Desarrollando ideas de historias – Consejos para los Editores

por
Jun 27, 2008 en El ABC del periodista

Fuente: Steve Buttry, steve.buttry@owh.com (+1 402) 444- 1345, www.notrain-nogain.com; www.poynter.org/profile/profile.asp?user=1795 

Los reporteros y los editores son socios en el desarrollo de ideas para las notas periodísticas. Los reporteros deberían presentarle a los editores propuestas inteligentes, concretas y no deberían esperar que los editores acogieran cada sugerencia inconclusa o sin mayores definiciones específicas. Por su parte, los editores deberían ayudar a los reporteros a planificar, diseñar y presentar ideas de contenidos. Aquellas notas que denoten una gran ambición, especialmente proyectos a largo plazo, probablemente requerirán de una previa investigación y de un anticipado proceso de redacción incluso antes de decidir si se intentará escribir el artículo y en caso de hacerlo habrá que determinar cómo se buscará cumplir con el objetivo previamente trazado. La mayoría de los puntos aquí presentados comprenden a casi todas las clases de contenidos posibles más allá de los que se corresponden con la cobertura periodística del diario vivir. Quizás se desvíen un poco aquellas historias que buscan tener un gran impacto o las que requieren de un proceso de elaboración de semanas o incluso meses. No obstante, las pautas serían exactamente las mismas: antes de invertir en tiempo, dinero, y recursos logísticos para poder escribir sobre un tema en particular, tanto los reporteros como los editores necesitan desarrollar la idea central que delimitará los puntos y objetivos de la historia en cuestión.

Consejos para Editores

Conteste con rapidez. Los reporteros necesitan escuchar respuestas rápidas a las propuestas que realizan sobre el contenido de sus artículos. El silencio en respuesta a dichas propuestas es inaceptable y refleja falta de profesionalidad. Si bien puede necesitar más tiempo para brindar una respuesta detallada, transmítale inmediatamente a los reporteros interés en estudiar sus propuestas. En caso de que esté muy ocupado, acuerde con el reportero una fecha para brindarle a su propuesta la atención que se merece. Trate de cumplir con la fecha establecida, y en caso de que deba retrasarse, intente no excederse y comuníquele rápidamente al reportero sobre dicha demora. Pocas cosas son tan dañinas para los vínculos con los reporteros como ser desconsiderado o indiferente con relación a asuntos de mayor importancia para ellos. “Algún día” no es la fecha indicada para hablar sobre como encarar un tema periodístico o hablar sobre el contenido del mismo.

Demuestre entusiasmo y reconozca el mérito. Aunque el reportero le entregue una propuesta no muy desarrollada sobre la idea para un artículo, exprésele su reconocimiento por la iniciativa. Si el reportero va a ser un profesional exitoso ( y si usted va a ser exitoso como el editor de este reportero), el reportero necesita ser emprendedor y pensar en buenas ideas sobre las que escribir. Pensar en una idea que no sea tan buena es un primer paso dado en la dirección correcta. Aunque usted le explique que la propuesta tiene algunos inconvenientes, debe expresarle su beneplácito por la iniciativa. Quizás incluso la propuesta del reportero es una buena idea que necesita mayor profundidad. Demuestre entusiasmo por el proyecto y por la actitud emprendedora del reportero. Ayúdelo a desarrollar una mejor propuesta. Y cuando el reportero le entregue una propuesta sólida para escribir sobre un tema interesante, demuéstrele un gran entusiasmo, más allá de si el artículo lo debe dejar para más adelante.

No diga que no. Haga preguntas. A pesar de raras excepciones, usted no tendrá conocimiento exacto de la propuesta de un reportero que amerite su inmediata desaprobación. Hágale preguntas para tener una mejor idea al respecto y consecuentemente poder expresar una decisión más acertada. ¿Le parece que la realización de la propuesta significará grandes gastos? Pregúntele si este sería el único camino para obtener la información que se necesita. ¿Le parece que la propuesta supera la capacidad profesional del reportero? Pregúntele cómo superaría los obstáculos que usted divisa. ¿ Le parece que la propuesta es oportuna? Pregúntele cuál sería el valor noticioso del artículo.

No diga que sí. Haga preguntas. Aunque el reportero le entregue una propuesta que a usted le resulta inmediatamente muy interesante, debería ayudarlo a desarrollar el plan de trabajo. Asimismo, sería bueno identificar junto al reportero los obstáculos que se podrían presentar y preguntarle de qué modo piensa superarlos. También pregúntele qué valor informativo le ve a dicha historia. Pregunte sobre la posibilidad de obtener determinada información y si será necesario realizar algún viaje a fines de elaborar la nota. Pregúntele al reportero si ha consultado a otros colegas sobre notas similares a la de su propuesta.

Sea honesto. Dígale al reportero la verdad sobre sus razones para no aprobar la idea en referencia a un posible artículo. Quizás usted tenga una asignación más importante para él. Quizás a usted la ha gustado más otra idea que le presentó este reportero. Quizás usted piensa que el reportero no está preparado para afrontar tal desafío. Quizás usted cree que otro reportero es el más indicado para escribir el artículo en cuestión. Sea honesto con el reportero. El esfuerzo y la iniciativa que ha demostrado el reportero merece nada menos que una respuesta franca. Una respuesta sincera quizás desencadene una discusión no muy grata con el reportero, pero eso es simplemente parte de su trabajo. Trate de convertir esa discusión en un desafío para ayudar al reportero y de esta manera el mismo se prepare para escribir sobre temas similares en el futuro.

Sea consciente de la dimensión. Quizás la idea del reportero es acertada, pero usted no puede gastar el tiempo, dinero o recursos para plasmarla de acuerdo a las dimensiones con las que el reportero había sugerido. Quizás la idea sea oportuna y requiere una atención inmediata. Dialogue con el reportero para determinar si la idea puede implementarse de forma inmediata o en menores dimensiones. Si piensa que la propuesta del reportero no es muy ambiciosa, pregúntele sobre otros temas en donde enfocarse. También puede preguntarle si sería necesario utilizar algún programa informático para análisis de datos.

No determine automáticamente que el costo del proyecto es muy elevado. Un buen reportero pensará ideas que le resultarán muy costosas a un buen editor. Si usted no es el responsable del presupuesto no asuma que el proyecto es demasiado caro. Ayude al reportero a perfeccionar la idea y profundizar los hilos temáticos y luego envíesela a los editores a cargo del manejo de fondos. Si usted está a cargo de los presupuestos, converse francamente sobre los posibles problemas de costos con el reportero. Asegúrese de estar convencido de invertir dinero en dicho proyecto o idea. Si realmente no dispone del dinero necesario o no le parece acertado invertir en dicha idea, converse con el reportero para determinar si la historia se puede realizar de otra manera. Si está dispuesto a realizar el trabajo de forma más barata aunque esto implique sacrificar la calidad del mismo, plantee si la historia puede realizarse más adelante cuando el presupuesto no sea tan limitado. Si la historia representa un alto valor noticioso, sería inteligente realizar una versión más acotada de la misma ahora y posteriormente, planificar una versión más profunda y reflexiva con mayores recursos económicos.

No posponga indefinidamente. Si su respuesta es “ahora no”, trate de ser específico. Si piensa que el reportero no está preparado para afrontar una historia de esta naturaleza, dígale qué tema a usted le gustaría que cubriera previamente. Si considera que el valor noticioso de la historia no tiene el peso necesario, expréselo al reportero y sugiera algún otro momento en donde la historia podría resultar más oportuna. Si desea que el reportero cubra otro tema, dígale si a continuación podrá o no abocarse al tema en cuestión (contemplando que esas circunstancias pueden cambiar antes de que pueda dedicarse a dicha historia). Si no quiere que este reportero se encargue de cubrir el mencionado tema, expréseselo y explíquele cuáles son las razones del caso. La palabra “nunca” resulta menos molesta que la expresión “ahora no”, la cual significa nunca.

Exíjale el máximo a sus reporteros. Si duda de la capacidad de un reportero para cubrir un tema, sea franco con él y comuníqueselo. Señálele qué elementos de la propuesta periodística no han sido tratados previamente por el reportero o aquellos que se asemejan a algunos de este proyecto y en otra ocasión el trabajo no resultó de la mejor manera. Indique cuáles son las condiciones necesarias que el reportero no ha demostrado para llevar a cabo un proyecto de tales características. Converse sobre alternativas para que el reportero se vincule con el mencionado proyecto, quizás trabajar junto a un colega más experimentado o con las condiciones necesarias para afrontar la tarea en cuestión, quizás trabajando bajo mayor supervisión de lo normal, quizás mediante una versión más acotada de la historia. Necesita ser equilibrado en sus observaciones: por un lado quiere exigirle el máximo al reportero y plantearle desafíos, pero por otro lado también quiere que el reportero tenga éxito en su trabajo. No reduzca la propuesta a un nivel equivalente a la capacidad actual del reportero, pero tampoco permita que el plan exceda el aparente poder interpretativo del reportero.

Lea sobre el tema en cuestión. Busqué notas escritas en su diario o en otros en referencia al tema en cuestión. Busque información en algunos sitios de Internet y aprenda sobre el tema. Su función consiste en ayudar al reportero a pulir su enfoque y distinguir entre lo que es material nuevo y viejo, entre el contexto que el periodista debe conocer y los detalles que el lector quiere saber.

Considere fotografías, gráficas y el uso de Internet. Pregúntele al periodista sobre posibles fotografías o gráficas que podrán ir incluidas en el texto. Coordine una reunión con las personas de otros departamentos para planear cómo combinar todos los elementos. Coordine una reunión con los editores de Internet para planear la presentación en la red.

Establezca los tiempos de trabajo. Determine si un reportero debe dedicarse por completo a trabajar sobre un tema en particular o lo debe de hacer intercaladamente con otras tareas. Plantee qué es lo que necesita lograr para la fecha en que se realice la publicación. Establezca si otros reporteros deben colaborar y cuánto tiempo de su trabajo esto implicaría. Quizás sería bueno tener un calendario laborar de reserva por si acaso. Por lo menos, debería tener una idea de cuánto tiempo le consumirá la cobertura de un tema de tales características.

Determine la cobertura de temas concretos. Si un reportero le plantea un proyecto que comprende varias partes, separe los temas, o por lo menos las líneas de investigación que podrían resultar en otras historias.

Otras Fuentes

Sitio electrónico del diario Providence “El Poder de las Palabras”:
http://www.projo.com/words/past.htm#together 

Sitio electrónico de Bob Baker “Pensando en las Noticias” http://www.newsthinking.com/story.cfm?SID=144

View in English