Edición

por
Jun 27, 2008 en El ABC del periodista

En algunos periódicos, ellos los llaman editores; en otros, sub-editores o "subs." En operaciones pequeñas, el editor jefe tiene que hacer a menudo todo: asignar las historias, corregir la copia, escribir los títulos, elegir y cortar las fotos, escribir los subtítulos, arreglar las páginas (y quizás comer almuerzo!).

No importa cuál es el título, usualmente el proceso de edición se define por poco como la tarea de arreglar erroes tipográficos y de deletreo, haciendo un pequeño corte, y escribiendo los titulares, no una responsabilidad particularmente alta. Pero el hecho es que este trabajo es a menudo la última defensa contra la inexactitud, la confusión y los problemas. Para aquellos que realizan esta labor, aquí hay algunos datos que pueden ayudar.

Piense en usted como si fuera tres personas distintas:

1. Consumidor
2. Arquitecto
3. Mecánico

Consumidor:

Lea primero la historia completa, poniéndose en el lugar del lector medio. No realice ningún cambio importante en esta etapa (aunque pocos pueden resistir los arreglos). Evitar la tentación de comenzar a cortar le da el lujo de tomar la visión amplia, la perspectiva de la audiencia: ¿Es ésta la clase de historia que yo deseo leer? ¿Es tan interesante que deseo leerlo? ¿Lo entiendo? ¿Está tan lleno de jerga que necesita traducción? ¿En primer lugar, sé porqué la historia está en el periódico?

El lector inteligente desea ser demostrado, no dicho. ¿Esta historia lo hace? Si usted no está satisfecho en cualquiera de estos frentes, apunte una nota o dos en la tapa de la página.

Arquitecto:

Aún cuando puede estar tentado aquí para tomar su caja de herramientas y alterar el texto, busque primero los defectos de diseño fundamentales. Arreglar las pequeñas cosas pueden ser una pérdida de tiempo, porque la historia entera puede necesitar un reacondicionamiento completo. Aquí es donde usted desea cerciorarse de que no hay grandes vacíos, que los seis pilares de una historia están en lugar: Quién, Qué, Cuándo, Dónde, Por qué y Cómo. Si esta información esencial no está allí, marqúela en el margen. Ahora, usted deseará mirar de cerca la estructura, la organización de la historia. Con esto comienza el "lid" o la introducción, que fija el tono completo y acercamiento para el resto de la historia. Quizás el escritor debe tomar una “puerta trasera”, siedo más indirecto porque las noticias son añejas o pobres. O quizás debe haber un acercamiento más directo, derecho a la noticia Quizá un hecho o una cita dominante enterrada en la segunda página se debe traer más arriba de la historia, por ejemplo.

Tomemos un momento aquí para resumir la estructura clásica de una historia recta de las noticias:

-lid
-información de apoyo
-información secundaria
-fondo
-detalles adicionales, en caso de necesidad
y, en alguna parte alta de esta la historia, si no es obvio en el frente, debería haber un párrafo del contexto que conteste a esa pregunta crucial: "Y qué?"

Otro aspecto que hay que considerar en esta etapa como “arquitecto”, es si el lid/introducción está sostenido por evidencia y citas concretas. A menudo, la información en el primer párrafo se deja sola y aislada, buscando apoyo entre 800 o más palabras.

Finalmente, pregúntese: ¿la estructura está balanceada también?¿Están todos los lados representados o la historia está cargada hacia uno solo? Es evidente que usted ha revisado para saber si hay calumnias.

Mecánico:

Corte los detalles y gordura innecesaria (el papel de periódico es costoso, y también lo es el tiempo del lector). Si no aporta a la esencia de la historia, sáquelo. Y cuídese de los adjetivos innecesarios o inapropiados.

Si hay números en la historia, cerciórese de que estén correctos. Si son cuestionables, chequee de nuevo con el reportero. Si usted tiene cualquier sospecha sobre deletreos de nombres y direcciones, chuequéelos también, porque pocas cosas pueden minar la credibilidad de un periódico como tener esos detalles mal.

Si usted tiene que cortar una historia para hacerla caber, cerciórese de que la información menos importante e sla que se va, y que todavía fluye la historia. En la conclusión, el ex-director de del entrenamiento de ICFJ, Tewfik Mishlawi, le gusta utilizar la sigla HELP (ayuda) para ayudarlo a crear una buena historia noticiosa:

Humanizan
Energizan
Localizan
Personalizan