesia, donde muchos medios regionales no cuentan con recursos suficientes para formar un equipo de fact-checking por su cuenta.

Este modelo también puede inspirar a otros países que enfrentan sus propios problemas de desinformación. Aunque es probable que la información engañosa y falsa continúe propagándose en Indonesia, creemos que la única forma de combatir el problema es a través de la colaboración.


Conoce más sobre Ajengrastri y la beca Truthbuzz en el sitio de ICFJ. Puedes seguir su trabajo en Twitter — y el del resto de los becarios — con el hashtag #Truthbuzz

Foto: Ismail Pohan.